¿qué significa un beso en la mejilla de un amigo hombre

Argentina es mas liberal de lo que parece

2019.06.03 06:04 Freepolitic Argentina es mas liberal de lo que parece

Suena como una exageración a primera instancia, porque si bien el sentido de la palabra liberal que tiene la mayoría en el país va mas del ámbito económico, el liberalismo significa libertad e inseparablemente progreso, y como a mayor libertad mayor progreso debemos reconocer que ante un Estado tan interventor y regulador, Argentina, en lo cultural, es un país muy liberal o también, a riesgo de que se malinterprete (ojala no), progresista, aunque este ultimo término actualmente no goce de buena reputación.
Miremos unos ejemplos antes de que ustedes lectores se pierdan del hilo con lo que quiero explicar:
En Argentina (vamos a tener que generalizar) el espacio personal, que en otros lugares o culturas es tan sagrado, es constantemente atentado. Los hombres entre amigos (genéricamente hablando) nos saludamos desde hace por lo menos 5 o 6 años ya con un acostumbrado beso en la mejilla y tal vez hasta con un abrazo a alguien querido o cercano, no importa si lo vimos hace dos días o un año atrás. Mientras que en países como Venezuela, Paraguay o Bolivia el beso en la mejilla entre hombres es altamente mal visto debido a que se lo relaciona con la homosexualidad, algo también erróneamente segregado, porque culturalmente son países atrasados, o al menos retrasados en las actualidades sociales (por favor si alguien de los países nombrados me lee, no tengo nada contra ninguno de sus países, esto es un punto de vista que creo es real).

Este caso, como otros tan similares, es posible debido a que, aunque no seamos económicamente libres, si tenemos un alto grado de libertad afectiva y demostrativa, que son distintas y ambas necesarias para poder llamar liberal o progresista a una sociedad.

Vamos a otro punto específico que va un poco mas allá de un saludo y ya expresa otro tipo de libertades que en muchísimos lugares es mucho mas reprimido culturalmente:
Las relaciones fuera de lo heterosexual (parejas que no sean hombre-mujer) en Argentina son realmente comunes, obviamente no hablo de que un porcentaje importante tenga intereses sexuales por fuera de lo heterosexual, pero si hablo de que mayormente no es mal visto encontrar a dos mujeres de la mano por la calle, ver una pareja de hombres salir a comer, o incluso mas allá, toparse en alguna oficina o secretaría con personas transexuales atendiendo a uno con los papeles del seguro, o pago de impuestos. Claramente Argentina no es el país por excelencia de la tolerancia, pero si hay un amplio rango de la misma, hace ya años el país puede decir orgullosamente que "LA GENTE" (en su mayoría) no se mete en la vida privada del otro, e incluso cuando nos toca compartir situaciones (viajes en colectivo, esperas en alguna fila, compras en el supermercado, etcétera) con personas de distintos gustos y apariencias, nos podemos sentir cómodos y tratar con respeto a las personas por igual
Ahora dejemos de ver las apariencias, que es lo más fácil, pensemos en qué más nos regala la amplia libertad cultural que existe en la gente de nuestro país (que a contramano de lo que balbucean los progres y zurditos, es una amplia libertad existente).
¿Qué pasaría en la siguiente situación?:
Un par de personas promedio, dos amigos desde hace algún tiempo, ambos adultos jóvenes, supongamos que de 24 y 22 años cada uno, estén hablando entre si mientras toman mate de por medio, una visita cualquiera, y uno le comenta al otro que el fin de semana pasado probo la marihuana y le gusto, que la paso bien y que si le ofrecieran otra vez probablemente aceptaría. La reacción del otro amigo si fumara regularmente, lo más probable es que se alegre por que le gustara y tal vez hasta fumaran juntos, otra opción, si es que el otro amigo no fumaba probablemente solo lo tomaría como algo que sucedió y capaz hasta preguntaría como se siente, sus efectos primarios y secundarios, dosis, estado de los sentidos y demás (la curiosidad y confianza abiertamente demostradas son parte de la libertad social que logramos incorporar) y el amigo que experimento probablemente le dijera todo con gran soltura sin mayor revuelo y luego pasarían al siguiente tema de conversación.
Vamos por algo más concreto y que cada vez es más y más visible:
La libertad (cultural) existe por el respeto irrestricto del proyecto de vida del prójimo (sí, muy Milei Boy) o en palabras mas explicitas gracias a la tolerancia y la proyección del accionar de uno frente a ciertas situaciones, para aprovechar las libertades para el crecimiento de uno mismo o para permitir al otro desarrollar las suyas en su ámbito preferido. Esto lo podemos observar muy fácilmente en el ámbito laboral, y no, aún así no me refiero a la economía Argentina que de liberal tiene lo mismo que Cuba, hablo de algo que nos toca si o si a todos en algún punto de la vida, sin excepción, la elección de trabajo. De qué queremos subsistir toda nuestra vida es posiblemente una de las decisiones más difíciles que tenemos en nuestra edad temprana, porque afecta el resto de nuestra vida directa o indirectamente.
Que si trabajo en el negocio familiar, que si trabajo independiente, que si trabajo empresarial, que si vamos a estudiar una carrera universitaria, que si con el secundario nos alcanza, que si queremos abandonar la escuela a los 15 y empezar a votar a Del Caño, entre millones de opciones existentes que todos los días cambian. En los tiempos modernos, las niñas no crecen para ser madres y amas de casa, los niños no se vuelven el único e irremediable sostén económico de la familia. Un muchacho con 9.5 de promedio se dedica a la música, una jovencita se interesa en los autos y a los 21 años invierte sus ahorros en un taller mecánico, personas mayores no abandonan sus planes y siguen proyectando ideas de trabajo de lo que siempre soñaron y nunca tuvieron se les dio hasta ese momento de su vida, hay millones de ejemplos. Pero ¿Qué tiene que ver esto con la sociedad culturalmente liberal de la que quiero hablar? Que ahora los padres ven a sus hijos con orgullo porque quieren ser distintos, porque saben que el los hijos no nacen con futuros previsibles, que son capaces de ser lo que ellos quieran, desde un licenciado en turismo hasta un arquitecto, que si les gusta y tienen ganas eso se puede realizar. Ahora no es raro ver parejas de gente mayor viajando por el mundo, a chicas jóvenes haciendo Streaming en plataformas de interacción con público, o tal vez a hombres interesándose en realizar labores contra la contaminación ambiental e infinitos proyectos que hace no mas de 10, 20 y 30 años era impensable.
Hay tantos ejemplos que podría estar toda la noche escribiendo pero creo que ya queda mi idea clara, hay que contemplar la totalidad de las cosas que nuestro país y más particularmente nuestra gente tiene, que no todo esta perdido, que por algún lado se empieza (ah re kambiemita). El camino a la libertad siempre fue arduo, lleno de trabas y cosas difíciles o que nos tiran abajo, pero si hay alguien que viva en libertad, entonces la llama del liberalismo sigue viva, siempre va a haber gente dispuesta a seguir estos ideales. Fijémonos que la gente en nuestro país es capaz de ver las posibilidades que tiene de una vida mejor sin necesidad de grandes cambios, sin importar el gobierno que este de turno, sin importar la situación de su vida, la situación económica, su entorno o influencias. Todo el mundo puede practicar el liberalismo, y lo más grande que nos deja la libertad a cada uno es la posibilidad infinita de crecer en millones de millones de direcciones distintas, y que en Argentina, la realidad de vivir en una sociedad mas libre no esta tan lejos como parece. Tengan en mente estas líneas, que aunque todos vivan mentalmente en cajas de cuatro paredes, uno siempre debe saber que las ideas no mueren, y la libertad ahora es un pensamiento profundo, pero hace mucho tiempo, fue solo una idea.
submitted by Freepolitic to u/Freepolitic [link] [comments]