¿cómo se entera de fondos de una persona

El hambre

2020.10.08 18:05 Escrithor El hambre

Sus pupilas están dilatadas, su corazón desbocado, jadea como perro mientras corre entre piedras filosas y varillas de metal, está cubierta de cortadas y moretones. Con su mano izquierda se aferra al niño, él no entiende más que hay algo muy malo pisándoles los talones; llora como poseído, pero sigue avanzando, en el fondo sabe que si se detiene no verá el amanecer.
Bruuuummmmmm. El rugido de los motores hace eco entre el escombro humeante. Vienen por ellos.
Lizef recordó cuando tenía la edad del niño, cuatro o cinco años máximo. Fue cuando empezó todo. Su sala era un caos en toda la extensión de la palabra, había juguetes regados por todas partes, era imposible caminar sin tropezarse. Ella y su hermanita jugaban a hacer ropa para sus muñecas, específicamente sombreros, hechos con frambuesas; Yva era una bebé, todavía no hablaba, traía puesta una camiseta, sin pantalones, porque los había ensuciado y lo único que ella tenía claro es que le gustaban las frambuesas.
-Ya deja mis somberos Yva, no son comida. - había dicho Lizef con la voz más severa y adulta qué pudo.
Yva se asustó y empezó a llorar; su mamá llegó corriendo y la levantó en brazos, estaba toda embarrada de frambuesa.
-Ay, mi vida- dijo mamá abrazando a la pequeña. - No pasa nada. -
-Mamá Yva me está molestando, se está comiendo los sombreros de mis muñecas. - protestó Lizef.
-Ah que niña tan traviesa, se va a enfermar de comer sombreros ¿verdad? - dijo levantando a Yva frente a su cara.
-No quiero que se enferme Yva, yo la cuido porque soy su hermana mayor y ya soy niña grande.- dijo Lizef consternada- Pero no quiero que se coma los sombreros de mis muñecas.-
-Yo creo que pueden usar los sombreros un ratito, y luego... ¿ya nos los podemos comer no? - dijo su mamá metiéndose una frambuesa en la boca. - Es que tengo hambre, y no sé... Cuando me da hambre, no me controlo... me vuelvo loca... Me dan ganas de... ¡HACERLES COSQUILLAS A LAS NIÑAS! ¡AHHHHHH!
Se les lanzó encima y las niñas gritaron, rodaron por el suelo abrazándose, se reían a carcajadas; así las encontró su papá que regresaba de trabajar. Cansado y ojeroso se dejó caer sobre un viejo sillón, se sacó un caballito de madera de atrás de la espalda y lo tiró hacia una pila de otras figuritas; Lizef corrió a abrazarlo, le saltó encima y le sacó el aire, el la abrazó sonriendo y le besó la cabeza; aún puede oler su perfume de lavanda, sentir su calor... Justo en ese momento sonó una alarma. La bebé empezó a llorar, sus padres intercambiaron una mirada sombría, de pronto escucharon una explosión terrible, la pared se volvió el suelo, sus juguetes se hicieron pedazos. Fue el día del cataclismo.
Millones de personas vivían en la ciudad, todos perdieron sus hogares de la noche a la mañana. Había incendios e inundaciones, grandes cráteres y grietas, por todas partes aparecían socavones que se tragaban casas enteras. Intentaron salir de la ciudad y contactar al resto de su familia, fue imposible. Su casa era una ruina total, tuvieron que abandonarla; el olor a humo y carne quemada era insoportable. El primer año fue difícil, un verdadero regreso a la prehistoria; vaciaron rápido los bosques, la tierra estaba quemada y nada crecía; poco después llegó la hambruna, entonces empezó la verdadera pesadilla. Lizef jamás pensó que se atrevería a comerse una rata, en su nueva normalidad eran manjares. Nunca sabes lo que eres capaz de comerte hasta que verdaderamente tienes hambre. Quizá así empezaron los Manor rojas... todos habían escuchado rumores pero muy pocos los habían visto; el papá de Lizef decía que no existían. Estaba muy equivocado...
Habían salido a los lindes de un bosque que empezaba a reclamar la ciudad, Lizef caminaba distraída, hambrienta, jugaba con el pequeño caballito de madera qué su padre había logrado rescatar del Cataclismo, ahora era su único juguete. La mano de su padre en su pecho la detuvo, volteó a verlo y le hizo una seña para que guardara silencio, encontraron rastros de un conejo, quizá podrían comer algo más que insectos ese día. Acecharon a su presa entre árboles y ruinas, en un momento pisaron una roca suelta y resbalaron por una ladera, su papá se cortó la pierna con una varilla oxidada, Lizef estaba asustada, pero él se vendó con un pedazo de tela y siguieron adelante; en ese momento solo importaba la cacería. Encontraron al conejo en un claro, mordisqueando unos tréboles bajo un gran mezquite, era un animalito de pelaje dorado, con los ojos negros y brillantes; Lizef no quería matarlo, hubiera preferido mil veces tenerlo de mascota que de comida, pero el hambre manda. Traían una resortera hechiza que fallaba más de lo que acertaba, su padre tomó una piedra de río, suave y redondeada, la colocó en la badana y tiró hacia atrás hasta tensar las ligas de caucho, respiró profundo y soltó; la roca voló zumbando hasta el claro y se estrelló de lleno contra la cabeza del animal trazando una línea de sangre sobre el árbol, cuando se acercaron todavía se espasmaba, él lo tomó con una mano y con un movimiento rápido y brusco le quebró el cuello. Suertudos, hoy van a cenar.
Conforme avanzaron hacia la casa escucharon un ronroneo, cómo si un gigantesco tigre gruñera a lo lejos; eran motores, motocicletas. Brrrrrruuuuuummmm, brrrrummm, brrrrruuuuuummm. Sonaban distantes, parecían estar cerca de su refugio. Lizef cargaba al conejito manchado de sangre en sus brazos, lo acariciaba encantada con la suavidad de su pelo, todavía estaba tibio; trataba de enderezar su cabecita, se sentía terrible por haberlo matado, las lágrimas rodaban por sus mejillas.
Al llegar a su refugio, reinaba el silencio. Siempre qué regresaban de buscar comida, Yva corría a recibirlos, hoy no... No había nadie ahí, solo encontraron la ropa de su mamá, desgarrada y amontonada en el suelo, manchada de sangre. Su padre la abrazó con fuerza, de su hermana no había ni rastro; únicamente quedaba una hoguera moribunda, entre las cenizas había pedazos de hueso, las paredes estaban llenas de huellas de manos manchadas con sangre, manos rojas... Marcas de llantas surcaban el lodo ensangrentado como cicatrices. Habían llegado los motores rugiendo bajo como bestias hambrientas y habían devorado todo.
Lizef y su padre lloraron juntos sin decir una palabra, ese día contemplaron de frente el rostro indiferente de la muerte; algo se rompió en su corazón, quedó un vacío, una herida que jamás sanaría completamente. Tomaron lo que pudieron y abandonaron para siempre ese lugar maldito, tenían que encontrar un nuevo refugio. Su padre insistió que estuviera en alto, para "controlar mejor el terreno"; cuando lo encontraron hicieron ahí una fogata dentro de un tambo de metal vacío. Una vez despellejado el animal, lo clavaron en una varilla y cenaron conejo a las brasas; durmieron sin hambre por primera vez en semanas. Lizef soñó con los motores, iban por ella.
Trataron de seguir las huellas de llantas, no podían aceptar que las habían perdido, pero en el fondo ambos sabían que era imposible encontrar a los Manorrojas, ellos te encontraban a ti. Vagaron por unos días cuando él empezó a quejarse de dolor de garganta, la herida en su pierna se veía roja e hinchada; poco después ya no podía abrir la boca, apretaba los dientes, los enseñaba como si se burlara, parecía que se le iban a quebrar; hasta el día de hoy Lizef ve esa sonrisa en sus peores pesadillas; pronto tuvieron que detenerse, su papá ya no podía caminar; empezó a tener ataques, el más mínimo ruido los desencadenaba, caía al suelo y se arqueaba, se retorcía de dolor como una babosa en un montón de sal, siempre con esa horrible sonrisa, gritando entre dientes y espuma. Un día fue peor que los anteriores, arqueó la espalda, apretó los dientes tan fuerte qué tronaron haciéndose astillas y solo se contracturó más, poco a poco fue dejando de respirar, y quedó ahí rígido en un charco de baba espumosa. Lizef estaba destrozada, se quedó contemplando el cuerpo, sin saber si estaba vivo, pasó horas ahí, llorando a gritos hasta sentir la garganta en carne viva, cuando una mosca se paró en uno de los ojos lechosos del cadáver tuvo que aceptar que estaba muerto. Quería abrazarlo, estar con él, enterrarlo, hacer algo, pero a lo lejos escuchó motores qué se acercaban, Lizef apretó el caballito de madera en su mano y abandonó a su padre. Estaba sola.
Eso fue hace mucho tiempo, era una niña de siete años; ahora ya es grande; tiene nueve, por eso cuando encontró al niño supo que tenía que cuidarlo y que nunca lo dejaría solo, cómo a su mamá y a Yva, o a su papá... No podías quedarte quieto en ese mundo, así que Lizef siguió moviéndose, sobreviviendo, eso es lo que hacía. Llegó a un enorme edificio semiderrumbado, parecía haber sido un hotel, había auras volando en círculos en el cielo; muerte, quizá comida. Siguió a su nariz, solo esperaba que lo que hubiera muerto ahí no estuviera completamente podrido. El olor era más fuerte en un salón amplio lleno de escombro, ahí estaba el cuerpo de una mujer, hinchado y amoratado, cuando se acercó una figura saltó chillando de entre las ruinas, haciendo qué se tropezara y cayera. Un niño pequeño abrazaba el cadáver con una mirada feral clavada en Lizef.
-Hey.- Lo saludó. -Todo está bien, me llamo Lizef. No te preocupes, no muerdo. - Le sonrió al niño extendiendo su mano, ambos eran un desastre de pelo enmarañado y mugre.
La mirada del pequeño se suavizó, pero seguía aterrorizado. Titubeaba sin separarse del cuerpo. Lizef sacó el caballito de madera y lo puso sobre el suelo, le sonrió. El niño se levantó lentamente sin decir una palabra y tomó el juguete, le daba vueltas en sus manos completamente hipnotizado. Lizef se acercó.
-¿No hablas mucho verdad?-
-... - Él solo la miró en silencio. Estaba roto por dentro, tenía los ojos hinchados de llorar.
-Todo está bien-- le dijo abriendo sus brazos.
El pequeño se soltó llorando y la abrazó. Desde que su padre había muerto Lizef no había tocado a otra persona, sentir el cuerpo huesudo del niño temblando como conejito en sus brazos, su calor... Lizef estaba encantada, ya no estarían solos.
Fue una lucha separar al niño del cuerpo putrefacto. Lizef entendió, a su edad quizá hubiera hecho lo mismo. Poco a poco lo convenció de salir, hacía que todo fuera un juego; primero fue buscar rocas para protegerlo de los animales, luego ir a recoger flores para colocar sobre la tumba, un día un ramillete amarillo, otro día morado, blanco; flores no iban a faltar. Lo que si faltaba era comida, ambos estaban en los huesos después de más de una semana de no probar bocado... Un día los despertó un ruido lejano, motores, y se acercaban; Lizef sintió qué se le encogió el corazón.
-Tenemos que irnos. ¿Escuchas eso? - le dijo tomando sus hombros y viéndolo a los ojos.
El niño asintió con una mirada triste. Brrrrrruuuuuummmm, brrrrrruuuuuummmm. Bramaban los motores en la distancia.
-Bueno, pues... Vamos a jugar un juego.- dijo Lizef haciéndose la valiente. - Si nos alcanza ese ruido, perdemos. ¿Si? Tenemos que correr muy rápido y no podemos detenernos hasta que yo te diga. ¿Entiendes?-
Los enormes ojos del pequeño se llenaron de lágrimas,pero asintió otra vez con la boca temblorosa. Lizef tomó su mano y empezaron a correr.
El niño se tropieza y se raspa la rodilla. Llora. Lizef lleva un dedo a sus labios, sin detenerse, siempre moviéndose.
-¡Shhhhh!- le dice al niño lo más quedito qué puede. Él la mira con los ojos pelones, empapados de lágrimas, solloza asustado, pero sigue. Buen niño. Ya dejaron bien atrás el hotel.
Brrrrrruuuuuummmm, brrrrummmmm, BRRRRRRUUUUMMMMM. Les pisan los talones, se detienen un momento, Lizef está segura que los Manorrojas encontraron el lugar donde habían estado viviendo; también el cuerpo, quizá si hubiera estado en mejores condiciones se entretendrían un rato, pero estaba completamente podrido. Los vio en su mente, todos cascos, cuero, clavos y hambre y muerte; al ver las flores frescas sabrán que alguien acaba de ponerlas ahí y que no pueden haber ido lejos. Los están buscando, lo sabe. Lizef ha logrado evadirlos varias veces, su mejor opción es caminar entre el escombro para no dejar huellas; tiene ampollados los pies, respira agitada pero no pueden parar. El cielo está color de plomo, ahí viene el agua y parece que va a estar fuerte. Agarrados de la mano se arrastran hasta un edificio de dos pisos con tres paredes casi intactas y un área techada arriba, no se ve muy estable... Hay un colchón enmohecido recargado en una esquina, podrían esconderse debajo; es un refugio perfecto, quizá demasiado perfecto, parece que lo movieron hace poco, podría haber alguien ahí... Podría ser una trampa... BBRRRRRRRRUUUUUMMMMM. Están sobre ellos, tienen que tomar una decisión a la de YA. Encuentran una pared cubierta de hiedra y la escalan hasta el segundo piso, llegan a una recámara, parece que era de una persona mayor, las paredes están llenas de fotos mohosas y despintadas; está partida en dos, el piso de tablas está lleno de hoyos; apesta a humedad, a madera esponjosa y podrida; hay un ropero desvencijado, lotería, es un escondite ideal; quizá tengan aún más suerte y encuentren polillas dentro; su estómago gruñe, hace días que no prueba un bocado. Toma al niño de la mano y se encierran dentro; está repleto de abrigos y zapatos, las pieles mohosas los sofocan mientras los tablones del fondo crujen bajo su peso. ¡BBBRRRRRRRRUUUUUMMMMMM! Los motores se acercan cada vez más; un relámpago ilumina su mundo desde las grietas del armario ¡KHROOOOMMMMMMMM! el cielo ruge y tiembla la tierra en lo profundo, vibra el aire y empieza el diluvio. El niño lloriquea, es un desastre de mocos y lágrimas; Lizef lo acaricia. De pronto... Siente qué la jalan del hombro, se queda sin aliento, siente un vacío en el estómago; su ropa se enganchó en un clavo oxidado, la sonrisa maldita se dibuja en su mente. La lluvia es enosordecedora, ayuda a ahogar el llanto del pequeño, pero no les da la más mínima paz; los motores se mezclan con el bramido de la tormenta, no saben donde están los Manorrojas. Tiene la piel de gallina, ambos tiemblan. Está aterrada, intenta no demostrarlo, tiene que ser valiente, es prácticamente una adulta. Ambos sudan en la oscuridad del ropero, el niño convulsiona aguantando el llanto. Ella le besa la cabeza, una mata de pelo empapado y mugroso, no lo suelta. Siente un nudo en la garganta, tiene los hombros tensos, aprieta al niño con todas sus fuerzas. Le duele la cabeza de hambre, su estómago gruñe.
-Shhhh- le dice muy bajito. -No nos van a encontrar, yo siempre me les escapo, y tú estás conmigo, o sea que no nos van a encon... - El armario se llena de luz y una explosión los deja sordos. ¡¡¡KHHHHRRRRRRRROOOOOOOOOOOOOOMMMM!!!
El estruendo les deja zumbando los oídos. Cayó muy cerca ese rayo. Al niño se le sale un chillido. Lizef le tapa la boca desesperada. Por favor, por favor, por favor, que no hayan escuchado.
Cada segundo es eterno, la tormenta los azota sin piedad, avienta el viejo armario contra la pared como si fuera de juguete, casi lo deshace, casi. Escuchan los alaridos del vendaval desde su escondite, desde su prisión. Poco a poco se agota la tempestad y el viento aullando se lleva la lluvia. Van brotando los sonidos a su alrededor, y no hay motores, estaban demasiado cerca. Escuchan ruidos abajo, parece que arrastran algo. Forcejeo. Una mujer grita, es un grito horrible. A Lizef se le salen las lágrimas. Escucha risas. Los gritos se convierten en llanto. Se escucha que desenvainan algo, el chirrido de metal contra metal. La mujer que gritaba ahora suplica.
-No... Por favor... Nononono.. No- se escucha un golpe seco, algo salpica, otro grito, carcajadas. De ahí en adelante no paran los gritos hasta que paran los golpes, huele a sangre y gasolina. Se siente calor y se ve una luz amarillenta por una ranura en el piso del closet. No pueden mover un músculo, cualquier movimiento en falso los delataría. Los manorroja hablan entre ellos en su idioma extraño. Empieza a oler a carne, a grasa quemada, Lizef se odia por lo que despierta en ella ese olor, pero se está muriendo de hambre, siente el gruñido de las tripas del niño. Lloran en silencio. Cada vez que inhala, Lizef siente que tronarán las tablas y los descubrirán; a lo mejor ya los descubrieron y solo están jugando con ellos. Las carcajadas qué escuchan les hielan la sangre. No tiene idea cuanto tiempo ha pasado, solo sabe que es demasiado. Escuchan ruidos abajo... se están levantando; se eleva una nube de humo, apagaron la fogata. Ni siquiera a los Manorroja les conviene llamar tanta atención en las ruinas, no son los únicos depredadores hambrientos ahí. Por lo pronto, parece ser que el resto de su cena será para llevar. Lizef puede saborear su libertad. BBBBRRRRRUUUUM BBBBRUUUUM, BRRRRUUUuuuuummmm... De nuevo suenan los motores, se alejan. ¿Será una trampa? Esperan un rato, inmóviles, en silencio. Están abrazados llorando, hay una quietud extraña; Lizef lo logró de nuevo, es momento de salir, se acabó la pesadilla. Tienen que buscar donde pasar la noche, ahí huele a comida, es peligroso, también deben encontrar algo de comer, pero ya mañana será otro día. Se miran y sonríen, el niño se agarra de un abrigo para levantarse y tira el travesaño; lo golpea en la cabeza, cae junto con todos los abrigos y el suelo podrido del ropero se hace astillas, lo mismo pasa con todo el edificio qué se derrumba en un socavón entre una nube de polvo y escombros, llueven pedazos de piedra y ladrillos. Todo se pone negro.
Lizef abre los ojos al sentir el sol en su cara, parece que le dieron un hachazo en la frente, tiene una herida profunda qué aún sangra y no la deja abrir el ojo izquierdo. Está mareada y huele a vómito. ¿Qué pasó? ¿Dónde está el niño? Está en una caverna inundada, alcanza a ver el hoyo por donde cayeron, por ahí entra algo de luz. No hay plantas, no hay animales, no hay manera de salir, solo sombras. Cojea alrededor, hay pedazos de madera y ropa cubierta de polvo regados entre el escombro. ¿Qué es eso debajo de un abrigo? Parece un pie...
Sacude el polvo y levanta la tela. Se cubre la nariz y la boca con la mano. El olor a fierro es abrumador, es húmedo y sofocante. Casi se resbala, se da cuenta que está parada en un charco de sangre coagulada, se siente como gelatina a medio cuajar. Ahí está acostado él, se ven sus brazos pálidos y tirantes, tiene los ojos abiertos, respira con dificultad, sus labios están blancos, boquea como un pececito fuera del agua; el travesaño niquelado del qué colgaban los abrigos brota de su pecho cubierto de sangre, Lizef agarra su manita y la aprieta. Le canta, no sabe si la escucha, pero le canta entre sollozos. Acaricia su cara, está helada. El niño trata de decir algo pero se atraganta y vomita un coágulo negro. Lizef llora a gritos, ya no le importa si la escuchan, le duele existir, todo está mal, el mundo da vueltas y otra vez todo se vuelve oscuridad.
Cuando vuelve en si, él ya no se mueve, sus ojitos están opacos, lechosos, sin brillo... Muertos. Sigue sintiéndose mareada, pero su cabeza ya no duele tanto; tiene que encontrar una salida. No puede ni moverse, está deshidratada, ni siquiera tiene lágrimas ya. Se arrastra hacia un charco y da unos sorbos de agua, a un lado suyo hay una figura familiar, el pequeño caballito de madera decapitado y sin una pata. Ve borroso, sus ojos no enfocan, ella misma está muriendo. Se desvanece otra vez en una bruma de hambre y dolor.
Cuando abre los ojos de nuevo le lastima la luz, tiene fiebre, perdió la noción del tiempo, tiembla; el cuerpo empieza a descomponerse... Si no come algo pronto lo acompañará. No tiene fuerzas ni siquiera para gritar. Dando tumbos llega de nuevo a su lado. Siente qué algo la observa en la penumbra, más que nada siente una vergüenza insoportable. Él ya no está ahí, él está muerto; ella está viva... Piensa en sus padres, en su hermanita. Abre lentamente la boca, acerca sus labios secos y agrietados a la carne muerta frente a ella y se entrega al hambre.
submitted by Escrithor to escritura [link] [comments]


2020.07.13 09:24 Davidemagx Beso de Unicornio. Acabo de terminarlo y espero sea de si agrado. Este es largo. Ojalá y se drje leer hasta el final. Saludos!

No estoy hecho para las drogas, eso lo tengo en claro. Sin embargo llegado a mis 30 se me dio por probar solamente para no tener tanto de lo qué arrepentirme cuando envejezca. No conozco a un solo dealer y soy un total ingenuo en materia de estupefactos y transacciones ilegales así que recurrí a mis amistades con experiencia en consumo para ayudarme en mi… ¿Aventura?
“¿Qué tenés ganas de qué?” Preguntó Ramiro tan pronto le comenté
“Lo que te acabo de decir. A ver, cumplí 30 y me molesta no haber probado jamás. Quiero saber al menos qué se siente. No voy a volverme un adicto por probar nomás… ¿No?”
“Depende de lo que quieras probar y…. Bancá… Vos no aguantas ni una lata de birra y te querés largar con falopa ¿Estas en pedo, boludo?”
“Andá a cagar, Rami. Me haces la gamba o no, listo. Lo único que me falta es recibir un sermón de vos.”
“¡Ta'! ¡No dije nada! Bueno, aguantame, ternino con unas cosas y vanos a tu casa porque sino la gorda acá me mata si siente olor a faso…”
“¡No!” lo corté.
“¿No qué…?”
“No me vengas con esa pendejada del faso. Quiero la posta. Si voy a hacer esto lo quiero hacer bien y no andarme con chiquitas.”
Ramiro se me quedó viendo con las cejas cruzadas y la risa atravesada en la garganta pero mi determinación y supongo la cara de cachorro enojado que puse le habrán parecido lo suficientemente patéticas para apiadarse de mi persona.
“Está bien, Galleguín. Lo que vos digas. Pero para eso vamos a tener que ir con mi dealer.”
“No, ni en pedo voy…”
“¿Querés hacer esto sí o no?”
“Sí…”
“No tenés opción entonces.” Cerró el tema conmigo miemtras agarraba las llaves del auto de la mesa y le gritaba a la gorda “¡Gordaaa!”
“¿Qué querés?”
“¡Me voy a llevarlo al Gallego a lo del Trenza!"
“¡Me chupa la pija el pelotudo del Gallego!”
“¡Gorda! ¡Que lo tengo acá parado en la puerta y te escuchó!”
“Ah… ¡Hola Gallego! ¿Cómo estás querido?” Hace rato que no venías…”
“!Hola Gorda!” Conteste “¡Puta de mierda!” (Pensé)
“Bueno vamos…” dijo Ramiro mientras me empujaba en dirección al auto.
Confieso que a medida que nos acercábamos a la casa del tal Trenza el corazón buscaba salírseme del pecho. Los nervios me comían y la ansiedad me mataba. Imaginaba que entraríamos a uno de esos barrios tan turbios que la terminas de cruzar la avenida a las 3 de la tarde e inmediatamente oscurece cuando entras a la primer cuadra del barrio. Que vería zapatillerías enteras colgadas de los cables y que de los puros nervios preguntaría “Qué ¿venden zapatillas acá?” como hubiera hecho cundo era mas chico… a los 29 años… Ya dije que soy un ingenuo y la Gorda dejó en claro que soy un pelotudo… Pero no, el barrio estaba en zona alta de la city. El barrio era un country y la casa una mini mansión con pingüino y todo. Entra el Trenza. Un trava de dos metros, irónicamente calvo y sin cejas (supe mas tarde que es por la quimioterapia). De muy buenos modales, amable, bien hablado y culto. Nos hizo pasar y sentar en el living en un sofá que daba casi toda la vuelta de una mesita de té que en el centro tenía un frasco lleno de…
“Che, Rami ¿Tantas bayaspirinas se tima el Trenza?”
“Eso es éxtasis, pelotudo…”
“Ah, ok…”
El Trenza regresó con un maletín de cuero de leopardo que dispuso frente a nosotros y abrió. “Bueno, bueno, muchachitos. ¿Qué van a llevar? Tienen el kiosco completito.”
Como esta jodita era toda mía, sentí la necesidad de hacerme cargo de la elección.
“No sé qué me recomendarías vos… ¿Tenés polvo de coca?”
El Trenza miró a Ramiro y este le devolvió la mirada. Estoy seguro que la conversación silente que tuvieron fue mas o menos así:
Trenza: “¿De verdad acaba de decir pokvo de coca en vez de cocaína?”
Ramiro: “Sí…”
Trenza: “¿Tu amigo es mogólico o muy pelotudo?”
Ramiro: “Ambas. Pero también es primerizo.”
“Exactamente ¿Qué es lo que te interesa experimentar?” Me preguntó mientras se masajeaba la sien a ambos lados. Las doscientas.
“Bueno… No sé. Quiero darme un buen viaje, algo de lo que me acuerde de por vida sin que me deje secuelas ni el cerebro hecho un roquefort. ¿Tenés algo así?”
El Tranza se llevó la mano al mentón y descansó la cabeza en ella, y se me quedó observando, pensativo, dándose golpecitos con el dedo índice en los labios. Finalmente habló...
“Normalmente esto no se lo ofrecería a nadie, pero creo que vos lo ameritas… Digo, siendo tu primera vez esto va a ser todo el pack completo en una sola pastillita feliz…” tras lo cual se incorporó y dirigió a la cocina. Ramiro miraba extrañado la escena y pude darme cuenta que no era algo que hubiese sucedido con él antes y que estaba tan intrigado como yo. Trenza regresó un par de minutos después con un frasquito chiquito, hizo el gesto de que pusiera la palma de la mano así me podía servir de su contenido como si fuera un tic-tac. Deposito una pastillita diminuta, del tamaño de una aspirineta, color rosado.
“¿Qué es?” preguntamos Rami y yo al unísono
“Le dicen beso del unicornio pero oficialmente no tiene un nombre en el mercado. Esto solo se lo mandan a gente de confianza para probar y que haya feedback. Mirá, hasta ahora, los pocos que la tomaron hablan maravillas. Hagamos una cosa, te la llevas, la tomas y si te gustó me lo pagas…”
“¿Y si no me gusta?”
“Me pagas igual porque te voy a arrancar las pelotas sino… ¿Trato?”
“Trato.” Contesté, más que nada porque quería salir de ahí. La amenaza de violencia física me revuelve el estómago. “Y ¿cuánto sería?”
“2000”
“2000 pesos no suena a mucho para algo tan exclusivo…”
“Doláres, querido. Doláres.”
“¿Y si no rompo nada también…?”
“Bueno…” interrumpió Ramiro antes de que me arranquen las pelotas “Nos vamos Trenza. Volvemos mañana y te contamos, ¿te parece?”
“Dale, querido. Mis saludos a la Gorda.” Y fuimos derecho al auto.
Antes que pregunten, laburo muy bien y la guita no es un problema. Tengo para pagar los 2000 dólares y salvaguardar la integridad de mi aparato reproductor. Llegamos a mi casa, entramos y Ramiro cerró puertas y ventanas con traba. Al ser algo nuevo, desconfiaba de los efectos que pudiera tener y de como reaccionaría yo.
“Bueno, si lo vas a hacer hacelo ahora. Le voy a escribir a la Gorda que se quede tranquila que estoy con vos en tu casa y me quedo a cuidarte.”
“Dale… ¿Se tomará con agua?”
“No tengo idea, Gallego. Pero si te sentís seguro con vasito de agua, metele.”
Fui a la cocina y me serví una jarra, volví al living y me senté en el sillón con la pastillita frente a mí en la mesita de té y la jarra al lado. La miré unos instantes y la tomé de un solo saque, seguido de un trago largo de agua.
“¡Listo!” Dije satisfecho con mi valentía. Ramiro sonrió orgulloso. “¿Crees que demore en hacer efecto?”
“No sé…” contestó el velociraptor con la voz de Ramiro antes de hacer como el correcaminos
“¡BEEP-BEEP!” y dispararse a toda velocidad hacia el horizonte dejando una estela de tierra detrás.
“¿Qué…?” pregunté titubeando
“Deberían poner semáforos o lomos de burro. Mirá si choca algún nene frente a la escuela.”
“¿Qué?” preguntó Ramiro.
“El velociraptor…”
“¡A la mierda que pegó rápido! ¡Aguantá que esto se lo tengo que mostrar a la gorda!”
No me interesó lo que tuviera para decirme, me había trepado a la pared para tratar de atrapar al pejelagarto que se ocultaba tras el sol
“¡Bicho canalla! ¡El poder de Cristo te expulsa!”
“¡JAJAJA! Repetilo Gallego!”
No me interesó lo que tuviera para decirme, me había trepado a la pared para tratar de atrapar al peje lagarto que se ocultaba tras el sol
“¡Bicho canalla! ¡El poder de Cristo te expulsa!”
Salté sobre el pejelagarto pero fue demasiado rápido y se escabulló por el agujero negro. Terminé atrapando el sol y quedándome ambas manos. “!Ay!”
“¡MWAH-HAHAHA!” Rio el malvado pejelagarto desde el agujero negro “¡Jamás me atraparás!”
“¡Eso lo vere…” Dije mientras saltaba de cabeza al agujero “… mooooos!” y la habitación entera se volvió un solo torbellino multicolor como si se tratara de un liquido formando un vortex que drenaba en mi cabeza destapada. El ropero quedó estancado en uno de mis oídos y tuve que golpearlo con la mano de la espalda para que entré pero me pegué tan fuerte que las luces se apagaron.
“¿Hola?” mi voz sonaba como un eco distante. “¿Ramiro?”
“¡Jajajaja! La gorda se va a cagara de risa con esto!”
No me importó lo que tuveira para decir. Debía atrapar al pejelagarto.
“Tuviera…”
“¿Qué?”
“Se escribe tuviera. T U V I E R A. Tuviera.”
“Yo sé lo que escribo.”
“No. Lo escribiste mal. Fijate. Está en negrita en la oración de más arriba.”
“Tenés razón. ¡Gracias spell check!”
“No problem, kid.” Dijo Spell Check mientras se tocaba el borde del sombrero y hacía wheelie con el caballo y galopaba hacia el atardecer con la música de Los 7 Magníficos de fondo y me refiero a la clásica y no a la moderna.
“DA- DADÁ-DAAA DA-DADÁAA…”
“Eso es Indiana Jones, Gallego….” Contestó Ramiro desde algún lugar del universo como si fuera dios.
“Seguro…” respondí. “¿Soy yo o hace calor aquí?” Me limpié él sudor de la frente y de repente estaba otra vez en el living de mi casa, a solas. Tomé otro trago de agua y me di la frente contra el borde del Océano Pacífico. “¡Ura!”
Una sirena con cabello ondulado color pintura de Bob Ross se acercó nadando lentamente a mí. Me dolía el golpes en la frente pero no quería que pensara que soy un flojito así me como quién acomodarme el flequillo me refregué la frente “Mmmuuuuggh…. Mmmmmúuggh…” decía entre suspiros.
La sirena se detuvo inmediatamente frente a mí, piel blanca, pechos firmes como pomelos, pezones rosados. La miré a los ojos y pronunció éstas palabras “There are no mistakes, only happy accidents" y con eso se convirtió en Bob Ross que procedió a usarme de pincel y “Beat the devil out of it". Me lanzó tan fuerte que aterricé en un árbol. Estaba sosteniendo mis zapatillas en ambas manos mientras escribía este cuento en el celular y pensaba en publicarlo en Reddit.
“¿Qué?”
“¿Qué? ¿Cuál cuento?”
“Ninguno. Seguí con lo tuyo, personaje ficticio.”
“Dale, escritor de pacotilla.”
“Sólo por eso, el final va a ser una mierda para vos. Saludos.”
Estaba en el árbol con las zapatillas en ambas manos o era un dirigible soviético
“Kirov reporting!”
Definitivamente un dirigible soviético. Un soldado con un lanzamisiles tierra-aire se ubicó y apuntó contra mí pero rápido hice click sobre él y dejé caer ambas zapatillas. Las vi pegarle de lleno en la cara y explotar.
“¡Gané!” Exclamé parado en el sillón con los brazos en alto mientras el público aplaudía y Los Vengadores me entregaban el Óscar Fierro.
“Quiero agradecerle a Ramiro por esta oportunidad única en la vida, a Trenza que muy probablemente me corte las pelotas. A mi familia difunta, no tuve tiempo de despedirme y lo reprimí todo… algo no está bien…” el público hizo silencio, las luces se fueron apagando de a una hasta sólo dejarme a mí iluminado por un fino haz. Frente a mí un espejo se materializó desde el suelo. Me acerqué y apoyé las manos en él, no podía ver mi rostro. El resto de mí estaba allí, siguiendo todo los movimientos pero en lugar de mi rostro había oscuridad. Vacío. Se sentía como mirar al infinito pero de una mala manera. Frío, sólo, hiriente. Un estruendo hizo estallar el espejo y los vidrios salieron despedidos desde el vacío de mi reflejo aún en pie directo hacia mi cara, contándome e incrustandose en mis pómulos, labios y ojos.
“¿¡Qué mierda de experiencia es ésta!?” gritó mi ira reprimida.
“Calmate…” respondió el eco a mis espaldas. Giré.
“¿Viejo?” mi viejo estaba ahí, sentado sobre una tumba.
“Nunca más viniste a verme, hijo…” Tu madre y yo te extrañamos. Nunca más pensaste en nosotros. Te extrañamos hijo.”
“Pa… Yo…” quise hablar pero el nudo me apretó la garganta. Sentí que me hundía en el suelo. Miré mis pies, las manos putrefactas de mamá me envolvían con firmeza los tobillos y me jalaban hacia abajo.
“Te extrañamos, hijo…” dijo ella con la voz áspera debajo de la tierra. Alcé la vista y tenía a papá de frente, con la cabeza abierta al medio, cerebro expuesto, rostro hinchado, y ojos fuera de sus órbitas. El cuerpo retorcido, con las extremidades pendiendo de pedazos de carne como lo hubieron sacado de entre los restos del auto.
“¡Perdonenmé!” Lloré sin consuelo, con miedo pero mas que nada con culpa. Culpa por no haberme ido con ellos.
“¡Perdonenmé! ¡Fue difícil para mí, entiendanló! ¡Perdonenmé! ¡Yo era chico!”
Los recuerdos volvieron como una patada de burro. La ruta mojada, la lluvia intensa, yo atrás sin quedarme quieto, papá pidiéndome que la cortara y mamá pidiendo por favor que pare. Me puse a patear el asiento del conductor y papá se dio vuelta enojado a gritarme, quitando la vista de la ruta…
“¡HUGO!” gritó mamá señalando al frente. Papá tiró el volantazo, agarró la camioneta de su lado. Oscuridad, metal retorcido. Abrí los ojos con un policía sacándome del auto. La cabeza de mamá mirándome, dada vuelta de forma no natural, casi girada en 180°…
“¿¡QUÉMIERDA DE EXPERIENCIAES ESTA!?” La ira me consumió en un segundo y me vi saltando techos a una velocidad fantástica. Atravesé la ciudad entera como un relámpago y entré rompiendo la ventana con el cuerpo a la pequeña mansión del Trenza agarrando desprevenido al mayordomo y partiéndolo a la mitad de un solo tirón de mis manos.
“!TRENZA!” llamé mientras subía las escaleras a su habitación y hacía estallar en astillas la puerta. Trenza estaba sentada en la cama, con terror en los ojos ante mí.
“¿¡A QUIÉN IBAS A CORTARLE LAS PELOTAS!?” pregunté desafiamte y antes de darle tiempo a responder la tomé de la cabeza y la exprimí como a una naranja, salpicando hasta el techo con sangre y sesos. Encontré un espejo en la pared e ingresé en él, dejando la carnicería tras de mí.
Abrí los ojos en un jardín florido, las manos llenas de sangre, querubines volando y revoloteando como golondrinas alrededor de una fuente. Entre los árboles un unicornio apareció y se acercó hasta mí. Lamió mis manos, mi rostro herido tragó los vidrios y limpió la sangre.
“Game over" sonó la voz digital…
“Gallego...” Ramiro me sacudía el hombro. “¡Puta madre! Gallego ¿estás bien?”
Volví a la realidad. Me encontraba en posición fetal en el suelo, con frío. Temblando.
“¡Me asusté, boludo! Creí que te me habías ido…”
Con la garganta seca y la voz ronca como si hubiese llorado y gritado le pregunté “¿Cuánto tiempo duró el viaje?”
“Desde que tomaste la pastilla hasta ahora? 10 minutos… Como mucho… La tomaste y te tiraste al suelo y te enroscaste y no hiciste una goma. Estabas catatónico, duro… Me parece que el Trenza macaneó a lo grande. Si eso era todo, pareció una mierda… ¿Qué tal estuvo?”
Sin contestar me puse de pie. Bebí la jarra de agua entera y le pedí que se fuera. Más tarde, esa noche, me llamó por teléfono. Contó que no le debía nada al Trenza, que le habían entrado probablemente en un ajuste de cuentas y mutilaron hasta el mayordomo.
“La encontraron a ella con la cabeza reventada en la cama y al pingüino partido al medio…” fue lo último que lo escuché decir antes de que le cortarle el teléfono. Antes de bañarme me revisé los tobillos, es lo que pueden llegar a esperar. Un cliché las marcas de las manos de mi vieja muerta, claras. Pasaron dos semanas desde entonces y siguen allí frescas. No volví a salir de casa ni a hablar con Ramiro. Tiré todos los espejos que tenía y cubrí con sábanas toda superficie reflejante, los rasguños no me dejaban dormir. Al menos cuando duermo vuelvo a ese jardín y el unicornio me hace compañía. No sé si está bien decirlo así. Me siento su prisionero…
Fin.
submitted by Davidemagx to argentina [link] [comments]


2020.04.26 01:59 Dedalisss Ayuda para encontrar un juego

Necesito ayuda. Llevo cosa de 3 meses pensando en un juego que ví hace tiempo en youtube, era una serie entera, pero no consigo recordar el nombre ni encotrar los videos, por lo que vengo a ver si alguien consigue decirme cuál es a base de lo que recuerdo.

Recuerdo que aparecemos al inicio en un Jardín, es un jardín muy amplio, casi como un bosque, y más adelnate vemos la casa, enorme y altísima, es en primera persona(creo recordar), es la casa de tu familia, que se mudó de aquí a la ciudad, pero tú viviste aquí tu infancia, hay muchas habitaciones, y casi todas están cerradas, selladas, y solo se puede ver por un cristal en las puertas, hay muchos pasadizos secretos. Aparentemente esta familia está maldita, y todo el mundo acaba muriendo siempre. Algunas historias de las que me acuerdo son la de una niña pequeña que por alguna razón(no sé si la habían castigado), se había ido sin cenar a la cama, así se va transformando en diferentes depredadores que tiene cerca, un gato, un ágila, y hasta un tiburón(creo) y finalmetne un mounstro acuático con tentáculos que se come a los marineros de un barco cercano, después de esto, no recuerdo lo que le pasaba, pero seguro que moría. Otra historia que recuerdo es la de una chiquilla que quería subir lo más alto posible con el columpio, el cual estaba instalado en al borde de una especie de barranco o caida abrupta, por lo que acaba callendo a su muerte. Otra historia es la de uno que estaba adicto a las drogas(Creo que María?) y empezó a trabajar en una fábrica cortando cabezas de pescado, en esta historia lop vemos todo desde la perspectiva de un psiquiatra que cuenta cómo él se imaginaba mundos en los que era importante, era una especie de rey, viajaba, tenía aventuras, tenía una amada, pero cuando iba a ser coronado(toda la animación y los sucesos hasta entonces se habían ido superponiendo a una animación de él cortando pescado con la sierra o cortadora esa), tiene que colocar la cabeza en una superrficie agachado, y así es como en la vida real coloca la cabeza en el camino de la cortadora y se suicida. Otro miembro de la familia vivió en el bunker de debajo de la casa durante años escuchando diariamente una vibración fuera(Las vias del tren), hasta que un día paró repentinamente(Todo esto lo sabemos por su diario que está en el bunker), así que fue a investigar, y fue recién sale que es atropellado por el tren que volvía a s horario normal, matandole lo que llevaba toda su vida temiendo. Había una muerte sobre una que se hizo famosa por un grito en una película de terror, y acaba muriendo en Halloween por mountros(Creo?). La abuela de nuestra protagonista(Es una chica, lo cual sabemos más adelante), una noche que el lago estaba en su punto más bajo en siglos bajó al fondo y vió la casa original ya que su familia había venido con su casa antigua, pero se les undió el barco, matando a alguna gente, ahí hay una reflexión sobre que esa era su familia, una que empezaba a construir primero el cementerio que la casa, la abuela de la protagonista, muere ahí, o poco más adelante al volver y quedarse sola en la casa cuando ellas se van, no recuerdo bien. Más adelante seguimos viendo más muertes, explorando pasadizos de la casa, descubriendo nuestra propia familia, etc. Finalmetne llegamos a lo alto, todo lo anotamos en un cuaderno y damos a luz, ya que aparentemente estábamos embarazados, morimos dando a luz a creo que un niño, el cual recibe la historia de esta familia.

Datos extra que tan solo me suenan y no estoy muy seguro: Creo que la chica que se transformaba en moustro marino se llamaba Molly, en las puertas selladas ponía la fecha de nacimiento y muerte de cada persona integrante de la casa, la casa era así de grande porque cada evz que crecía la familia, en vez de reusar una habitación, creaban una nueva, en la parte de arriba había algunos que tenían unas camas en plan la mili, muy austeras y en filas, creo que la madre nos había llevado con ella abandonando o llevando a la abuela a un centro para ancianos, la madre nos quiere alejar de nuestra familia pero nosotros queremos saber igual, hay una especie de cuaderno que escribió la abuela con parte de la historia, la familia tiene un gran cementerio muy hermoso.

Es mi primer post larguito, felicidades si has leido hasta aquí, espero que me podais ayudar, he vomitado un poco la información ya que es de hace mucho y los recuerdos son fugaces y se me escurren entre las manos cuando se me ocurren al rememorarlo todo para escribir este post, espero recibir vuestro feedback y respuestas.
submitted by Dedalisss to videojuegos [link] [comments]


2019.10.14 04:17 kuai69 Resumen debate presidencial 13-10

Buenas, estaba haciendo un resúmen del debate para un TP de mi novia (a mi me interesa la política, a ella no) y decidí compartirlo para todo ustedes. Antes que nada, disculpen las faltas de ortografía y si me falta algo, hablaban muy rápido y no soy tan rápido escribiendo. Los quiero chiquiss
Debate presidencial 13/10
Presentación
  • Macri: Habla sobre logros y pide que sigamos “juntos”.
  • Fernandez: Habla sobre que tiene poco tiempo para hablar y llama mentiroso a Macri, exponiendo que mintió en el debate anterior.
  • Del Caño: Habla sobre su vida y la política durante esa, hablando sobre el neoliberalismo y lo malo durante sus gobiernos.
  • Centurión: Habla sobre sus valores y contra lo que luchó en su vida. Pregunta por qué no fueron todas sus propuestas hechas antes.
  • Espert: Habla sobre las trampas que le pusieron para que no pueda presentarse. Y sobre los otros candidatos y su experiencia.
  • Lavagna: Habla sobre la crisis económica y cómo salir de ella.
Relaciones internacionales
  • Fernandez: Hay que discutir como entrar en el mundo global preservando la Argentina. Muchas regiones y países se unieron para afrontar el desafío de la globalización. Habla sobre que el Mercosur está abandonado y que hay que volver a unir a Latam y al Mercosur. No vimos la letra chica del acuerdo del acuerdo con la U.E. Destaca que en estos años el gobierno negoció con Inglaterra sobre las islas malvinas pero nos olvidamos de la soberanía y piensa recuperarla.
  • Del Caño: Saluda a Ecuatorianos, critica el apoyo de Macri al gobierno ecuatoriano. Habla mal sobre el FMI y que con el ejemplo de los otros países no tenemos que aceptar el FMI. “La desigualdad entre ricos y pobres es cada vez más brutal” Destaca los movimientos juveniles y de mujeres. “El capitalismo no va más”. Pide un minuto de silencio en homenaje a los muertos por la represión en Ecuador.
  • Centurión: Comerciar con todos los países del mundo sin restricciones ideológicas y sin confundir diplomacia con comercio. El continente antártico es el continente del futuro. Quiere recuperar las islas malvinas. Modelo de Defensa de Argentina desarticulado por falta de inversión. Busca hacer un modelo de Defensa que cubra el 100% de Arg, ahora hay un 40%. Argentina debe poder decir que no cuando sea necesario.
  • Espert: Las relaciones internacionales son importantes para Argentina. Las Malvinas son Argentinas, Reino Unido usurpador. Manera realista de recuperar las Malvinas a partir de cambios de fondos para que el estilo de vida de los que viven en las islas no cambie. En Venezuela hay una dictadura, Argentina debe hacer los maximos esfuerzos para sacar a Maduro y que haya elecciones. Decidir vivir del comercio o entrar en crisis y no respetar los contratos.
  • Lavagna: Malvinas irrenunciables, las crisis internas debilitan la capacidad de negociación. Argentina debe participar en las misiones de paz. Rescatar el proceso de estancamiento en el que se encuentra el Mercosur y de ahí negociar con otros bloques. La negociación de UE puede ser buena o mala.
  • Macri: Imposible que un país se desarrolle solo. Cuando llegó, era uno de los países más aislados del mundo. Hizo relaciones con muchisimos países y presidimos el G20. Vision y objetivo: Trabajo y mejor calidad de vida para los Argentinos. Abrimos más de 200 mercados, la carne en China generó 50mil puestos de trabajo. Insiste en que el acuerdo de la UE es bueno. Seguir con el Mercosur, Canada, Mexico, Singapur. Las exportaciones crecen todos los meses. El mundo es una enorme oportunidad.
30 segundos extra de relaciones internacionales.
  • Centurión: En el gobierno de CFK se firmó un pacto que intercambiaba soberanía por una base espacial, generando posibles conflictos a corto o mediano plazo.
  • Espert: Argentina comienza a fantasear con un default. Solo durante 3 de los ultimos 20 años pagamos la deuda, 17 estuvimos en default. El comercio es la manera genuina de crecer
  • Lavagna: No es cierto que las exportaciones crecen. Desde el 2005 disminuyó el número de empresas exportadoras.
  • Macri: CFK condecoró a Maduro, Macri defiende a Guaidó “se está con la dictadura o con la democracia, la neutralidad es estar con la dictadura”
  • Fernandez: Le impresiona Macri. Relaciones internacionales no es sacarse fotos con los lideres, no entró un centavo de las inversiones.
  • Del Caño: Usa su tiempo para homenajear a los ecuatorianos “victimas de la represión del FMI”
30 segundos de respuesta
-Espert: Cree que el Mercosur fue un simulacro del que no se puede rescatar nada. El comercio es con todo el mundo, no solo con pares. - Lavagna: Defiende ley del 2004 de exportación de servicios informaticos - Macri: CFK rompió los vinculos internacionales necesarios para enfrentar el narcotráfico. Le preocupan definiciones de la oposición - Fernández: Venezuela tiene problemas, quiere que Venezuela lo resuelva, él no quiere intervenir. Pide que ningún soldado argentino entre en tierra venezolana. - Del Caño: No apoya a Maduro, pero dice que Macri apoya a EEUU metiendose en Venezuela, es el pueblo el que tiene que resolver esta crisis. - Centurión: Geopolítica en nuestro país, “Las fronteras siguen siendo un colador”. Falta de control a inmigrantes no residentes (colegios, medicina, etc)
Economía y finanzas
  • Del Caño: MM prometió pobreza cero, fue lo contrario. Las empresas privatizadas ganaron el año pasado 6 millones por día. Proponen una banca estatal única por trabajadores. Oposición: Busca derogar todas las leyes y decretos que afectaron el estilo de vida de jubilados?. Anular tarifazos. Revertir toda la herencia de este gobierno, aumento de emergencia para grupos debiles. Tienen que pagar los ricos
  • Centurión: Hay que achicar el gasto fiscal y público. Asi se podra bajar impuestos, dejando no más de 20 (son 166). Sacar el impuesto a Ingresos brutos. Las retenciones al campo son una confiscación a la renta privada, está en contra. El campo necesita mejor situación financiera y poder ampliar su frontera productiva. Habla sobre problemas de las PyMEs.
  • Espert: Argentina tiene un sistema destructivo, con ganadores y perdedores. Ganadores: Empresarios, sindicalistas y políticos, todos mentirosos. Arg tiene que cambiar el sistema, tomando como ejemplo chile y perú. Buscar el libre comercio con costos laborales reducidos e impuestos bajos. Basta del “chamuyo” de justicia social.
  • Lavagna: Argentina lleva 8 años de estancamiento. Últimos dos años de fuerte caída del Producto. Dos gobiernos distintos pero ambos con caída en el ingreso de las personas. Poner en marcha la economía, bajar los impuestos a PyMEs, cerrar la brecha entre lo que el país puede ser y lo que es.
  • Macri: Habla sobre problemas de los últimos 80 años. Tenemos que “cambiar”, tener un consenso de cómo tener una economía estable. En el último año y medio carga fuerte. El esfuerzo no fue en vano. Estamos mejor, en un punto de partida. Mejoras de los últimos años.
  • Fernandez: MM fracazó en la economía porque nunca la entendió. Atacó el consumo impidiendo dar créditos y sacando salarios. 5 millones de nuevos pobres. Habla sobre mala economía de MM. Estamos en un punto donde podemos cambiar, mejorando el consumo, ayudar al crecimiento de exportaciones para pagar la deuda y obtener insumos. Acabar con la imposición y empezar con el consenso. Diseñar qué país queremos construir.
30 segundos extra.
  • Macri: 2 de cada 3 pesos fueron para pagar deudas del gobierno anterior, el restante para reducir el déficit fiscal.
  • Fernandez: “No se en qué país vive Macri”. Desaparecieron 30mil millones de dólares, culpa a los amigos de MM.
  • Del Caño: MM no hizo el desastre solo, hubo complices. Los legisladores del Frente de Todos votaron en contra de los jubilados en la reforma previsional.
  • Centurión: Jovenes que ni estudian ni trabajan y cobran un plan. Debe haber un plan de primer empleo, liberando a los empleadores por los primeros 3 años de cargas.
  • Espert: No le mintamos a los abuelos, el 82% no es sustentable.
  • Lavagna: Esta administración sobre 4 años termina con tres años de caída del PBI.
30 segundos de cierre.
  • Fernández: La economía no se resuelve prediseñando, no es un dogmático como los demás. -Del Caño: AF planteó el consenso, van a ser los que no roban siempre?
  • Centurión: Argentina es un infierno fiscal. Simplificar tramites pymes.
  • Espert: AF habló de mejorar el consumo y generar exportaciones, las dos juntas no se pueden. Primero mejorar importaciones, negociando con todo el mundo y no solo Mercosur.
  • Lavagna: Para que Arg crezca hay que reconocer la importancia del consumo pero tambien la enorme importancia de la inversión.
  • Macri: AF habló de Corrupción, le sorprende. AF hipócrita porque criticaba a CFK porque arruinó la economía.
–--
Derechos Humanos, diversidad y género.
  • Centurión: Se opone al aborto y sus atajos legales, derecho a la vida. Vetaría cualquier ley de aborto. Basta del pago a delincuentes terroristas
  • Espert: El liberalismo es la gran defensora de DDHH. La izquierda pretende ser la que defiende, la critica. Basta del curro de los DDHH. Sin prisiones preventivas para venganza y no justicia. ESI a favor, pero no degenerando en la ideología de género.
  • Lavagna: El DH más violado es el hambre en Argentina. Insistió con que se declarara la emergencia nutricional. Esencial que este es el principal DH a considerar. Salud, educación y trabajo importantes contra la pobreza.
  • Macri: Siempre cuidó la libertad porque cree en ella. Siempre defenderá los derechos de todos. Reconoce que hay grupos sin igualdad. Mejoró el sistema de denuncias para las mujeres, impulsaron la ley Brisa. Quieren potenciar lo que ya hicieron. Terminar con los femicidios.
  • Fernandez: Dejar todo en mano de los jueces. Los DDHH deben ser un imperativo moral de la Arg. Mejorar la situación de las mujeres cambiando las leyes. Critica a MM por la ejecución del presupuesto contra el femicidio. Crear nuevas instituciones para generar igualdad.
  • Del Caño: La deuda es con las mujeres. Critica a Cambiemos y el frente de Todos por votar en contra del aborto. Critica a la iglesia
por esto. “No son Provida, son Pro violación de derechos”. Listas 100% a favor del aborto legal.
30 segundos extra
  • Fernandez: Los abortos ocurren y no hay que castigarlos, porque hace que todo se vuelva clandestino.
  • Del Caño: Critica acuerdos entre los gobernadores y la iglesia. Promueve la ESI en todas las escuelas.
  • Centurión: Un bebé tiene ADN propio desde el momento que es un embrión. No se puede decidir sobre su vida.
  • Espert: Critica sueños compartidos, critica a AF que quiere poner un ministerio más.
  • Lavagna: Diferencia entre la charla y la realidad.
  • Macri: Critica gobierno anterior, en el actual la prioridad son las victimas de delitos y ciudadanos. Apoyar a las fuerzas de seguridad.
30 segundos de cierre
  • Del Caño: “Iglesia y Estado asuntos separados”.
  • Centurión: Quiere defender a los más débiles. Todos mienten.
  • Espert: Arg tiene que dejar de discutir y pensar en el futuro en lugar de seguir destacando los 70, juzgar a los terroristas de los 70. - Lavagna: Nadie consideró hambre como violación de derechos humanos.
  • Macri: Lo más importante es defender la libertad.
  • Fernandez: Le da la razón a Lavagna. No le preocupa tanto el gasto público para ampliar derechos.
–-- Educación y Salud
  • Espert: “Todos los problemas son problemas de educación” Declarar la educación servicio público básico y esencial. Limitar el derecho de huelga para que los chicos no pierdan clases. Revisión de licencias, ausentismo y enfermedad. Relanzar escuelas técnicas. Arancelar la universidad pública para pagar becas a quienes no puedan afordarlas.
  • Lavagna: Retomar el sistema de finales del siglo 19, principios del 20 en terminos educativos.
  • Macri: Revolución educativa desde su primer día de gobierno. Lanzaron las pruebas aprender. Mejorando los resultados. Acercaron internet a más alumnos. Agregaron robótica a jardines de infantes. Buscan agregar inglés desde jardín de infantes. Ninguna escuela tenía internet en todas las aulas.
  • Fernandez: Critica MM y Vidal. En la educación está el futuro, le va a prestar mucha atención, así como a la ciencia y tecnología. Darle oportunidades a todos.
  • Del Caño: MM enemigo de la educación pública. Revertir todo lo que hizo Menem durante los 90. La educación tiene que ser Nacional y no provincial.
  • Centurión: Los docentes son los que peores salarios tienen. Crear escuelas técnicas y de oficio en el modelo dual, vinculando conocimiento y práctica en el trabajo. 190 días o más de escuela.
30 segundos extra.
  • Del Caño: Como AF puede defender la educación pública cuando en Chubut no pagan los salarios (Su gobernador es del frente de todos)
  • Centurión: A favor de la ESI en colegios.
  • Espert: Quitarles las obras sociales a los sindicatos.
  • Lavagna: Critica a últimos gobernantes por CONICET.
  • Macri: Critica a CFK por ocultar las mediciones. En su gobierno.
  • Fernandez: Critica a MM.
30 segundos de cierre.
  • Centurión: Llama mentirosos a todos.
  • Espert: Busca integrar el sistema de salud sacando las obras sociales a los sindicatos. Usando de ejemplo a Europa.
  • Lavagna: Sugiere que cada vez que el BCRA suba 10 ptos la tasa de interes le preguntemos al banco nacional.
  • Macri: Mejoras en el PAMI.
  • Fernandez: Critica lo que dijo MM.
  • Del Caño: Muchos gobiernos definanciaron la salud pública (incluído el actual) Critica la “salud negocio” y tiene que ser un derecho social.
–-- Cierre de Debate.
  • Lavagna: Los argentinos podríamos estar mejor. Muchos se van o quieren irse. Dejar de burlarse de los argentinos, hay que asumir los fracasos. La clase política entera es el fracaso en este caso.
  • Macri: Volvió el dedo acusador. El Kirchnerismo no cambió. Tenemos problemas pero volver al pasado no va a ayudar. Modernizamos la Argentina. Con 4 años no alcanza para enderezar décadas de políticas erróneas. -Fernández: Otra vez nos endeudaron, otra vez dejaron a la gente sin trabajo. Lo hacen cada vez que suben al poder. Nos caímos muchas veces con esa piedra pero ya es hora de que no nos pase más. Entre todos podemos poner de pie a la Argentina. Darle trabajo a todos.
  • Del Caño: Se dirige especialmente a la juventud. La técnica y el conocimiento permitirían no solamente pelear con el hambre y desocupación. También a reducir la jornada laboral. Pide que lo apoyen con el voto.
  • Centurión: El fracaso de la Argentina es de una naturaleza política porque esta clase abandonó al país. El primer valor a recuperar es respetar la vida por nacer. “Si no podemos defender la vida del más inocente, dificilmente vamos a poder defender a cualquier persona argentina”.
  • Espert: Destaca que es un ciudadano común. La grieta es falsa por la enorme similitud de decisiones políticas. Cambiemos no pudo evitar la vuelta del kirchnerismo. Ellos podrán.
[EDIT] Meto un TL;DR que mande en los comentarios (es mi opinión, el resumen fue lo más objetivo posible)
En mi opinión, Espert fue el mejor preparado, Centurión fue un "Salvemos las dos vidas" permanente, Lavagna no estoy seguro, Macri fue para que más gente vaya a votar y meterles confianza, Del Caño.. bueno lo de siempre y Fernández fue solo a tirarle mierda a Macri.
[EDIT 2] WOW mi primer gold :0. Gracias a las dos personas que dieron el gold y a la que dio el silver, seguramente haga otro igual en el próximo debate.
[EDIT 3] Corrección errores (voy a escribir los edits de corrección en este punto para no llenarlos de edits) - corregido "30 mil" por "30 mil millones" en la frase "no sé en qué país vive Macri"
submitted by kuai69 to argentina [link] [comments]


2018.03.05 20:34 DrGenial [Te ELI5eo] La Constitución Nacional - Parte 1

[Introducción]

Como a nadie nos enseñaron más o menos bien qué es la CN en la escuela, se me ocurrió empezar una saga para explicar un poco los distintos temas de la CN y que aprovechen a sacarse dudas. Lo ideal sería que si tienen una duda sobre determinado artículo, la hagan en el thread que trate ese artículo, para agrupar las discusiones. Hay mucho para decir de cada tema, pero la idea es recorrer los puntos principales. No garantizo un thread por semana por una cuestión de tiempo/trabajo, pero voy a intentar que haya algo de regularidad.

[Disclaimer de siempre]

Como siempre, este es un post ELI5, explicado con palabras para todos. Hay cuestiones explicadas "a la ligera" y se puede hacer un análisis mucho más técnico que las generalidades que voy a explicar, no por nada hay manuales y manuales enteros sobre lo que voy a resumir en pocos posts.

[INB4 - ¿Qué pasó con la saga de "demandando (...)"?]

No solo el tema viene lento, sino que era difícil por una cuestión de tiempo ir escribiendo semanalmente. Voy a tratar de retomarla más adelante, pero por ahora voy a continuar con estos posteos de la Constitución Nacional a medida que vaya pudiendo.

[¿Qué es la Constitución Nacional?]

En palabras simples, la Constitución Nacional (o CN) es el núcleo principal de normas de donde surgen los derechos de los ciudadanos, la organización del Estado, cómo se dividen los poderes y cuáles son sus atribuciones, etc. Si bien se va a tratar más en detalle el tema cuando lleguemos al post que incluya el art. 75, la CN es la norma máxima y forma el "bloque de constitucionalidad" junto a ciertos tratados internacionales (no todos) que tienen la misma jerarquía, gracias al reconocimiento que la propia CN les da (esto es así desde la reforma de 1994).
La función de la CN no es tener normas específicas, sino los criterios que deben seguir las leyes que regulen en particular los distintos derechos y obligaciones. Por ejemplo, el art. 42 habla de los derechos de los consumidores. Sin embargo, la CN da los criterios básicos a respetar, y luego se debió sancionar una ley de Defensa del Consumidor (ley 24.240) que trate en detalle la cuestión. La ley, por supuesto, interpreta lo que dice la CN, pero jamás puede ir en sentido contrario, porque la CN es de jerarquía mayor.
Y ojo, la lectura lineal de lo que dice la CN no significa que sean todos derechos absolutos, ya que está ampliamente reconocido en la justicia y la doctrina que los derechos están sujetos a ser regulados por la ley. Por eso, donde la CN dice "La propiedad es inviolable, y ningún habitante de la Nación puede ser privado de ella, sino en virtud de sentencia fundada en ley" no está diciendo, por ejemplo, que los impuestos son ilegales. La interpretación de la CN no es en blancos y negros.
Una última cuestión: La importancia de la CN es tener un texto normativo que tenga mayor jerarquía que las leyes, decretos, acordadas, etc., ya que modificar una ley es fácil, pero modificar la CN no (ya vamos a llegar a la parte de cómo se modifica). Si queremos que una cuestión sea muy difícil de cambiar porque es una cuestión fundamental para el país (como por ejemplo, cuestiones sobre división de poderes), la idea es que esté en el texto de la CN para que el primer gobierno que tenga mayoría propia en el Congreso no haga desastres.

Parte 1: La organización del Estado.

Tal vez no sea la parte más emocionante, porque afecta más al Estado y su organización que a los individuos, pero los primeros 13 arts. de la CN dicen esto:
Art. 1) La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana federal, según la establece la presente Constitución.
La CN empieza diciendo cómo se organiza el poder en nuestro país. Lo que dice es que la Nación adopta lo siguiente:
  • República: La república es una forma de organización donde prima la división de poderes, en contraste con las monarquías donde una persona dirige, hace las reglas y juzga. En nuestro caso, tenemos al presidente para la administración del país (poder ejecutivo), los diputados y senadores para la sanción de normas (poder legislativo) y a los jueces que deciden sobre el cumplimiento de las normas (poder judicial). Igual esto es una simplificación, una verdadera república tiene muchos más requisitos que la existencia de tres poderes.
  • Representativa: El poder (salvo el judicial, por ser compuesto por profesionales en base a su idoneidad) es ejercido por gente elegida por los ciudadanos directamente mediante elecciones.
  • Federal: ¿Vieron Estados Unidos donde cada Estado es muy distinto del otro, tienen normas muy diferentes, etc.? Bueno, supuestamente nosotros tenemos el mismo sistema, solo que siempre fue un chiste. Teóricamente el Estado Nacional debería tratar solo ciertas cuestiones relacionadas con la administración del país, mientras que cada provincia debería ser mucho más independiente y controlar sus propios asuntos. En un país donde los impuestos en su mayoría los recauda el Estado Nacional y luego reparte a las provincias según conveniencia, ya nos podemos imaginar la seriedad de nuestro federalismo.
Tengan en cuenta que cuando se sancionó la primer CN en 1853, la sancionaron un montón de provincias que no tenían la mejor relación entre ellas.
Art. 2) El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano.
Antes que nada: no, el culto católico apostólico romano no es la "religión oficial". Hoy en día, este artículo no es más que un reconocimiento a que esta es la religión de la mayoría de las personas del país. Por supuesto que cualquier religión tiene lugar en nuestro país y nadie está obligado a ser católico.
Art. 3) Las autoridades que ejercen el Gobierno federal, residen en la ciudad que se declare Capital de la República por una ley especial del Congreso, previa cesión hecha por una o más legislaturas provinciales, del territorio que haya de federalizarse.
Basicamente eso, la capital de la República iba a tener lugar en una ciudad cuyo territorio sería federal (o sea, del país, y no de la provincia donde esté). Por eso durante años tuvimos la Capital Federal, que hoy ya no existe (hoy tenemos la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Como lo dice su nombre, es una Ciudad Autónoma y no parte de la provincia ni es territorio federal. En pocas palabras, para muchas cosas la CABA tiene estatus casi como de provincia).
Art. 4) El Gobierno federal provee a los gastos de la Nación con los fondos del Tesoro nacional formado del producto de derechos de importación y exportación, del de la venta o locación de tierras de propiedad nacional, de la renta de Correos, de las demás contribuciones que equitativa y proporcionalmente a la población imponga el Congreso General, y de los empréstitos y operaciones de crédito que decrete el mismo Congreso para urgencias de la Nación, o para empresas de utilidad nacional.
Este art. dice de dónde saca los recursos el gobierno federal. Puede parecer poco importante, pero es fundamental en cuanto a que dice qué tributos puede cobrar la Nación (se imaginan que el dinero de exportaciones e importaciones implica unas cuantas monedas). Hay todo un contexto histórico en el que no me quiero meter, pero en territorio donde el puerto más importante lo tenía la Provincia de Buenos Aires, se imaginan que establecer esto fue una forma de impulsar el federalismo y evitar que Buenos Aires termine siendo el territorio más rico y que domine a todos los demás. Cosa que por supuesto no pasó, no, claro que no. /s
Art. 5) Cada provincia dictará para sí una Constitución bajo el sistema representativo republicano, de acuerdo con los principios, declaraciones y garantías de la Constitución Nacional; y que asegure su administración de justicia, su régimen municipal, y la educación primaria. Bajo de estas condiciones el Gobierno federal, garante a cada provincia el goce y ejercicio de sus instituciones.
Cada provincia, gracias a que el país es federal, tiene que tener sus propias normas. Por eso cada una tiene una constitución propia que debe respetar los principios generales de la Constitución Nacional. En la práctica, la mayoría de las constituciones y leyes provinciales son muy similares a las nacionales.
Art. 6) El Gobierno federal interviene en el territorio de las provincias para garantir la forma republicana de gobierno, o repeler invasiones exteriores, y a requisición de sus autoridades constituidas para sostenerlas o restablecerlas, si hubiesen sido depuestas por la sedición, o por invasión de otra provincia.
Puede el gobierno nacional intervenir una provincia para administrarla directamente? Sí, pero solo en estos casos muy puntuales y hasta imponer nuevamente el orden. Recordemos que cada provincia tiene su propio gobierno. Hoy lo de "invasión por otra provincia" puede sonar ridículo, pero recordemos que se sancionó en 1853.
Art. 7) Los actos públicos y procedimientos judiciales de una provincia gozan de entera fe en las demás; y el Congreso puede por leyes generales determinar cuál será la forma probatoria de estos actos y procedimientos, y los efectos legales que producirán.
Que los actos públicos y procedimientos judiciales de una provincia gocen de buena fe ante los demás es clave: significa que todo lo que haga una provincia deberá ser reconocido como válido por las demás. Por ejemplo, si en Córdoba dictan una sentencia judicial por determinado motivo, esa sentencia deberá ser reconocida como válida por Buenos Aires, sin necesitar un proceso previo para verificar si fue bien dictada, los fundamentos, etc. La idea de este art. es aceitar la integración entre los estados provinciales.
Art. 8) Los ciudadanos de cada provincia gozan de todos los derechos, privilegios e inmunidades inherentes al título de ciudadano en las demás. La extradición de los criminales es de obligación recíproca entre todas las provincias.
No hay mucho que explicar en este art. Si sos de Buenos Aires y te vas a Tierra del Fuego, no pueden tratarte distinto que a un ciudadano de Tierra del Fuego. Puede parecer obvio, pero recordemos otra vez que esto viene de 1853 cuando las provincias estaban en guerra cada 5 minutos. Y Tierra del Fuego siquiera existía.
Art. 9) En todo el territorio de la Nación no habrá más aduanas que las nacionales, en las cuales regirán las tarifas que sancione el Congreso.
Para favorecer el tránsito y comercio interno (y que además las provincias con puertos no se beneficien cobrando tarifas a las demás por el tránsito de sus bienes), se prohíbe que entre las provincias se impongan aduanas internas para recaudar por la circulación de bienes y personas. Las únicas aduanas válidas son las que conectan a las provincias con el exterior.
Sé que algunos pueden preguntarme sobre el caso de Ushuaia (zona franca de algunos tributos). Como les dije, la CN no es blanca o negra. Las zonas francas, por tener regímenes tributarios especiales (donde pueden entrar bienes de otros países sin pagar impuestos), funcionan de manera diferente y está limitada la circulación de bienes con el resto del país, para evitar que se abusen de las zonas francas. (En el caso de Ushuaia, por ejemplo, se pueden comprar autos importados sin impuestos, pero para radicarlos en otra provincia tienen que tener cierta cantidad de años de antigüedad).
Art. 10) En el interior de la República es libre de derechos la circulación de los efectos de producción o fabricación nacional, así como la de los géneros y mercancías de todas clases, despachadas en las aduanas exteriores.
Esto refuerza el art. 9. La idea es que los bienes circulen libremente, y que si se exportan los bienes, el dinero va para la Nación (que a lo sumo repartirá los impuestos entre las provincias). De esa forma se fortalecía la industria nacional a lo largo del país y se evitaba un desequilibrio entre las provincias con puertos y las provincias del interior.
Art. 11) Los artículos de producción o fabricación nacional o extranjera, así como los ganados de toda especie, que pasen por territorio de una provincia a otra, serán libres de los derechos llamados de tránsito, siéndolo también los carruajes, buques o bestias en que se transporten; y ningún otro derecho podrá imponérseles en adelante, cualquiera que sea su denominación, por el hecho de transitar el territorio.
Nuevamente, lo mismo que los arts. 9 y 10. Si no habla de camiones o autos es porque sencillamente no existían hace 150 años. Sin embargo, se interpreta como que habla de cualquier tipo de vehículo.
Art. 12) Los buques destinados de una provincia a otra, no serán obligados a entrar, anclar y pagar derechos por causa de tránsito, sin que en ningún caso puedan concederse preferencias a un puerto respecto de otro, por medio de leyes o reglamentos de comercio.
Nuevamente, los buques que circulan entre provincias no deben pagar ningún impuesto o derecho adicional. Refuerza lo dicho antes, pero para el caso de transporte marítimo.
Art. 13) Podrán admitirse nuevas provincias en la Nación; pero no podrá erigirse una provincia en el territorio de otra u otras, ni de varias formarse una sola, sin el consentimiento de la Legislatura de las provincias interesadas y del Congreso.
Este art. puede parecer sin sentido, hasta que recordamos que durante años existieron territorios federales (como la ahora Tierra del Fuego) que pertenecían a la Nación, y que luego tomaron forma de provincias. Ya no quedan de estos territorios federales, pero si el día de mañana, por ejemplo, a Chile se lo termina de comer el mar y queda una parte de las montañas de la cordillera sin dueño, podría suceder que lo incorporemos al territorio nacional y luego se tenga que decidir qué se hace con esos territorios.
En el próximo thread continuamos desde el art. 14, donde empieza la parte más interesante..
Edit: typo.
Edit 2: Recomiendo leer este comentario de u/rakaze que explica en detalle varios puntos acá tratados
submitted by DrGenial to argentina [link] [comments]


2017.10.25 12:43 Casiopeo Lo que tapan las banderas. Gran artículo de Amador Savater

Gran articulo de Amador Savater en El diario:
Querido D.,
me preguntas en tu mail “cómo se ve, desde cerca, lo que pasa en Catalunya”. Bueno, estoy desde luego un poco más cerca que tú, pero no creas que me aclaro. Y te diré que los amigos que viven allí tampoco lo entienden del todo. Así que quizá no es cuestión de distancia, sino que la dificultad está en “la cosa” (de ese modo ha titulado el periodista Guillem Martínez una serie de crónicas que te aconsejo).
Te comparto entonces un puñado de intuiciones elaboradas desde Madrid, donde llegan fuertes ondas. Ni siquiera son hipótesis, sino simplemente conjeturas que no me atrevería a hacer públicas (porque no está “la cosa” para hacer preguntas, sino para “tomar posiciones”). Pero así en la intimidad podemos seguir pensando.
Ahí van, ojalá te sirva de algo leerlas (a mí ya sí el solo hecho de escribirlas). Tampoco me hagas mucho caso (ya te estoy viendo: “no hace falta que me lo digas” :) y, desde luego, eso sí, pregunta más por ahí, lee más, escucha más.
Malestar
Te resumo cómo lo veo: sufrimos ataques en el plano de la economía, pero nosotros respondemos en el plano de la política. Ya pasó algo parecido entre el 15M y Podemos. Me explico: creo que el independentismo actual tiene más que ver con el malestar de las vidas en crisis y con el rechazo del sistema político español que con el nacionalismo catalán. Verlo así lo cambia todo.
Esta intuición habría que justificarla, claro está, con datos, observaciones y hechos. Te apunto por ahora sólo tres o cuatro detalles.
Se estima que en la Diada de 2010 (una jornada de fiesta y manifestación que sirve para medir la temperatura del soberanismo catalán) hubo unas 15.000 personas. 10.000 en la de 2011. La cifra salta al millón en 2012. Es decir, las cuestiones identitarias no estaban convocando mucho en Catalunya hasta 2012. ¿Qué pasa entre 2011 y 2012? El movimiento 15M, la primera respuesta organizada del malestar ante la crisis y su durísima gestión neoliberal (recortes, etc.). El carburante del independentismo a partir de 2012 es el malestar de la crisis y el deseo de cambio "desviado".
No creo que se pueda entender nada de lo que pasa ahora sin referencia a la crisis económica y el 15M. Los temas clásicos del nacionalismo (la lengua, los agravios históricos, la cultura propia, etc.) están ahí, pero muy en segundo plano. Mucho más presente y vivo es el rechazo del sistema político español, arrogante y sordo, insensible a la calle y cerrado a cualquier reforma por mucho consenso social que tenga (pienso por ejemplo en la Iniciativa Legislativa Popular promovida por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en 2103 a favor de la dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social).
Un sistema político que durante estos años de crisis ha aplicado sin piedad las medidas de austeridad que se ordenaban desde Bruselas, que se ha revelado estructuralmente corrupto -no es que haya alguna “puerta giratoria” entre políticos y empresas, sino que el sistema político entero es una puerta giratoria- y que ha reprimido con dureza todo lo que se movía en la calle para disentir pacíficamente (con violencia policial, multas, ley mordaza, etc.).
Insisto: hay por supuesto una base importante de nacionalismo catalán histórico, pero lo que me parece “específico” del repunte independentista en la actualidad es el malestar de la crisis y el rechazo del sistema político español. Y esa confusión entre la cuestión nacional-territorial y la cuestión democrática ("lo llaman democracia y no lo es") explica a mi juicio la promiscuidad en la calle de actores tan distintos. Especialmente visible en la jornada de desobediencia del 1 de octubre. Se habla incluso de “independentismo no nacionalista". Es el caso de muchísimos amigos que estuvieron implicados en el 15M y eran completamente ajenos hasta hace dos días a las cuestiones identitarias, un independentismo sobrevenido.
Eficacia
¿Y por qué ese malestar se canaliza por la vía independentista y no por vías más parecidas al 15M? Prefiero no verlo en términos de “manipulación”. Creo más que se trata de una cuestión de “eficacia”. Mucha gente encuentra en la vía independentista una eficacia posible en la ruptura con el sistema político español, aunque haya que comerse grandes sapos (los que recortaban en Catalunya ayer hoy son aliados). Se esgrimen por ejemplo estas tres razones:
-Hay una vía, un camino, una estrategia. En el 15M había más bien una serie de prácticas, locales y situadas, pero no una estrategia global de objetivos.
-Hay un apoyo de la clase política catalana. Se piensa que los políticos tienen finalmente la llave para hacer ciertos cambios y que es suicida darles la espalda como hacía el 15M con su “no nos representan”.
-Hay una cierta idea de la independencia como cambio sin costes, como un cambio que no exige grandes transformaciones vitales (como era el caso del 15M), como un cambio que -en buena medida- se puede delegar.
Se compartan o no, son razones para meditar bien (y no despreciar) entre aquellos que están interesados en el cambio social.
Nosotros y ellos
Pero claro, ¿qué ocurre cuando el deseo de cambio y ruptura se articula en clave nacionalista (por muy tácticamente que sea)? Algunas cosas te las puedes imaginar, otras tienen que ver con nuestra historia local. El primer problema es el "nosotros" y el "ellos" que se genera.
Los símbolos nacionales (a pesar de lo que dice un discurso reciente un tanto banal) no se pueden “resignificar” a voluntad, sino que están cargados de historia, de experiencias, de emociones. El “pueblo catalán” como sujeto de cambio deja fuera a todos los que no se reconocen en él. No se crea un “nosotros” inclusivo que anime a sumarse, sino una identidad con borde duro hacia afuera.
Dentro de Catalunya se obvia a la mitad de los catalanes, que ven con miedo y rabia su posible cambio de nacionalidad. Fuera de Catalunya la independencia tiene escasísima simpatía (por no decir nula). En Madrid por ejemplo hemos salido a la calle a mostrar solidaridad contra la represión y a reclamar “diálogo”, pero nada más. No se siente que haya ninguna invitación a incluirse en un proceso común. Ese aislamiento es un factor de debilidad.
El marco nacionalista desplaza la importancia del “qué” hacia la importancia del “quién”: el problema entonces ya no son los bancos o la televisión, la policía o la oligarquía, sino los banqueros, las televisiones, los policías y los oligarcas españoles. Lo que era “común” -el malestar de las vidas en crisis y el rechazo del neoliberalismo- se rompe y se pierde al articularse en clave nacional.
Españolismo
La situación ha reactivado un “españolismo” que no habíamos visto en décadas: ni durante la crisis económica (al revés de lo que está pasando en toda Europa), ni tras el atentado del 11-M de 2004 en los trenes (al revés de lo que pasó en Estados Unidos con el 11-S de 2001). Ni siquiera en un momento de máxima tensión, como fue el secuestro del concejal del Partido Popular Miguel Ángel Blanco por ETA, se dejó a los fascistas incorporarse a la manifestación de protesta en Madrid (tengo ese recuerdo muy vivo). Ahora la fachada de mi casa, y de toda la ciudad de Madrid, está repleta de banderas españolas. Es para inquietarse.
Ahora bien, entre tú y yo te digo que no creo que esas banderas signifiquen exactamente un fortalecimiento del nacionalismo español clásico. Me explico: este repunte españolista no tiene ningún contenido o proyecto, se basa sólo en la exigencia al Gobierno de “mano dura” (en lugar de mano izquierda o “diálogo”) y en la emoción compartida por “la roja” (la selección española de fútbol, cuyos éxitos en los últimos años se deben por cierto al Barça de... ¡Guardiola!).
Lo que quiero decir es que la bandera española codifica hoy malestares muy contemporáneos: el miedo a la vida en crisis y el deseo reactivo de orden y estabilidad. Ese es el contenido efectivo y sustancial del españolismo actual. No encontrarás por ningún lado los elementos religiosos, guerreros o heroicos del nacionalismo español clásico. El miedo y el reclamo de orden y seguridad es lo que se expresa en tantas banderas, no la nostalgia de una España imperial o algo por el estilo. Eso creo.
Reality check
En estos días nada es lo que parece. Por eso la situación es tan extraña. No hay exactamente nacionalismo catalán, sino más bien rechazo del sistema político español. No hay exactamente españolismo, sino más bien deseo miedoso de orden y normalidad en la globalización. No hay franquismo contra democracia, ni oligarquía buena, ni Europa (potencialmente) al rescate, etc. Las imágenes de la realidad se han desacoplado de la realidad misma y por todas partes hay trampas ópticas, simulacros.
Sin embargo, desde el 1 de octubre se ha producido un durísimo “reality check” de algunas ilusiones independentistas:
-Por un lado, se ha revelado mediante caceroladas y manifestaciones la diversidad (y la división ¿honda? ¿situacional?) de la sociedad catalana. No hay “un” pueblo, sino al menos dos. Esa polarización alimenta la estrategia represiva del PP.
-Por otro, se ha revelado que no habrá “independencia sin costes”. Empresas y bancos han cambiado de sede (para no salir de la zona UE) y amagan con irse definitivamente de Catalunya. De pronto “el poder real” se muestra y deja flotando en el aire una pregunta central: ¿aceptaríais vivir más pobres con tal de vivir en una Catalunya independiente? ¿Hasta dónde llega vuestro compromiso y vuestro deseo?
-Por último, se ha revelado que esos políticos que “tienen las llaves” de los cambios hacen sus propios cálculos (no sólo cumplen mandatos populares) y también improvisan con mucha ingenuidad (¿irresponsabilidad?), esperando por ejemplo una intervención salvadora de Europa.
En fin, lo que me parece que vuelve a mostrar su debilidad y su inadecuación al presente (como ya pasó con Podemos) es la imagen del cambio social como “toma del cielo por asalto”: un cambio radical por arriba, aunque se apoye en movilizaciones por abajo; un cambio épico e instantáneo; la victoria total sobre el enemigo; un cambio que basta con declarar para que se realice (se declara la independencia y ya la tenemos aquí).
Impasse
¿Y ahora? Nadie lo sabe y yo menos. Los amigos más optimistas aún creen que se puede “desbordar” lo que pasa: radicalizar el “derecho a decidir” para llegar a “decidirlo todo” (acercándose así a una idea de la democracia más parecida a la del 15M: democracia cotidiana, democracia del hacer, democracia real ya); o radicalizar el tímido proceso de reforma constitucional que parece abrirse para desplegar un verdadero “proceso constituyente” donde redefinir desde abajo las reglas de la vida en común (incluyendo ahí el encaje o desencaje de Catalunya). Salir juntos de "esta" España más que salir de España.
Los amigos más pesimistas se echan a un lado, prefieren no hacer bulto, no ser instrumentalizados por lógicas que les son ajenas, lógicas de bandos y de guerra, procesos muy abstractos sin conexión clara con la materialidad de la vida cotidiana. Veremos.
En todo caso, el independentismo me parece un impasse. Nuestros malestares y deseos de cambio requieren nuevos mapas y herramientas, pero nos seguimos orientando con los viejos. Recibimos un ataque en el plano de lo económico y respondemos en el plano de lo político (tomar el poder, fundar un nuevo Estado), pero la política ya no manda.
Quincemayistas, podemitas, indepedentistas sobrevenidos... Todos tenemos que pensar a fondo qué es el neoliberalismo donde se desarrollan nuestras vidas. Ese poder que no se presenta a elecciones pero las gana todas y rige las instituciones sin haber sido elegido por nadie. Ese poder que no es exactamente un “régimen político”, sino un sistema social que atraviesa la vida entera (un “mundo” dicen otros). Un poder que no es exterior, sino que lo reproducimos con mil gestos y decisiones cotidianas (en qué servidor tenemos nuestro correo electrónico, a qué colegio llevamos a nuestros hijos, en qué banco guardamos nuestros ahorros, etc.). Un poder anónimo y silencioso que no se puede “ver” en la versión simplificada de la realidad que día a día nos ofrecen los medios de comunicación, con su necesidad hollywoodiana de personajes, drama y acción (Ferreras hasta le pone banda sonora a las noticias).
¿Cómo se desafía ese poder, cómo se interrumpe, cómo se trastoca? Tenemos también que reimaginar a fondo el cambio social: como un cambio lento y a largo plazo, no instantáneo y épico; como un cambio que se prefigura en prácticas cotidianas, sin Día D; como un cambio que no se declara, sino que se construye; y donde los otros -esos que no son como nosotros- no desaparecen, sino que más bien aprendemos a convivir con ellos en igualdad.
Bueno, ya paro. ¿Qué te parece este lío? Me gustaría escucharte. Sigamos pensando juntos.
Te mando un abrazo fuerte,
A."
http://www.eldiario.es/interferencias/banderas-Catalunya_6_700339990.html
submitted by Casiopeo to podemos [link] [comments]


2016.11.03 10:51 EDUARDOMOLINA Iñigo Errejón: La investidura de Rajoy con el apoyo del PSOE vuela los puentes del bipartidismo en España. Hoy en Ferraz, están firmando una rendición al Partido Popular y han puesto a un señor muy adecuado para ello como es el señor Blanco, que ha vuelto para regenerar al PSOE.

http://iniciativadebate.org/2016/11/02/la-investidura-de-rajoy-con-el-apoyo-del-psoe-vuela-los-puentes-del-bipartidismo-en-espana/
"Gracias a las compañeras y a los compañeros que han organizado el acto y que llevan tanto tiempo empeñándose en que devolvamos una parte de lo que es de la sociedad a la sociedad en forma de nuestros salarios públicos, en forma de nuestras iniciativas y de nuestras horas. Gracias a todos los que habéis venido en una mañana lluviosa.
Gracias en particular a los compañeros y a las camareras de hotel que están luchando en el telemarking por acompañarnos y sobre todo por recordarnos cuáles son las discusiones que tiene que tener Podemos.
La discusión de Podemos es sobre qué futuro queremos
Es absurdo que frente situaciones como las que estamos viendo en las que lo único que se les ocurre a los de arriba es retrotraernos a la Edad Media y a condiciones de trabajo feudales, que nosotros caigamos en la trampa de los adversarios de Podemos que quieren a Podemos encerrado hablando de sí mismo. Una fuerza política patriótica y popular que sea capaz de serle útil a su gente es una fuerza política que tiene que hablar de por qué hay cada vez más miedo en los lugares de trabajo. Que tiene que hablar de por qué es imposible que los salarios cada vez más bajos de los nietos sostengan las pensiones de los abuelos. Es una fuerza política que tiene que estar hablando de lo que está pasando hoy en Ferraz (1) y de cómo eso modifica el sistema político de nuestro país. Es una fuerza política que tiene que estar discutiendo desde ya qué gobierno nace si Rajoy finalmente el próximo domingo es investido y cómo somos la oposición más útil a ese gobierno.
Gracias compañeros y compañeras por estar aquí y por acompañarnos también porque a nosotros nos recuerda que lo más importante siempre está fuera y que cada vez que los adversarios de Podemos nos obligan a elegir y nos ponen un debate falso tenemos que salir de esos debates y tenemos que ser capaces de salir y de esquivarlos. Cuando nos intenten decir si instituciones o calle, les decimos que las dos y ser útiles a nuestro pueblo. Cuando nos digan si más ásperos o más suaves les decimos que las dos y que más útiles a nuestro pueblo. Cada vez que los adversarios de Podemos nos plantean un debate no es para elegir uno de los dos términos, es para saber que los dos términos son los términos de la derrota porque por eso nos lo plantean los editoriales de El País, porque los dos términos son términos de derrota y nosotros tenemos que salir de esas discusiones y tenemos que sacar las discusiones que tienen que ver con las condiciones de vida de nuestra gente. Tenemos que tener las discusiones que tienen que ver con el futuro que somos capaces de alumbrar para nuestro país, tenemos que ver las discusiones que tienen que ver con cómo devolvemos la ilusión a una buena parte de gente a la que se le volvió a calentar el alma desde el 15M del 2011 y que ahora, un tiempito después, hoy se está planteando si hay que volver a resignarse. Toda esa gente que hoy no sabe si hoy hay que volver a la tristeza.
La rendición del PSOE al Partido Popular
Hoy en Ferraz, en la sede del Partido Socialista, están discutiendo, más bien diría, están firmando una rendición al Partido Popular. Para ponerla, para firmar esa rendición han puesto a un señor muy adecuado para firmar rendiciones como es el señor Pepe Blanco (2), que ha vuelto para regenerar al Partido Socialista y para firmarle la rendición a Mariano Rajoy. Pero que nadie se equivoque. Esto que ha sucedido no es una señal de fortaleza, es una señal de extrema debilidad. Las élites políticas en nuestro país antes se bastaban para mandar alternándose primero unas y luego otras. Ahora sólo mandan si van juntos. Eso no es que sean más fuertes, eso es que son más débiles. Y esa debilidad es una debilidad que la hemos labrado nosotros. Nosotros les hemos hecho que hoy sólo hay posibilidad de que revalide el PP si es tomando al Partido Socialista como rehén. Eso es extraordinariamente grave. Eso es extraordinariamente grave para la gente, para la gente humilde, para la gente trabajadora que confiaba sus ilusiones en el Partido Socialista. Eso es extraordinariamente grave porque en cualquier otro país de Europa, el partido que está sentado en el banquillo de los acusados de la Gürtel (3) no recibiría el apoyo ni por activa ni por pasiva de ningún otro partido político. Pero eso también es una demostración de debilidad de los que mandan en España.
El objetivo del Partido Popular es la derrota moral y cultural del pueblo
Que nadie se equivoque. El Partido Popular es muy dado a las bravatas, y el Partido Popular necesita derrotar moral y culturalmente a nuestro pueblo para volver a poner en marcha la máquina de los recortes y para volver a poner en marcha la máquina de la trituradora, del retroceso de los derechos civiles y del retroceso de los derechos democráticos. Y por tanto, nosotros tenemos que ser una fuerza política capaz de explicar en qué situación estamos. Y la situación en la que estamos es que desde el 15M del 2011 hasta aquí el Partido Popular ha perdido 4 millones de votos. No son suficientes, pero se ha dejado 4 millones de votos. La situaciones en la que estamos es que desde las elecciones del 20 de diciembre el Partido Socialista se vio en la disyuntiva de tener que elegir entre un gobierno con el Partido Popular o un gobierno con nosotros, y esa decisión le ha desgarrado. La situación en la que estamos es que el Partido Popular sólo es capaz de gobernar comprando tiempo, esto es, volando todos los puentes para la alternancia. Mariano Rajoy es muy posible que el próximo domingo salga elegido presidente del gobierno, pero al otro lado de Mariano Rajoy ya no hay una fuerza política de alternancia que va a pactar con él en todo. Al otro lado de Mariano Rajoy estamos nosotros, que si lo hacemos bien, si no caemos en falsos debates, somos la posibilidad de la alternativa política.
El gobierno de Rajoy nace débil y será de corta duración
Y por tanto hay que explicar a toda esa gente que se ilusionó, a toda esa gente que venía a los mítines y que se le escapaba una lágrima, a la gente que volvió a recuperar la pasión por la política que la había perdido hace 20, hace 30, o hace 40 años porque le derrotaron muchas veces, pero también a la gente que nunca la había tenido, y que se extrañaba porque salía de un acto y decía: qué cosa más rara que en un acto se me ponga la piel de gallina, que yo me emocione, que yo sienta que esta gente es mi gente aunque no les conozca, a toda esa gente hay que explicarle –lo decíamos ya en la Plaza de Reina Sofía, en la Plaza del Guernica- el día 26 de junio después de las elecciones. Hace falta un esfuerzo más y a toda la gente que pueda estar desilusionada hay que decirles que este gobierno nace débil y nace de corto recorrido.
El gobierno de Mariano Rajoy que puede salir elegido gracias a la rendición del Partido Socialista no tiene agenda territorial, no tiene agenda social y económica, no tiene agenda democrática, no tiene ninguna respuesta frente los problemas de nuestro país más que nos rindamos y tiremos la toalla. Pero tampoco tiene mayoría en la calle ni tiene mayoría en el parlamento. Es un gobierno que nace débil, que nace de corto recorrido, y que cada vez que le quiera meter el siguiente hachazo a las pensiones, el siguiente hachazo a los derechos sociales, el siguiente hachazo a las condiciones de trabajo de los trabajadores del sector público, tiene en frente, si cada uno hace su tarea, si nosotros tenemos la capacidad de ser una fuerza dirigente, tiene enfrente números para una mayoría alternativa en el parlamento, tiene enfrente números para una mayoría alternativa en la calle, tiene enfrente números para una mayoría que le diga a la gente que no hay que tirar la toalla.
Estamos a la mitad de un proceso de cambio histórico. Para nosotros ha pasado mucho tiempo porque en estos años se nos ha ido no una, sino dos vidas enteras, pero en realidad es muy poquito tiempo el que ha pasado desde el 2011, hace apenas cinco años desde entonces, estamos a la mitad del camino. Es verdad que revalida un gobierno cruel con su pueblo, que revalida un gobierno antipatriótico, que revalida un gobierno corrupto y que revalida un gobierno que no tiene ninguna solución económica más que endeudarnos y recortar a los de abajo. Pero hay que repetir esto una y mil veces: es un gobierno débil, es un gobierno que insulta y que lanza bravatas porque es un gobierno débil. Es un gobierno que no tiene los números, es un gobierno que tiene que elegir permanentemente. Para sacar las cosas tiene que abrazar al Partido Socialista y si no las saca, le tiramos los proyectos hacia atrás. Es un gobierno que ha comprado tiempo, ha comprado orden para el próximo año, para los próximos dos años, pero al otro lado sólo hay la posibilidad de una alternativa popular, patriótica y democrática para el conjunto de los españoles.
Rajoy no tiene un proyecto de país. Podemos sí
Y ésas son en definitiva las discusiones, por ahí tienen que ir las discusiones que nosotros tenemos que tener. Nosotros tenemos que estar demostrando ya –lo hemos repetido muchas veces- tenemos que estar demostrando ya en todos los lugares en los que estamos qué es eso de ser una fuerza dirigente antes de gobernante. Cómo puede ser eso. Si todavía no somos mayoría, si representamos solo –digo solo entre comillas- a cinco millones de españoles, cómo podemos ser una fuerza dirigente de nuestro país. Podemos ser una fuerza dirigente de nuestro país porque los que nos mandan no tienen ningún proyecto de futuro. Y por tanto nosotros podemos anticipar un proyecto de la España que viene, de una España que ya es posible, que cuida de su gente y que no la maltrata, incluso si todavía no tenemos el poder para llevarlo a cabo en las instituciones donde estamos, aunque en algunas sí, como en los ayuntamientos del cambio.
El señor Mariano Rajoy en su primera investidura fallida vino al parlamento a no decirnos nada, vino al parlamento básicamente a pedirnos que nos rindiéramos, vino al parlamento a no ofrecer nada, no propuso ninguna idea nueva hacia el futuro, no dijo cómo iba a solucionar algunos de los retos más importantes que tenemos como país. No pronunció nada que tuviera que ver con las condiciones de vida de los españoles, no ofreció nada que fuera capaz de seducir, de convencer o de persuadir a gente que previamente no lo hubiera votado. El señor Mariano Rajoy en realidad vino al parlamento como el representante de una fuerza política en retroceso, una fuerza política que todavía gobierna, una fuerza política que tiene más votos que nosotros, sí, es profundamente legítimo, pero una fuerza política que no tiene ningún futuro que ofrecerle a los españoles más que la resignación, el miedo y la espera. Y por tanto nosotros tenemos que demostrar ya en todos los espacios políticos en los que estamos, en las instituciones, en las asociaciones vecinales, en el territorio, en el trabajo cultural, en el trabajo intelectual, que hay otra alternativa, que las cosas se pueden hacer de otra forma.
Si para algo sirven nuestras capitales del cambio conquistadas gracias al esfuerzo y a la ilusión de la gente, es para demostrarle a la gente que las mentiras de los poderosos tienen las patas muy cortas. Os acordáis de todas las recetas que decían que si había alcaldías del cambio nuestras ciudades colapsaban y nuestras ciudades se hundían. Y hoy tenemos ciudades que aminoran su deuda, que suben el gasto social, que protegen los servicios municipales y los municipalizan, que cuidan de su gente, que cuando se maltrata a los internos de un CIE (4), van a las puertas de un CIE a decir esa gente también son nuestros representados, que se ponen de lado de los conflictos laborales, y de los trabajadores y de la gente que más lo necesita. Hoy como madrileñas y madrileños y esto llevaba sin pasarnos desde hace un cuarto de siglo, podemos decir que estamos profundamente orgullosos de ser madrileños, que estamos profundamente orgullosos de ser madrileñas, de nuestra alcaldía de cambio, de nuestros representantes, que es nuestro ayuntamiento y que lo vamos a defender. Eso yo no lo he visto nunca, no lo he conocido nunca y algunos de quienes estáis aquí llevabais muchísimo tiempo sin decir que eso podía ser posible, que eso nos podía suceder. Nosotros ya podemos anticipar el país que viene, tenemos la capacidad de ser una fuerza política que marca el rumbo de cómo podrían ser las cosas.
El debate sobre las pensiones será uno de los más importantes
Se va a abrir dentro de poco el debate de las pensiones que seguramente es uno de los debates políticos más importantes que se va a abrir en esta legislatura que yo creo que va a ser una legislatura corta. Y el Partido Popular y Ciudadanos nos van a decir que no son sostenibles las pensiones porque tenemos una pirámide demográfica que hace que tengamos mucha gente mayor y muy poca gente trabajando. Y nosotros tenemos la capacidad de abrir esa discusión y de decirles: son ustedes unos caradura. Recortan con una mano las pensiones y con la otra mano se forran en los fondos de inversiones privados de las pensiones. Son ustedes unos caradura también porque primero han machacado las condiciones de trabajo de los nietos y después con salarios de miseria, con condiciones laborales que no se conocían hace tres o hace cuatro décadas después dicen que con esas cotizaciones a la seguridad social no se puede sostener las pensiones. Claro que no, porque primero ustedes las han machacado con la reforma laboral del Partido Popular y antes con la reforma laboral del Partido Socialista.
Pero hoy en España y es importante decirlo para levantar la moral, hay fuerza en las instituciones y hay fuerza en la calle para echarlas abajo. Hay fuerza ya en nuestro país para obligarle a este gobierno a corregir el rumbo, o si no a que sea un gobierno de corto recorrido. Y lo recuerdo una vez más, al acabar este gobierno, del otro lado no hay nada. Las élites han conseguido gobierno, pero a cambio han mutilado el bipartidismo. Eso significa que han comprado tiempo, pero eso significa que cuando se le acabe la corta legislatura a este gobierno, si hemos hecho los deberes, si hemos trabajado, si hemos sembrado movimiento popular, si hemos demostrado que somos útiles en el mientras tanto a nuestro pueblo, no el día que llegue el juicio final de la revolución, ya, mañana, este lunes, si somos capaces de demostrar que somos útiles, al otro lado del gobierno débil y antipopular de Rajoy sólo hay la alternativa del cambio político.
La mayor ilusión de la casta es una democracia sin pueblo
Y eso tiene que ver con una parte de lo que presentamos hoy, pero tiene que ver también, es verdad, con una discusión que tenemos, que es una discusión en marcha. Hace ya casi un año y medio en la primera universidad de verano de Podemos hablábamos de la necesidad de la máquina de guerra electoral al movimiento popular. Y el movimiento popular no es sólo contar con los compañeros más aguerridos, más experimentados o que llevan más tiempo organizados, ni siquiera sólo contar con la gente que protesta más, que ya está organizada, que ya tiene más conciencia política o que lleva más tiempo en esto.
La construcción de movimiento popular para nosotros tiene que ver fundamentalmente con la idea de construirnos como pueblo. Construirnos como pueblo significa asumir en primer lugar que en España durante mucho tiempo la mayor ilusión de los que mandan, y es una ilusión en toda Europa, es que pueda haber una democracia sin pueblo. La mayor ilusión de los que mandan es que podía haber una democracia de consumidores y trabajadores asustados, que ejercen su soberanía una vez cada cuatro años y el resto del tiempo se vuelven a casa y tienen miedo de los demás y tienen miedo de los diferentes y sobre todo le tienen pánico a los de arriba y por tanto están dispuestos a firmarles cualquier cheque en blanco a los privilegios de los señoritos. La idea de una democracia sin pueblo es que nosotros podemos estar permanentemente tristes, permanentemente derrotados, sin espacios de socialización, sin espacios en los que nos transmitamos nuestras historias, nos contemos cuántas veces hemos ganado en el pasado, cuántas veces nos han derrotado, por qué nos han derrotado, por qué esta vez podemos ganar, por qué no tenemos que cometer los fallos que cometieron otros antes de nosotros.
La idea de que pueda haber una democracia sin pueblo es la idea fundamental de que pueden gobernarnos como si fuéramos un conjunto disperso de personas asustadas que han entendido que ya en nuestro país no queda ninguna esperanza que no sea el sálvese quien pueda. Y que no sea trepar, pisar al de al lado e intentar que me salve yo, asumir que no tenemos solución como país, que no tenemos salvación colectiva como pueblo. Que aquí sólo se salvan algunos y que a los demás les va a tocar sufrimiento por mucho tiempo y les va a tocar resignación. Podemos nació precisamente impugnando esta idea, no es que haya algunos que se pueden salvar, es que sólo nos salvamos juntos. Nuestro país sí tiene solución, pero la solución para nuestro país es su pueblo. La solución para nuestro país es que la gente decente, es que la gente trabajadora se junte, se de la mano y diga que hay posibilidades de un futuro mejor, que de ésta sólo salimos si salimos juntos. Y eso tiene que ver fundamentalmente con una tarea principal que tienen los dirigentes, que tienen los círculos, que tienen los compañeros de Podemos.
Nuestra tarea es revitalizar la mística, la épica y el orgullo de la militancia
El otro día decía en una charla que nosotros tenemos que volver a poner la militancia de moda. Y creo que es una de las cosas más importantes que tenemos ante nosotros. Tenemos que volver a revitalizar la mística, la épica y el orgullo de militar por un proyecto que construye un país mejor y de decirles a nuestros vecinos, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestros amigos, si yo milito, yo soy un militante del cambio político, yo me dejo las horas, yo me dejo la piel, yo me dejo la salud para tener un país mejor, estoy profundamente orgulloso de formar parte desde ya de la gente que está construyendo una España a la altura de las necesidades de los españoles.
Pero para esto, compañeras, para esto hay que formar dirigentes, y un dirigente no es un señor al que le ponen un rótulo en la televisión ni es un señor que tiene un nombre rimbombante o que tiene treintaicinco nombres cada vez que se le presenta. Un dirigente es ese compañero o esa compañera que cuando no sabemos adónde hay que ir propone un rumbo. Un dirigente es ese compañero que cuando estamos tristes en la reunión del círculo o en el consejo ciudadano porque va a revalidar Rajoy, dice: Tranquilos, tranquilos, hay que pensar más, levantar la mirada, no discutir siempre hacia adentro. Es ese compañero que sabe dar moral. Es ese compañero que sabe hacer equipos, que sabe repartir tareas, que sabe integrar a gente que piensa diferente pero que quiere caminar junta. Un dirigente es ese compañero capaz de multiplicarse. Lo he dicho muchas veces, es ese compañero que tiene la capacidad de decir: yo en algún momento dado me cansaré porque todos nos cansamos, pero para cuando me canse detrás mío vienen tres, o vienen cinco que son más listos, más generosos, más capaces. Un dirigente es un compañero capaz de multiplicarse, de enraizarse en el territorio y de decirle a los vecinos: hayas votado lo que hayas votado, hayas confiado en quien hayas confiado, hayas metido la papeleta que hayas metido en las urnas, que eso al final no es lo único importante, hayas apostado por lo que hayas apostado, yo tengo la obligación de demostrar responsabilidad y de demostrar que hay una alternativa.
Y esa responsabilidad no sólo se manifiesta en los momentos fáciles. Era más fácil manifestar el 31 de enero en la marcha del cambio cuando abarrotábamos Sol y todas las calles adyacentes. Ahí era más fácil ser dirigente. Cuando hay que demostrar la capacidad de ser dirigente con cargo sin cargo es lo de menos, es ahora. En el momento en que Rajoy pueda ser reelegido por la rendición histórica del Partido Socialista, va a intentar sembrar la tristeza, va a intentar que cunda el desánimo y la resignación y que nuestra gente diga: de qué ha servido, tanto tiempo de qué ha servido… Y viene el dirigente y dice: ¿de qué ha servido? Ha servido para Ada Colau, ha servido para “Kichi” en Cádiz, ha servido para Manuela en Madrid, ha servido para los cinco millones en el parlamento, ha servido porque le podemos echar atrás la ley Montoro (5), la ley mordaza (6) y al ministro de interior que se dedica a espiar a los rivales políticos; ha servido porque estamos a la mitad del camino y vamos a recorrer el resto del camino formando dirigentes, multiplicándonos en el territorio, siendo útiles para nuestro pueblo, y claro que sí, construyendo una mayoría popular nueva con los que están, con los que no se han cansado, con los que hoy dudan si estar tristes y por supuesto con los que faltan. Para decirle a tanta gente que lleva tanto tiempo sufriendo, que lleva tanto tiempo resignada, que lleva tanto tiempo harta de estar harta, que sí se puede. Que los señoritos, que los de arriba, no tienen ningún proyecto para España más que nuestra puesta de rodilla, la puesta de rodillas de nuestra soberanía nacional, el retroceso en las condiciones de trabajo de las mayorías sociales y un estallido de tristeza, de retroceso y de resignación para la mayor parte de nuestra ciudadanía.
Cuando los de arriba no tienen ningún proyecto para su país y los de abajo enarbolan como banderas ideas de sentido común, ha llegado la hora de su pueblo, ha llegado la hora de su patria, ha llegado la hora de su gente.
Vamos, que se puede."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.08.14 15:58 ShaunaDorothy Mineras canadienses en Lationoamérica - Sangre, saqueo y ganancias (Mayo de 2016)

https://archive.is/d0XFz
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
El siguiente artículo ha sido traducido de Spartacist Canada No. 186 (otoño de 2015), periódico de la Trotskyist League/Ligue Trotskyste, sección canadiense de la Liga Comunista Internacional.
En la antesala de las elecciones federales [llevadas a cabo el 19 de octubre], los partidos parlamentarios están compitiendo en retórica patriótica sobre cómo Canadá es, o puede ser, “el país más grandioso del mundo”. La brutalidad y la ambición de la industria minera canadiense, especialmente en América Latina, expone como un completo fraude la noción de Canadá como una potencia benévola en la escena mundial.
Las corporaciones mineras canadienses ven a Latinoamérica como su versión particular de El Dorado. En el espíritu de los primeros conquistadores, sostienen sus grandes ganancias con asesinatos, desapariciones y tortura de aquéllos que se interponen en su camino, destruyendo comunidades enteras y desposeyendo a los pueblos indígenas. El año pasado, Shin Imai, un abogado del proyecto Justice and Corporate Accountability [Justicia y Rendición de Cuentas Empresarial], declaró: “Nuestro conteo preliminar muestra que en los últimos años, al menos 50 personas han sido asesinadas y unas 300 han sido heridas en conflictos mineros que involucran a compañías canadienses” (Inter Press Service, 31 de octubre de 2014). Para citar sólo algunos ejemplos:
El Salvador, 2009: El cuerpo de Marcelo Rivera fue hallado con signos de tortura en el fondo de un pozo; Ramiro Rivera murió cuando su auto fue tiroteado en una emboscada; Dora “Alicia” Sorto tenía ocho meses de embarazo cuando la mataron a balazos. Los tres se oponían a la compañía minera de propiedad canadiense Pacific Rim.
México, 2012: En Chihuahua mataron a tiros a la pareja de esposos que había dirigido las protestas contra la mina Cascabel, propiedad de MAG Silver de Vancouver. El marido, Ismael, ya había sido golpeado por empleados de la compañía minera. En Oaxaca, Bernardo Méndez recibió siete balazos mientras protestaba cerca de la mina Cuzcatlán, propiedad de la compañía Fortuna con sede en Vancouver.
Guatemala, 2014: Topacio Reynoso, de 16 años, murió baleado y su padre Alex fue gravemente herido. Ambos eran líderes comunitarios de Mataquescuintla, Jalapa, y oponentes activos de la mina de Escobal, de la compañía Tahoe Resources con sede en Vancouver. Según MiningWatch Canada, en esa área miles de familias han sufrido violencia y represión por oponerse a la mina de Tahoe.
Estos brutales crímenes no son sino la punta del iceberg. La violenta expoliación que Canadá lleva a cabo en esta región ilustra perfectamente cómo funciona el capitalismo imperialista, un sistema económico basado en la conquista o el dominio del mundo semicolonial por materias primas, mercados, mano de obra barata y esferas de influencia. Para los marxistas, esto también demuestra cómo el estado capitalista canadiense es un instrumento de violencia organizada, que se usa para impulsar internacionalmente la explotación y el saqueo imperialista, así como para imponer la explotación de los obreros en casa.
El sector minero canadiense es uno de los más grandes al nivel global. El 75 por ciento de las compañías mineras del mundo tienen aquí sus cuarteles generales. Esto se debe en gran medida a que tiene una de las tasas de impuesto corporativo más bajas del grupo G7 de potencias imperialistas, así como un sector de valores destinado a promover la minería. Con su clima de impunidad y sus generosos subsidios públicos, que se otorgan sin hacer demasiadas preguntas, Canadá es, en palabras del Guardian de Londres “el paraíso de la industria minera global” (24 de abril de 2013).
Canadá tiene mil 500 proyectos mineros en Latinoamérica, donde el 41 por ciento de las grandes compañías mineras operan bajo su bandera. El pillaje imperialista de estos países —y la brutal represión que implica— es una empresa conjunta entre las venales burguesías locales y sus patrones imperialistas, especialmente de Estados Unidos, pero también de potencias secundarias como Canadá. En esta división del trabajo, los imperialistas subcontratan las fuerzas militares, la policía y los escuadrones de la muerte de los gobernantes locales para asegurar que no se detenga el flujo de ganancia.
Guatemala: Bajo la bota imperialista
La minería canadiense en Guatemala tiene una historia particularmente larga y violenta, enraizada en décadas de saqueo por parte de los imperialistas estadounidenses. Para defender sus “intereses”, Estados Unidos ha patrocinado un régimen de escuadrones de la muerte tras otro. Durante una campaña de 36 años que empezó en 1960 contra una insurgencia guerrillera de izquierda, 200 mil personas —sobre todo campesinos mayas— fueron asesinadas y otras 45 mil “desaparecidas”. Aquel año, el gigante minero canadiense Inco comenzó a operar en Guatemala, a pesar de que la minería a cielo abierto estaba prohibida. Además, los insurgentes izquierdistas tenían su base de operaciones cerca del pueblo de El Estor, departamento de Izabal, donde Inco quería construir su mina de níquel a cielo abierto.
Un informe de la Universidad de York fechado en 2012, redactado por Shin Imai y dos colegas, titulado “Rendición de cuentas a través de las fronteras: La minería en Guatemala y el sistema de justicia canadiense”, documentó cómo el gobierno del régimen militar le resolvió sus problemas a Inco. Se redactó un código de minería favorable a Inco que permitía la “minería a cielo abierto” y se le concedieron generosos descuentos fiscales y un contrato por 40 años. Sobre todo, consiguió la “estabilidad” que exigía gracias al reino del terror que impuso el ejército guatemalteco. Para abrir el camino a esta mina de Inco, los pobladores indígenas fueron expulsados y entre 3 mil y 6 mil fueron asesinados.
La mina de Inco cerró en 1982 cuando cayó el precio del níquel. En 2004, otra compañía canadiense, Skye Resources, compró la mina, ahora llamada Fénix. Para los agricultores mayas que poco a poco habían empezado a reocupar el área, esto significó una ola renovada de violencia. Sirviendo a los intereses de Skye Resources, la policía y el ejército llevaron a cabo actos de gran brutalidad, incluyendo desalojos e incendios de viviendas. Entre los más horribles estuvo la violación tumultuaria de once mujeres de la comunidad maya Q’eqchi’ por parte de policías y guardias de seguridad de Fénix. Cuando la compañía Hudbay, de Toronto, compró la mina en 2008, la violencia no cesó, y los patrones mineros continuaron la expulsión de los habitantes. En 2009, los matones de seguridad de la Guatemalan Nickel Company (propiedad de Hudbay) dispararon contra los manifestantes. Un hombre fue asesinado y otro quedó paralítico. Actualmente, los tribunales canadienses están juzgando casos que involucran estos tiroteos y las violaciones tumultuarias.
Todo tiene su precio
El gobierno capitalista canadiense está profundamente entrelazado con las corporaciones mineras, a las que apoya política y financieramente. Para ello moviliza a sus embajadas, diplomáticos, ministros de gabinete y mercenarios de las firmas legales de Bay Street [centro financiero canadiense]. Sus servicios incluyen el chantaje, la intimidación económica y legal y el encubrimiento.
En México, con más de 230 explotaciones mineras canadienses, la lista de fuerzas que hay detrás de la violencia contra los líderes comunitarios y los oponentes de la minería parece el directorio de la industria minera. Los bien documentados crímenes de estas compañías no han impedido que Ottawa continúe dando apoyo incondicional a la industria. Entre los más infames está la compañía Blackfire, de Calgary, a cuyo servicio la embajada canadiense emprendió una intensa campaña de presión ante el gobierno estatal de Chiapas. Un agradecido ejecutivo de Blackfire reconoció esto en un correo electrónico fechado en septiembre de 2008 dirigido a los funcionarios de la embajada, a quienes agradecía por todo “lo que la embajada ha hecho para presionar al gobierno estatal para que nos facilitara las cosas. No hubiéramos podido hacerlo sin su ayuda” (Toronto Star, 8 de diciembre de 2014).
Tras el asesinato de Mariano Abarca en noviembre de 2009, Ottawa volvió a acudir en ayuda de Blackfire. Abarca era un líder de la Red Mexicana de Afectados por la Minería, que había protestado por la contaminación de los ríos y la destrucción de ganado y cosechas que la mina de Blackfire provocaba. Él sabía que estaba en la mira y había advertido: “Si algo me pasa, responsabilizo a la compañía canadiense Blackfire”. Poco después, la gobernadora general Michaëlle Jean y Peter Kent, ministro tory [conservador] del gabinete, fueron a Chiapas a controlar el daño. Ante los manifestantes enfurecidos, Jean parloteó sobre la “justicia” mientras Kent cínicamente afirmaba que las compañías canadienses en México “se consideran y reconocen prácticamente como modelos de empresas socialmente responsables”.
Los tories usan los fondos de la “ayuda al exterior” para apoyar “iniciativas comunitarias” ligadas a los proyectos mineros. Perú, uno de los países más ricos en minerales de la región, es uno de los destinatarios de esos fondos. Unos míseros 53 millones de dólares canadienses irán a “proyectos de desarrollo” de áreas con operaciones mineras canadienses, abriendo la puerta al saqueo de miles de millones de dólares en riqueza mineral por parte de esas empresas. Un tratado de libre comercio entre Canadá y Perú ha abierto todavía más al país a las incursiones de las compañías mineras.
La redituable relación triangular entre la industria minera y los gobiernos canadiense y peruano ha generado una represión sangrienta. Según declaró Rosa Huamán, dirigente comunitaria del norte de Perú, en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en octubre de 2014, “el gobierno ha instalado un puesto de policía que sigue nuestras actividades y le rinde informes a la compañía minera y al gobierno” (Georgia Straight, 5 de diciembre de 2014). En 2011, al menos cuatro personas fueron asesinadas y 24 resultaron heridas en protestas contra una mina de plata propiedad de la Bear Creek Mining Corp. de British Columbia. Dos años después, unos 25 manifestantes contra la Candente Copper Corporation de Vancouver resultaron heridos en choques con la policía. En noviembre, cuando más de 400 manifestantes cerraron la construcción de una mina de cobre de Hudbay en los Andes del sur peruano, la policía peruana atacó a una docena de mujeres que se encontraban sentadas ante la entrada principal de las instalaciones.
En este contexto, a finales de 2014 Canadá develó una versión recalentada de su “Estrategia Empresarial de Responsabilidad Social” para la industria minera de 2009. Su objetivo era proyectar la imagen de un gobierno que supuestamente ya no le haría el juego a las pocas manzanas podridas que no cumplen con sus altos estándares. No son más que trucos de ilusionista, destinados a apaciguar a los críticos y engañar a los crédulos. En efecto, un reportero de CBC dio en el clavo al describir su objetivo: “aumentar las posibilidades de nuevos negocios de nuestras compañías de recursos en el extranjero” (14 de noviembre de 2014).
Ilusiones liberales en el capitalismo canadiense
Bajo los tories de Harper, la clase dominante canadiense se deshizo de la imagen de “Canadá la buena”. Sin embargo, el NDP [el socialdemócrata Nuevo Partido Demócrata] sigue alimentando este mito autocomplaciente. Por su parte, el sindicato acerero United Steelworkers busca presionar al gobierno en Ottawa para hacer que las compañías mineras estén sujetas a los tribunales canadienses, mientras que MiningWatch Canada ofrece panaceas liberales respecto a “asegurar que las empresas rindan cuentas”. Pero la verdadera justicia y la verdadera “rendición de cuentas” no pueden venir de los tribunales de los gobernantes capitalistas. Existe también el mito relacionado de que las fechorías sangrientas que Canadá perpetra en el extranjero son anomalías de ese país por lo demás tan bien educado. Ése fue el espíritu detrás de la asombrosa declaración de Murray Klippenstein, el abogado de Toronto en el caso de los guatemaltecos contra Hudbay, de que “jamás toleraríamos esos abusos en Canadá”.
Por el contrario, cuando la población nativa de Canadá intenta resistir —en Oka, Quebec, en Gustafsen Lake, B.C. o más recientemente en Rexton, N.B., donde el pueblo mi’kmaq intentó impedir la extracción de petróleo por medio de fracking en sus tierras sin su consentimiento— lo típico es que se encuentren con una represión policiaca masiva. Mientras De Beers extrae gigantescas ganancias de su mina de diamantes en el noreste de Ontario, el pueblo de la cercana Attawapiskat, donde el desempleo llega al 70 por ciento, no obtiene más que migajas. En Canadá y Estados Unidos, tanto como en los países al sur del Río Bravo, la vida aborigen se mide en pobreza, violencia policiaca, racismo y robo. La idea de que los imperialistas de éste o cualquier otro país puedan ser presionados para servir a los intereses de los oprimidos es ilusoria.
El imperialismo no es simplemente una política reaccionaria que adoptan los gobiernos derechistas, sino un sistema global enraizado en la sed capitalista de ganancias. En 1916, el dirigente revolucionario V.I. Lenin señaló en El imperialismo, fase superior del capitalismo, que “el imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero” y “ha terminado el reparto de toda la tierra entre los países capitalistas más importantes”. Un reducido club de potencias imperialistas ricas subordina y oprime a la vasta mayoría de la población mundial. Los países dependientes, como los latinoamericanos, “que desde un punto de vista formal, político, gozan de independencia”, “en realidad se hallan envueltos en las redes de la dependencia financiera y diplomática”. La historia de todo el resto del siglo, incluyendo dos guerras interimperialistas por la redivisión del mundo e incontables aventuras coloniales, confirman ampliamente las palabras de Lenin.
¡Por la revolución socialista en toda América!
Las operaciones mineras de la clase dominante canadiense han causado un sufrimiento extremo a las poblaciones indígenas de Latinoamérica. Nosotros defendemos vehementemente a esos pueblos contra las depredadoras compañías extractivas y sus mercenarios, así como contra las clases dominantes de la región.
Creemos que la gran riqueza mineral de Latinoamérica le pertenece a las masas trabajadoras, y en primer lugar a los obreros de la región. Bajo una economía socialista racionalmente planificada, estos recursos se usarían para erradicar el hambre y la pobreza en una sociedad de abundancia generalizada. Cuando la clase obrera gobierne toda América, el saqueo de recursos, irracional y dirigido a la ganancia, terminará y esa riqueza quedará sometida a las decisiones igualitarias y racionales de los trabajadores.
Esta perspectiva requiere de la lucha de clases internacional. En lugar de ello, los dirigentes sindicales canadienses promueven el nacionalismo de la hoja de maple, poniendo a los obreros de aquí contra sus hermanos y hermanas de otros países. Cuando se estaba negociando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1991, las secciones mexicana, estadounidense y canadiense de la Liga Comunista Internacional emitimos una declaración conjunta llamando a “Alto al TLC, rapiña a México por el imperialismo EE.UU.”. Ahí explicamos que el imperialismo estadounidense quería “convertir a México en una maquiladora gigantesca, una zona franca para el ‘libre comercio’—‘libre’ de sindicatos y ‘libre’ para el capital” (Espartaco No. 2, verano-otoño de 1991). En cambio, las diatribas nacional-chovinistas que los burócratas sindicales dirigían al TLCAN servían para poner a los obreros estadounidenses y canadienses los unos contra los otros y a ambos en contra de sus hermanos y hermanas de clase mexicanos. Durante las dos últimas décadas, el TLCAN ha significado mayores ganancias y más poder para los gobernantes estadounidenses y sus socios menores canadienses mediante la sobreexplotación de los obreros mexicanos y la ruina económica de los campesinos mexicanos.
La necesidad de la lucha unida de los obreros al nivel internacional proviene directamente de la naturaleza global de la industria minera. Al igual que los mineros de Canadá, los de Latinoamérica se ven obligados a trabajar por necesidad, vendiendo su fuerza de trabajo. Los obreros que trabajan en las minas —en Canadá, México, Guatemala, Perú y el resto del mundo— tienen un enorme poder social potencial para dirigir a todos los oprimidos en la lucha anticapitalista. Las ganancias de miles de millones que afluyen a los bolsillos de los patrones mineros, cualquiera que sea su nacionalidad, provienen de la plusvalía que generan los obreros que extraen el mineral y lo envían a los puertos para su exportación.
En Perú, donde la minería representa hasta el quince por ciento del PIB, decenas de miles de obreros de la Federación Minera del Perú se fueron a huelga en mayo contra la subcontratación y una medida que permitiría despidos masivos si las compañías mineras reportan pérdidas. Ante la amenaza del despido, la huelga fue breve y de carácter limitado. Sin embargo, señaló el poder potencialmente inmenso que tienen estos obreros para interrumpir las ganancias capitalistas. Históricamente, de Chile y Bolivia hasta el norte de México, las luchas de los mineros de América Latina han estado entre las más combativas y las que han tenido mayores alcances.
En toda la región, una intensa pobreza coexiste lado a lado con una fabulosa riqueza, expresión del desarrollo desigual y combinado. Las burguesías nacionales dependen totalmente del imperialismo y son incapaces de llevar a cabo la modernización económica de la sociedad. Surcado por fronteras artificiales, el dominio burgués en la mayor parte de Latinoamérica ha alternado entre juntas militares sanguinarias y diversas formas de populismo burgués, en general apoyadas por la izquierda.
En vez de fantasear con que la burguesía del propio país oprimido, atrasada y dependiente del imperialismo, sea el vehículo de la liberación, nosotros luchamos por la perspectiva de la revolución permanente, desarrollada originalmente por el líder marxista León Trotsky. La solución completa y genuina de las tareas de conseguir la democracia y la emancipación nacional en los países de Latinoamérica sólo puede darse con el poder de la clase obrera al frente de toda la nación subyugada, especialmente de las masas campesinas indígenas. Al tomar el poder, la clase obrera no podrá detenerse en las tareas democráticas, sino que deberá continuar inmediatamente con las socialistas, incluyendo la expropiación de la burguesía como clase, la colectivización y la planificación económica. Para sobrevivir y florecer, esas revoluciones deberán extenderse a los centros del imperialismo mundial, señalando la necesaria perspectiva de la revolución obrera en Estados Unidos y Canadá.
La LCI lucha por construir partidos obreros revolucionarios e internacionalistas —parte de una IV Internacional reforjada—que vinculen las luchas obreras de las semicolonias con las de los países imperialistas. Esta perspectiva, que Trotsky señaló en “La guerra y la Cuarta Internacional” (1934) conserva hoy toda su fuerza:
“Sud y Centroamérica sólo podrán liquidar el atraso y la esclavitud uniendo sus estados en una única y poderosa federación. Pero no será la atrasada burguesía sudamericana, agencia totalmente venal del imperialismo extranjero, quien cumplirá esta tarea, sino el joven proletariado sudamericano, llamado a dirigir a las masas oprimidas. Por lo tanto, la consigna que debe guiar la lucha contra la violencia y las intrigas del imperialismo mundial y contra la sangrienta dominación de las camarillas compradoras nativas es Por los estados unidos soviéticos de Sud y Centroamérica.
“En todos lados el problema nacional se mezcla con el social. Sólo la conquista del poder por el proletariado mundial garantizará la paz real y duradera para todas las naciones del planeta”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/mineras.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.08.02 12:43 EDUARDOMOLINA Filósofos contra la corrupción: “Tener un Estado decente es un derecho humano central”. Un funcionario corrupto, ¿cómo va a querer cambiar un sistema que le rinde beneficios?. Si hablamos de integridad, no se puede ofrecer otro incentivo que la integridad misma.

http://iniciativadebate.org/2016/08/02/filosofos-contra-la-corrupcion-tener-un-estado-decente-es-un-derecho-humano-central/
"“Las agencias internacionales buscan recetas rápidas y uniformes a los problemas de corrupción: purgas masivas, políticas de tolerancia cero, penas más duras. Pero las soluciones generales no existen. La corrupción es diferente en todas partes y exige métodos hechos a medida para cada caso. No funciona de la misma manera en Grecia que en Ucrania, pero incluso en Ucrania no opera del mismo modo en la policía de tráfico que en la agencia tributaria o en los ayuntamientos”.
Habla Frans Geraedts (Holanda, 1956), filósofo y socio fundador de Governance & Integrity (Gobernanza e Integridad, www.gi-nederland.com), una pequeña empresa que lleva más de 20 años trabajando por la democracia y la integridad de los servicios públicos en Holanda, Bélgica, el área del Caribe y Ucrania, entre otros lugares. A Geraedts y los otros dos fundadores, Ruud Meij y Leonard de Jong, también filósofos, les mueve la convicción de que todos los ciudadanos del mundo se merecen un Estado honesto y eficaz. “Disponer de un Estado decente es un derecho humano central”, dice Geraedts. “Al fin y al cabo, sin un buen funcionamiento del Estado sus ciudadanos difícilmente pueden hacer valer todos sus demás derechos”.
La empresa de los tres pensadores, que cuenta con casi 20 empleados, combina una actitud idealista —son hijos de los años 1970— con un pragmatismo feroz. Por un lado, creen que el cambio siempre es posible y que incluso los Estados más corruptos pueden transformarse con tal de que haya una voluntad colectiva en ese sentido. Por otro, saben que esa labor de transformación exige un gran esfuerzo, una amplia inversión de recursos y, sobre todo, un profundo conocimiento de las circunstancias e historia locales, del funcionamiento de las organizaciones y de la naturaleza humana.
Su método de trabajo es lento y detallado. Operan a ras de suelo, empezando por los individuos —funcionarios, políticos, concejales—, a los que reúnen en pequeños talleres para que hablen de su experiencia diaria y aprendan a analizarla desde un punto de visto moral: ¿qué decisiones toman?, ¿cómo llegan a ellas?, ¿son moralmente buenas o malas?, ¿cómo se pueden mejorar? Al mismo tiempo que inician este proceso de concienciación, los filósofos trabajan con organizaciones y autoridades locales para implementar sólidas estructuras de prevención y penalización.
Parece que les mueve una fe en la bondad del ser humano. O al menos, en su potencial para el razonamiento moral.
Supongo que sí. Pero además nuestra experiencia nos ha demostrado que tenemos razón. Hemos comprobado que todo el mundo, sea basurero o concejal, tiene la capacidad de evaluar sus propias decisiones desde un punto de vista moral. En los años 90 comenzamos trabajando en cuestiones de integridad en la agencia tributaria holandesa. Desde entonces hemos colaborado con gobiernos locales y nacionales, el sistema educativo, la industria financiera, el sistema sanitario y partidos políticos. Llevamos más de 20 años haciendo un gran experimento, formulando y comprobando hipótesis. Lo que hemos aprendido en Holanda nos ha permitido diseñar soluciones para otros lugares, como Ucrania, donde llevamos una década trabajando en la ciudad de Lviv, o en Thessaloniki, en Grecia, donde todavía estamos en fase de exploración. ¿Por qué allí? Preferimos trabajar en ciudades de tamaño mediano que tengan una universidad con la que podamos colaborar. Después fundamos, con personal del lugar, una empresa y una ONG locales.
¿Cómo deciden adónde van? ¿Se les invita?
No, decidimos nosotros. Nos interesa trabajar en lugares donde haya una auténtica voluntad de cambio. En Grecia, por ejemplo, durante mucho tiempo el mal funcionamiento del Estado no les parecía importar demasiado a los propios griegos, incluso pensaban que les convenía. Esto ha cambiado con la crisis. Ahora muchos griegos están convencidos de que quieren un Estado menos corrupto. Así como en Ucrania, empiezan a entender que la corrupción no es un mal menor o inocente, sino que un Estado de baja integridad es también un Estado poco eficiente, lo cual daña el desarrollo de la nación entera.
¿Los aprendizajes de un país son aplicables a otro? Ucrania no sólo es más corrupta que Holanda, sino que tiene una cultura completamente diferente. También supongo que habrá ucranianos que simplemente no crean en la posibilidad de que las cosas puedan mejorar.
Claro. Para empezar, los servicios públicos en Holanda ya tienen un alto nivel de integridad. Es lo que llamamos una high trust society: por razones históricas hay niveles muy altos de confianza entre las personas, y entre los ciudadanos y el Estado. Por tanto nuestro trabajo aquí se ha limitado más bien a labores de mantenimiento. En Ucrania, la situación es completamente diferente. La confianza interpersonal e institucional es casi nula. Y hay muchos que no creen que la situación pueda mejorarse. Lo cual es completamente lógico si consideras la historia del país. En Ucrania se ha conservado la estructura del Estado soviético, profundamente centralista y vertical, pero ahora la controlan los oligarcas. Éstos compran a los políticos, a modo de inversión, con el fin de poder saquear el país impunemente. Mientras tanto, una ciudad como Lviv, en la Ucrania occidental, tiene una historia traumática de ocupaciones violentas y genocidios de mano de los estalinistas y de los nazis. Es normal que la gente no crea en la posibilidad de mejora. ¿Cómo se la convence, entonces? Demostrándolo en la práctica, a nivel local, para contrarrestar ese fatalismo que en el fondo es un déficit de imaginario político.
¿En qué sentido es un déficit de imaginario político?
Para la voluntad de cambio es muy importante que una población se pueda imaginar una democracia que funcione. Que eso les cueste a los ucranianos, sobre todo a los mayores, es normal. Dada su historia y el carácter rural de la cultura, durante mucho tiempo su imaginario político era más bien predemocrático y se limitaba a la idea del buen líder. En Grecia, nos estamos dando cuenta que el imaginario democrático tiene como referencia principal la democracia ateniense, o la imagen que los griegos actuales tienen de ella. Pero, claro, la democracia europea moderna no tiene nada que ver con Atenas.
¿Qué papel tiene el apoyo de gobiernos extranjeros y agencias internacionales?
En Ucrania es importante. Por razones geopolíticas ha habido mucho interés por mejorar el funcionamiento de la democracia allí. Pero las medidas que se proponen suelen ser muy generales: reglas más estrictas, una fiscalía independiente dedicada a la lucha contra la corrupción, expansión del cuerpo policial, implementar leyes de transparencia o crear organizaciones de la sociedad civil que puedan monitorear al Estado. Son todas medidas buenas y necesarias, pero no bastan. De por sí no cambiarán mucho. Y algunas de las propuestas pueden además resultar contraproducentes. Las purgas o los castigos ejemplares pueden hacer que todo el sistema funcionarial se te vuelva en contra. Lo importante es crear una auténtica voluntad de cambio, no sólo en la población o en los encargados de vigilar y castigar, sino en los propios funcionarios y políticos. La historia de los países europeos demuestra que la mejor garantía de la integridad del Estado a largo plazo es el ethos del funcionariado.
Un funcionario corrupto, ¿cómo va a querer cambiar un sistema que le rinde beneficios? ¿Qué incentivos se le puede ofrecer para limpiar su práctica?
Los incentivos funcionan muy bien para mejorar el rendimiento de una organización. Pero si hablamos de integridad, en el fondo no se pueden ofrecer otros incentivos que la integridad misma. Ésta tiene que ser su propia recompensa. No puedes premiar a un funcionario simplemente por hacer su deber. Eso sí, se puede apelar a la misión del funcionario, que es trabajar por el interés de la población. Partiendo de esa noción, los funcionarios son capaces de desarrollar una capacidad de razonamiento y evaluación moral. Donde hay mucha corrupción, los actos corruptos producen poca vergüenza. Pero sí pueden generar culpabilidad. Casi todos los funcionarios tienen una conciencia moral, aunque no todos se van a dejar guiar por ella.
También es importante crear una cultura en que discutan y evalúen los retos morales en el propio seno de la organización, lo que ayuda a establecer cultura de control y apoyo mutuos. Y desde luego es esencial que las violaciones se castiguen. Pero los castigos tienen que ser justos y proporcionales, y a ser posible tienen que implementarse dentro de la propia organización antes de que se involucre el derecho penal. Si no, es fácil que el cuerpo funcionarial se una contra la instancia disciplinaria. Nunca hay que olvidar que la corrupción es un sistema y que los sistemas, de por sí, harán todo lo posible por conservarse. Por fortuna, en todos los cuerpos funcionariales, incluso los más corruptos, siempre hay una minoría que está harta de la corrupción. Parece mentira, pero existe siempre. Y esa minoría se convierte en tu aliado.
En España, las medidas que se proponen para acabar con la corrupción política incluyen limitar el salario de los cargos electos, implementar una cultura de transparencia, ampliar los periodos de prescripción penal y reforzar la Fiscalía Anticorrupción para acabar con la impunidad.
Son casi todas medidas razonables y necesarias. Pero repito que no son suficientes si no se logra cambiar el propio ethos de la cultura política y de los cuerpos del Estado. Personalmente no creo que limitar el sueldo de los políticos sirva como medida anticorrupción, aunque entiendo su valor simbólico. De hecho, se puede argüir que políticos con sueldos bajos están más tentados de buscar otros ingresos.
¿Cuál es el mayor reto para países como España o Grecia, donde crece la voluntad de cambio al mismo tiempo que la corrupción está muy arraigada en todas las esferas sociales?
Uno de los grandes desafíos es aceptar que erradicar la corrupción lleva mucho tiempo. Claro que es posible lograr avances importantes en plazos relativamente breves. Pero los sistemas son muy resistentes. Si la corrupción está realmente arraigada, incluso con las mejores medidas y entrenamientos tarda una generación en desaparecer. Ahora bien, si no se asume este hecho básico, se crean expectativas falsas que a su vez generan decepciones altamente contraproducentes. Si se pierde la fe en la lucha contra la corrupción, se fomenta el fatalismo y se acaba deshaciendo todo el esfuerzo realizado."
Frans Geraedts, filósofo
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 03:58 ShaunaDorothy Mineras canadienses en Lationoamérica - Sangre, saqueo y ganancias (Mayo de 2016)

https://archive.is/d0XFz
Espartaco No. 45 Mayo de 2016
El siguiente artículo ha sido traducido de Spartacist Canada No. 186 (otoño de 2015), periódico de la Trotskyist League/Ligue Trotskyste, sección canadiense de la Liga Comunista Internacional.
En la antesala de las elecciones federales [llevadas a cabo el 19 de octubre], los partidos parlamentarios están compitiendo en retórica patriótica sobre cómo Canadá es, o puede ser, “el país más grandioso del mundo”. La brutalidad y la ambición de la industria minera canadiense, especialmente en América Latina, expone como un completo fraude la noción de Canadá como una potencia benévola en la escena mundial.
Las corporaciones mineras canadienses ven a Latinoamérica como su versión particular de El Dorado. En el espíritu de los primeros conquistadores, sostienen sus grandes ganancias con asesinatos, desapariciones y tortura de aquéllos que se interponen en su camino, destruyendo comunidades enteras y desposeyendo a los pueblos indígenas. El año pasado, Shin Imai, un abogado del proyecto Justice and Corporate Accountability [Justicia y Rendición de Cuentas Empresarial], declaró: “Nuestro conteo preliminar muestra que en los últimos años, al menos 50 personas han sido asesinadas y unas 300 han sido heridas en conflictos mineros que involucran a compañías canadienses” (Inter Press Service, 31 de octubre de 2014). Para citar sólo algunos ejemplos:
El Salvador, 2009: El cuerpo de Marcelo Rivera fue hallado con signos de tortura en el fondo de un pozo; Ramiro Rivera murió cuando su auto fue tiroteado en una emboscada; Dora “Alicia” Sorto tenía ocho meses de embarazo cuando la mataron a balazos. Los tres se oponían a la compañía minera de propiedad canadiense Pacific Rim.
México, 2012: En Chihuahua mataron a tiros a la pareja de esposos que había dirigido las protestas contra la mina Cascabel, propiedad de MAG Silver de Vancouver. El marido, Ismael, ya había sido golpeado por empleados de la compañía minera. En Oaxaca, Bernardo Méndez recibió siete balazos mientras protestaba cerca de la mina Cuzcatlán, propiedad de la compañía Fortuna con sede en Vancouver.
Guatemala, 2014: Topacio Reynoso, de 16 años, murió baleado y su padre Alex fue gravemente herido. Ambos eran líderes comunitarios de Mataquescuintla, Jalapa, y oponentes activos de la mina de Escobal, de la compañía Tahoe Resources con sede en Vancouver. Según MiningWatch Canada, en esa área miles de familias han sufrido violencia y represión por oponerse a la mina de Tahoe.
Estos brutales crímenes no son sino la punta del iceberg. La violenta expoliación que Canadá lleva a cabo en esta región ilustra perfectamente cómo funciona el capitalismo imperialista, un sistema económico basado en la conquista o el dominio del mundo semicolonial por materias primas, mercados, mano de obra barata y esferas de influencia. Para los marxistas, esto también demuestra cómo el estado capitalista canadiense es un instrumento de violencia organizada, que se usa para impulsar internacionalmente la explotación y el saqueo imperialista, así como para imponer la explotación de los obreros en casa.
El sector minero canadiense es uno de los más grandes al nivel global. El 75 por ciento de las compañías mineras del mundo tienen aquí sus cuarteles generales. Esto se debe en gran medida a que tiene una de las tasas de impuesto corporativo más bajas del grupo G7 de potencias imperialistas, así como un sector de valores destinado a promover la minería. Con su clima de impunidad y sus generosos subsidios públicos, que se otorgan sin hacer demasiadas preguntas, Canadá es, en palabras del Guardian de Londres “el paraíso de la industria minera global” (24 de abril de 2013).
Canadá tiene mil 500 proyectos mineros en Latinoamérica, donde el 41 por ciento de las grandes compañías mineras operan bajo su bandera. El pillaje imperialista de estos países —y la brutal represión que implica— es una empresa conjunta entre las venales burguesías locales y sus patrones imperialistas, especialmente de Estados Unidos, pero también de potencias secundarias como Canadá. En esta división del trabajo, los imperialistas subcontratan las fuerzas militares, la policía y los escuadrones de la muerte de los gobernantes locales para asegurar que no se detenga el flujo de ganancia.
Guatemala: Bajo la bota imperialista
La minería canadiense en Guatemala tiene una historia particularmente larga y violenta, enraizada en décadas de saqueo por parte de los imperialistas estadounidenses. Para defender sus “intereses”, Estados Unidos ha patrocinado un régimen de escuadrones de la muerte tras otro. Durante una campaña de 36 años que empezó en 1960 contra una insurgencia guerrillera de izquierda, 200 mil personas —sobre todo campesinos mayas— fueron asesinadas y otras 45 mil “desaparecidas”. Aquel año, el gigante minero canadiense Inco comenzó a operar en Guatemala, a pesar de que la minería a cielo abierto estaba prohibida. Además, los insurgentes izquierdistas tenían su base de operaciones cerca del pueblo de El Estor, departamento de Izabal, donde Inco quería construir su mina de níquel a cielo abierto.
Un informe de la Universidad de York fechado en 2012, redactado por Shin Imai y dos colegas, titulado “Rendición de cuentas a través de las fronteras: La minería en Guatemala y el sistema de justicia canadiense”, documentó cómo el gobierno del régimen militar le resolvió sus problemas a Inco. Se redactó un código de minería favorable a Inco que permitía la “minería a cielo abierto” y se le concedieron generosos descuentos fiscales y un contrato por 40 años. Sobre todo, consiguió la “estabilidad” que exigía gracias al reino del terror que impuso el ejército guatemalteco. Para abrir el camino a esta mina de Inco, los pobladores indígenas fueron expulsados y entre 3 mil y 6 mil fueron asesinados.
La mina de Inco cerró en 1982 cuando cayó el precio del níquel. En 2004, otra compañía canadiense, Skye Resources, compró la mina, ahora llamada Fénix. Para los agricultores mayas que poco a poco habían empezado a reocupar el área, esto significó una ola renovada de violencia. Sirviendo a los intereses de Skye Resources, la policía y el ejército llevaron a cabo actos de gran brutalidad, incluyendo desalojos e incendios de viviendas. Entre los más horribles estuvo la violación tumultuaria de once mujeres de la comunidad maya Q’eqchi’ por parte de policías y guardias de seguridad de Fénix. Cuando la compañía Hudbay, de Toronto, compró la mina en 2008, la violencia no cesó, y los patrones mineros continuaron la expulsión de los habitantes. En 2009, los matones de seguridad de la Guatemalan Nickel Company (propiedad de Hudbay) dispararon contra los manifestantes. Un hombre fue asesinado y otro quedó paralítico. Actualmente, los tribunales canadienses están juzgando casos que involucran estos tiroteos y las violaciones tumultuarias.
Todo tiene su precio
El gobierno capitalista canadiense está profundamente entrelazado con las corporaciones mineras, a las que apoya política y financieramente. Para ello moviliza a sus embajadas, diplomáticos, ministros de gabinete y mercenarios de las firmas legales de Bay Street [centro financiero canadiense]. Sus servicios incluyen el chantaje, la intimidación económica y legal y el encubrimiento.
En México, con más de 230 explotaciones mineras canadienses, la lista de fuerzas que hay detrás de la violencia contra los líderes comunitarios y los oponentes de la minería parece el directorio de la industria minera. Los bien documentados crímenes de estas compañías no han impedido que Ottawa continúe dando apoyo incondicional a la industria. Entre los más infames está la compañía Blackfire, de Calgary, a cuyo servicio la embajada canadiense emprendió una intensa campaña de presión ante el gobierno estatal de Chiapas. Un agradecido ejecutivo de Blackfire reconoció esto en un correo electrónico fechado en septiembre de 2008 dirigido a los funcionarios de la embajada, a quienes agradecía por todo “lo que la embajada ha hecho para presionar al gobierno estatal para que nos facilitara las cosas. No hubiéramos podido hacerlo sin su ayuda” (Toronto Star, 8 de diciembre de 2014).
Tras el asesinato de Mariano Abarca en noviembre de 2009, Ottawa volvió a acudir en ayuda de Blackfire. Abarca era un líder de la Red Mexicana de Afectados por la Minería, que había protestado por la contaminación de los ríos y la destrucción de ganado y cosechas que la mina de Blackfire provocaba. Él sabía que estaba en la mira y había advertido: “Si algo me pasa, responsabilizo a la compañía canadiense Blackfire”. Poco después, la gobernadora general Michaëlle Jean y Peter Kent, ministro tory [conservador] del gabinete, fueron a Chiapas a controlar el daño. Ante los manifestantes enfurecidos, Jean parloteó sobre la “justicia” mientras Kent cínicamente afirmaba que las compañías canadienses en México “se consideran y reconocen prácticamente como modelos de empresas socialmente responsables”.
Los tories usan los fondos de la “ayuda al exterior” para apoyar “iniciativas comunitarias” ligadas a los proyectos mineros. Perú, uno de los países más ricos en minerales de la región, es uno de los destinatarios de esos fondos. Unos míseros 53 millones de dólares canadienses irán a “proyectos de desarrollo” de áreas con operaciones mineras canadienses, abriendo la puerta al saqueo de miles de millones de dólares en riqueza mineral por parte de esas empresas. Un tratado de libre comercio entre Canadá y Perú ha abierto todavía más al país a las incursiones de las compañías mineras.
La redituable relación triangular entre la industria minera y los gobiernos canadiense y peruano ha generado una represión sangrienta. Según declaró Rosa Huamán, dirigente comunitaria del norte de Perú, en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en octubre de 2014, “el gobierno ha instalado un puesto de policía que sigue nuestras actividades y le rinde informes a la compañía minera y al gobierno” (Georgia Straight, 5 de diciembre de 2014). En 2011, al menos cuatro personas fueron asesinadas y 24 resultaron heridas en protestas contra una mina de plata propiedad de la Bear Creek Mining Corp. de British Columbia. Dos años después, unos 25 manifestantes contra la Candente Copper Corporation de Vancouver resultaron heridos en choques con la policía. En noviembre, cuando más de 400 manifestantes cerraron la construcción de una mina de cobre de Hudbay en los Andes del sur peruano, la policía peruana atacó a una docena de mujeres que se encontraban sentadas ante la entrada principal de las instalaciones.
En este contexto, a finales de 2014 Canadá develó una versión recalentada de su “Estrategia Empresarial de Responsabilidad Social” para la industria minera de 2009. Su objetivo era proyectar la imagen de un gobierno que supuestamente ya no le haría el juego a las pocas manzanas podridas que no cumplen con sus altos estándares. No son más que trucos de ilusionista, destinados a apaciguar a los críticos y engañar a los crédulos. En efecto, un reportero de CBC dio en el clavo al describir su objetivo: “aumentar las posibilidades de nuevos negocios de nuestras compañías de recursos en el extranjero” (14 de noviembre de 2014).
Ilusiones liberales en el capitalismo canadiense
Bajo los tories de Harper, la clase dominante canadiense se deshizo de la imagen de “Canadá la buena”. Sin embargo, el NDP [el socialdemócrata Nuevo Partido Demócrata] sigue alimentando este mito autocomplaciente. Por su parte, el sindicato acerero United Steelworkers busca presionar al gobierno en Ottawa para hacer que las compañías mineras estén sujetas a los tribunales canadienses, mientras que MiningWatch Canada ofrece panaceas liberales respecto a “asegurar que las empresas rindan cuentas”. Pero la verdadera justicia y la verdadera “rendición de cuentas” no pueden venir de los tribunales de los gobernantes capitalistas. Existe también el mito relacionado de que las fechorías sangrientas que Canadá perpetra en el extranjero son anomalías de ese país por lo demás tan bien educado. Ése fue el espíritu detrás de la asombrosa declaración de Murray Klippenstein, el abogado de Toronto en el caso de los guatemaltecos contra Hudbay, de que “jamás toleraríamos esos abusos en Canadá”.
Por el contrario, cuando la población nativa de Canadá intenta resistir —en Oka, Quebec, en Gustafsen Lake, B.C. o más recientemente en Rexton, N.B., donde el pueblo mi’kmaq intentó impedir la extracción de petróleo por medio de fracking en sus tierras sin su consentimiento— lo típico es que se encuentren con una represión policiaca masiva. Mientras De Beers extrae gigantescas ganancias de su mina de diamantes en el noreste de Ontario, el pueblo de la cercana Attawapiskat, donde el desempleo llega al 70 por ciento, no obtiene más que migajas. En Canadá y Estados Unidos, tanto como en los países al sur del Río Bravo, la vida aborigen se mide en pobreza, violencia policiaca, racismo y robo. La idea de que los imperialistas de éste o cualquier otro país puedan ser presionados para servir a los intereses de los oprimidos es ilusoria.
El imperialismo no es simplemente una política reaccionaria que adoptan los gobiernos derechistas, sino un sistema global enraizado en la sed capitalista de ganancias. En 1916, el dirigente revolucionario V.I. Lenin señaló en El imperialismo, fase superior del capitalismo, que “el imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en que ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero” y “ha terminado el reparto de toda la tierra entre los países capitalistas más importantes”. Un reducido club de potencias imperialistas ricas subordina y oprime a la vasta mayoría de la población mundial. Los países dependientes, como los latinoamericanos, “que desde un punto de vista formal, político, gozan de independencia”, “en realidad se hallan envueltos en las redes de la dependencia financiera y diplomática”. La historia de todo el resto del siglo, incluyendo dos guerras interimperialistas por la redivisión del mundo e incontables aventuras coloniales, confirman ampliamente las palabras de Lenin.
¡Por la revolución socialista en toda América!
Las operaciones mineras de la clase dominante canadiense han causado un sufrimiento extremo a las poblaciones indígenas de Latinoamérica. Nosotros defendemos vehementemente a esos pueblos contra las depredadoras compañías extractivas y sus mercenarios, así como contra las clases dominantes de la región.
Creemos que la gran riqueza mineral de Latinoamérica le pertenece a las masas trabajadoras, y en primer lugar a los obreros de la región. Bajo una economía socialista racionalmente planificada, estos recursos se usarían para erradicar el hambre y la pobreza en una sociedad de abundancia generalizada. Cuando la clase obrera gobierne toda América, el saqueo de recursos, irracional y dirigido a la ganancia, terminará y esa riqueza quedará sometida a las decisiones igualitarias y racionales de los trabajadores.
Esta perspectiva requiere de la lucha de clases internacional. En lugar de ello, los dirigentes sindicales canadienses promueven el nacionalismo de la hoja de maple, poniendo a los obreros de aquí contra sus hermanos y hermanas de otros países. Cuando se estaba negociando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en 1991, las secciones mexicana, estadounidense y canadiense de la Liga Comunista Internacional emitimos una declaración conjunta llamando a “Alto al TLC, rapiña a México por el imperialismo EE.UU.”. Ahí explicamos que el imperialismo estadounidense quería “convertir a México en una maquiladora gigantesca, una zona franca para el ‘libre comercio’—‘libre’ de sindicatos y ‘libre’ para el capital” (Espartaco No. 2, verano-otoño de 1991). En cambio, las diatribas nacional-chovinistas que los burócratas sindicales dirigían al TLCAN servían para poner a los obreros estadounidenses y canadienses los unos contra los otros y a ambos en contra de sus hermanos y hermanas de clase mexicanos. Durante las dos últimas décadas, el TLCAN ha significado mayores ganancias y más poder para los gobernantes estadounidenses y sus socios menores canadienses mediante la sobreexplotación de los obreros mexicanos y la ruina económica de los campesinos mexicanos.
La necesidad de la lucha unida de los obreros al nivel internacional proviene directamente de la naturaleza global de la industria minera. Al igual que los mineros de Canadá, los de Latinoamérica se ven obligados a trabajar por necesidad, vendiendo su fuerza de trabajo. Los obreros que trabajan en las minas —en Canadá, México, Guatemala, Perú y el resto del mundo— tienen un enorme poder social potencial para dirigir a todos los oprimidos en la lucha anticapitalista. Las ganancias de miles de millones que afluyen a los bolsillos de los patrones mineros, cualquiera que sea su nacionalidad, provienen de la plusvalía que generan los obreros que extraen el mineral y lo envían a los puertos para su exportación.
En Perú, donde la minería representa hasta el quince por ciento del PIB, decenas de miles de obreros de la Federación Minera del Perú se fueron a huelga en mayo contra la subcontratación y una medida que permitiría despidos masivos si las compañías mineras reportan pérdidas. Ante la amenaza del despido, la huelga fue breve y de carácter limitado. Sin embargo, señaló el poder potencialmente inmenso que tienen estos obreros para interrumpir las ganancias capitalistas. Históricamente, de Chile y Bolivia hasta el norte de México, las luchas de los mineros de América Latina han estado entre las más combativas y las que han tenido mayores alcances.
En toda la región, una intensa pobreza coexiste lado a lado con una fabulosa riqueza, expresión del desarrollo desigual y combinado. Las burguesías nacionales dependen totalmente del imperialismo y son incapaces de llevar a cabo la modernización económica de la sociedad. Surcado por fronteras artificiales, el dominio burgués en la mayor parte de Latinoamérica ha alternado entre juntas militares sanguinarias y diversas formas de populismo burgués, en general apoyadas por la izquierda.
En vez de fantasear con que la burguesía del propio país oprimido, atrasada y dependiente del imperialismo, sea el vehículo de la liberación, nosotros luchamos por la perspectiva de la revolución permanente, desarrollada originalmente por el líder marxista León Trotsky. La solución completa y genuina de las tareas de conseguir la democracia y la emancipación nacional en los países de Latinoamérica sólo puede darse con el poder de la clase obrera al frente de toda la nación subyugada, especialmente de las masas campesinas indígenas. Al tomar el poder, la clase obrera no podrá detenerse en las tareas democráticas, sino que deberá continuar inmediatamente con las socialistas, incluyendo la expropiación de la burguesía como clase, la colectivización y la planificación económica. Para sobrevivir y florecer, esas revoluciones deberán extenderse a los centros del imperialismo mundial, señalando la necesaria perspectiva de la revolución obrera en Estados Unidos y Canadá.
La LCI lucha por construir partidos obreros revolucionarios e internacionalistas —parte de una IV Internacional reforjada—que vinculen las luchas obreras de las semicolonias con las de los países imperialistas. Esta perspectiva, que Trotsky señaló en “La guerra y la Cuarta Internacional” (1934) conserva hoy toda su fuerza:
“Sud y Centroamérica sólo podrán liquidar el atraso y la esclavitud uniendo sus estados en una única y poderosa federación. Pero no será la atrasada burguesía sudamericana, agencia totalmente venal del imperialismo extranjero, quien cumplirá esta tarea, sino el joven proletariado sudamericano, llamado a dirigir a las masas oprimidas. Por lo tanto, la consigna que debe guiar la lucha contra la violencia y las intrigas del imperialismo mundial y contra la sangrienta dominación de las camarillas compradoras nativas es Por los estados unidos soviéticos de Sud y Centroamérica.
“En todos lados el problema nacional se mezcla con el social. Sólo la conquista del poder por el proletariado mundial garantizará la paz real y duradera para todas las naciones del planeta”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/mineras.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.07 02:51 ShaunaDorothy ¡Por movilizaciones sindicales contra la represión! Ayotzinapa, el estado y la revolución permanente ¡Romper con el PRD/Morena/AMLO! ¡Forjar un partido leninista-trotskista! (Marzo de 2015)

https://archive.is/iepO0
Espartaco No. 43 Marzo de 2015
A continuación imprimimos, editado para su publicación, el foro dado por nuestro camarada Sacramento Talavera en el Museo Casa de León Trotsky el 7 de febrero. Ese mismo fin de semana inició un paro y una serie de movilizaciones de maestros en Guerrero agrupados en la disidente CETEG, la Sección XIV del SNTE y el SUSPEG contra la retención de sus salarios por parte del gobierno estatal. La noche del martes 24 de febrero la Policía Federal arremetió contra una protesta de profesores, matando a golpes al maestro Claudio Castillo Peña, “camarada que tenía poliomielitis, el cual no podía defenderse ni correr, dado su estado físico y la edad que tenía”, según una declaración de la CETEG.
A los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y a los seis baleados por la policía aquel 26 de septiembre, se suma una muerte más de un luchador social. Apenas este martes desapareció Gustavo Salgado Delgado, militante del Partido Comunista de México (m-l), quien trabajaba para mejorar las condiciones de vida de los jornaleros de La Montaña de Guerrero. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente en Morelos —un estado gobernado también por el PRD— y, según información de El País, estaba decapitado y desmembrado. Gustavo Salgado se añade a una lista de ya varios desaparecidos del PCM (m-l). Todo militante de izquierda, todo oponente de la explotación, toda persona con un mínimo de sensibilidad ante la situación de los oprimidos debería estar lleno de rabia ante todos estos sucesos.
La desaparición y, según todo parece indicar, horrenda masacre por parte del estado capitalista de los 43 normalistas guerrerenses ha ocasionado indignación por todo el país e internacionalmente. No deja de ser simbólico y aleccionador el que los gobernantes burgueses, coludidos con mafiosos, desataran de manera tan brutal toda la fuerza del aparato represivo para arremeter contra unas cuantas decenas de estudiantes combativos, pobres e indígenas que boteaban para poder venir a México a participar en la marcha de conmemoración anual de la masacre de Tlatelolco. Y no deja de ser simbólico tampoco el que fuera el PRD burgués el responsable directo de la nueva masacre, el partido que se identifica con el viejo PRI, el PRI del “nacionalismo revolucionario”, esa patraña burguesa que supuestamente inspiraba a asesinos de masas como Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, entre otros.
Tras sacrificar algunos chivos expiatorios, recientemente el gobierno federal del no tan “nuevo” PRI ha dado por cerrado el caso con base en las declaraciones de unos cuantos narcos de poca monta, y de pasada enlodado la memoria de los normalistas masacrados. Como para añadir insulto a la injuria, he aquí la “verdad histórica” de la PGR: a los normalistas los mataron los narcos porque éstos creyeron que los estudiantes eran también narcos, pero de una mafia rival. Los padres de los desaparecidos declararon valientemente que van a mantener su lucha “hasta las últimas consecuencias”.
Con increíble cinismo, Peña Nieto externó su “pena” y su “dolor”, y declaró que “lo importante es no quedarnos parados, paralizados”. Y, en efecto, no han perdido tiempo. Apenas había dado su conferencia de prensa Murillo Karam cuando Osorio Chong informó que el gobierno federal había enviado a Guerrero fuerzas adicionales del ejército, la marina y la Policía Federal, porque “no se van a tolerar más hechos violentos protagonizados por ‘grupos radicales’”.
La indignación masiva en torno a Ayotzinapa ha detonado una nueva ola de lucha social, con las protestas más grandes que hemos visto en muchos años y que ciertamente le dejaron claro al gobierno que los normalistas no están solos. Y en el centro de las protestas han estado los combativos maestros. Un factor del descontento generalizado al cual la masacre de Ayotzinapa ha dado cauce es la ya añeja guerra burguesa contra la educación pública y gratuita, incluyendo la contrarreforma educativa dirigida sobre todo contra el sindicato del magisterio. Sin duda, la burguesía quiere dar una lección a los normalistas, vilificándolos e intimidándolos antes de que se unan a las filas del sindicato más grande de América Latina.
Las normales rurales emergieron de las reformas sociales en la secuela de la Revolución de 1910, especialmente en la década de los 30 bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas. Además de medidas progresistas como la expropiación petrolera y el reparto agrario, Cárdenas instituyó la efímera “educación socialista” en la constitución de 1934. Estas medidas fueron muy populares, ayudando a afianzar el apoyo para el partido gobernante, el PRM-PRI conforme consolidaba la estructura estatal corporativista. Para la burguesía, estas medidas tuvieron el efecto de aplacar el tumulto campesino y avanzar los intereses del capitalismo mexicano, incluso mediante el entrenamiento de esclavos asalariados más productivos.
Las normales rurales han estado bajo ataque durante mucho tiempo, carentes de fondos y en la mira de la policía. Antes de 1969 había 29 normales rurales; hoy día apenas quedan 17. Retratadas como “kínderes para bolcheviques” y “semilleros de guerrillas”, su crimen es proporcionar educación a los más pobres de los pobres. Los normalistas tienen toda una historia de radicalismo político, y se ven a sí mismos como los tutores de los obreros y campesinos mexicanos, y consideran la diseminación del conocimiento y la alfabetización bilingüe en las comunidades indígenas una responsabilidad social. Aunque no tienen una relación directa con los medios de producción, los maestros forman un vínculo clave entre el campesinado y el proletariado industrial urbano.
Los gobernantes capitalistas temen que de estas protestas surja un estallido verdaderamente masivo del descontento por mucho tiempo contenido, y en especial que se extienda a la clase obrera. A lo largo de estos ya más de cuatro meses, casi cada protesta en la Ciudad de México y Guerrero ha sido objeto de represión policiaca con decenas de detenciones, aunadas a las detenciones de activistas individuales, balaceras en la Ciudad Universitaria, etc. Desde noviembre pasado, en la secuela de la marcha del 20 de noviembre —hasta ahora la más numerosa, con varios cientos de miles de manifestantes—, el almirante Vidal Soberón, secretario de marina, despotricaba contra los “actos mezquinos de quienes, enmascarados, en grupos minoritarios y el rostro encubierto laceran nuestra nación”. El secretario de la defensa, general Cienfuegos, condenaba la “violencia” de los civiles y la “crítica infundada” al gobierno. Éstas son amenazas funestas de los más altos mandos militares que no se deben tomar a la ligera.
Hasta ahora, el movimiento se ha mantenido difuso y amorfo. Unidos momentáneamente por el repudio a la masacre, cada sector movilizado levanta sus propias consignas y demandas, y a menudo también sus propios prejuicios. La marcha del 20 de noviembre tuvo, en este sentido, un elemento un tanto surrealista: al lado de estudiantes pobres, campesinos y obreros marchaban monjas, ecologistas disfrazados de árboles, un pequeño contingente de masones gritando el lema de los Tres Mosqueteros, jóvenes que hacían performances cursis y meditación zen, muchas personas, sobre todo señoras, de apariencia acomodada que exigían simplemente “paz” e incluso unos cuantos arrogantes clasemedieros que no tenían escrúpulo en lanzar el epíteto racista y elitista de “naco” a sus compañeros de marcha más pobres y morenos.
Ante este panorama, muchos activistas están en busca del camino hacia delante. Y lo que se necesita urgentemente es una orientación proletaria revolucionaria.
El estado: Una máquina de represión
Una de las cuestiones más importantes que deben entender los militantes genuinamente motivados por la lucha hacia una sociedad igualitaria es la naturaleza del estado, y un par de anécdotas recientes sirven para dilucidar el tema. Ante la evidencia que revela la participación del ejército en la masacre, el día 12 de enero, compañeros y padres de los desaparecidos se presentaron a las puertas del 27 Batallón de Infantería en Iguala para exigir que se les dejara entrar a buscar a los estudiantes. Fueron recibidos a golpes y dispersados con gases lacrimógenos. Por otro lado, el miércoles 28 de enero miembros guerrerenses de la Coparmex tomaron el desayuno en Chilpancingo con el comandante de la 35 zona militar, quien les informó personalmente del arribo de al menos 3 mil soldados adicionales a Guerrero. Según el jefe local de la confederación patronal, “las fuerzas castrenses estarán al resguardo de la ciudad frente a los bloqueos y las manifestaciones ‘que nos están estrangulando’”. Esa misma tarde, un grupo de catorce estudiantes de la Escuela Superior de Educación Física fue detenido en la misma ciudad mientras simplemente viajaban a un encuentro de normalistas. Los jóvenes fueron perseguidos más de dos kilómetros, encañonados con fusiles AR-15 y trasladados a las instalaciones de la Policía Federal, de donde fueron liberados unas horas más tarde ante protestas de los normalistas y el magisterio.
Estos hechos ilustran un punto fundamental para los marxistas: el estado es una máquina de represión sistemática contra los obreros y los pobres al servicio de la clase dominante capitalista —la patronal—. Los gobiernos van y vienen, pasándose la estafeta entre PRI y PAN, el PRD hasta ahora al nivel local en diversos estados de la federación, y seguramente el Morena —ese otro partido populista burgués— logrará dirigir algún gobierno local pronto, pero el estado sigue siendo el mismo y sigue estando al servicio de la misma clase. De este estado no se debe esperar ninguna justicia para los pobres. A lo más, como hemos visto, se sacrificarán unos cuantos chivos expiatorios. Lo que sí habrá sin escatimar serán palos, gases lacrimógenos, cárcel y cosas mucho peores para los que no acepten el carpetazo de la “verdad histórica” decretada por los jefes policiacos y militares.
“Descomposición” del estado?
La masacre de Ayotzinapa puso al descubierto, de la manera más cruel, la ya bien conocida colusión entre el estado y las mafias del narco, así como el carácter espurio de la “guerra contra el narco”, que está dirigida contra los trabajadores y los campesinos. Los espartaquistas nos oponemos a esta “guerra” y consideramos elemental el llamado por la despenalización de las drogas. Al eliminar las enormes ganancias que derivan de la naturaleza ilegal y clandestina del narcotráfico, la despenalización reduciría el crimen y otras patologías sociales asociadas con éste. E igual de elemental es el que la población entera (no sólo los ricos, policías y criminales) tenga acceso a las armas de fuego para procurar protegerse de la odiosa irracionalidad social.
En los periódicos de la izquierda, en las marchas y foros sobre Ayotzinapa, se dice continuamente que el estado mexicano está en “descomposición”. Ojalá fuera cierto, pero el estado está vivito y coleando, movilizándose a diestra y siniestra. Esta frase de la “descomposición del estado” es engañosa y refleja ilusiones contrarias a los intereses de los explotados y oprimidos. Generalmente se usa en un sentido moral dada la colusión del estado con el narco y el carácter brutal de los gobernantes. Si bien no cabe duda de que los gobernantes capitalistas son inmorales desde el punto de vista del proletariado, lo que se propone con esta terminología es la regeneración ética y democrática del estado, con base en el entendimiento idealista del estado como una entidad neutral que existe para garantizar la convivencia armónica de los ciudadanos. Éste es un cuento para niños no muy vivaces; el estado es un instrumento de clase cuya función es precisamente la represión. Su núcleo son la policía, el ejército, los tribunales y las cárceles. En distintos países y momentos históricos, los estados podrán ser más o menos represivos según las necesidades de las burguesías nacionales a las que sirvan, según la fortaleza o debilidad de la propia burguesía, según el nivel de lucha social que enfrenten. Pero el estado consiste, a fin de cuentas, en destacamentos de hombres armados con el propósito de mantener a una clase social determinada en el poder.
Además, el término “descomposición” da a entender que el estado capitalista está en proceso de desmembramiento, de putrefacción, que se está desmoronando, como una casa de naipes. Eso no va a suceder. El estado burgués debe destruirse mediante una revolución socialista que eleve al poder a la clase obrera, remplazando al viejo estado con uno enteramente nuevo, un estado obrero.
“Fuera Peña Nieto”—¿Para remplazarlo con quién?
Una de las consignas más populares en el movimiento es la de “fuera Peña Nieto”, la cual impulsan activistas y organizaciones de la izquierda como una especie de panacea “unificadora” del movimiento. Ojalá Peña Nieto cayera, pero el problema fundamental con esta consigna es que otorga un endoso tácito a los rivales burgueses del PRI: el PRD y el Morena populistas tanto como el PAN clerical. Una variante más radical de la misma perspectiva es la consigna, retomada de los “cacerolazos” argentinos de principios de la década pasada, de “que se vayan todos”, pero el problema sigue siendo el mismo: ¿por qué medio y para remplazarlos con quiénes o con qué?
Muchos activistas, quizá la mayoría, señalan que el problema no es tal o cual gobernante individual, sino el “modelo económico”, es decir, el neoliberalismo salvajemente antiobrero y elitista y grotescamente servil ante los imperialistas. Esta perspectiva se mantiene en el marco de la política burguesa y sólo puede servir para llevar agua al molino del Morena de AMLO, otro político surgido de las filas del PRI. El Morena es un partido nuevo, que hace poco obtuvo su registro y no ha tenido aún oportunidad de mostrar la cara en el gobierno. Pero, ante el profundo descrédito del PRD —que ha conducido incluso a la renuncia de su fundador y “líder moral”, Cuauhtémoc Cárdenas—, seguramente pronto la tendrá. El Morena es otro partido nacionalista burgués, tan comprometido con el dominio del capital como el PRD, el PRI y el PAN. Y en cuanto a la represión, cabe recordar que fue AMLO, en su calidad de jefe de gobierno del DF, quien desató a la policía contra los campesinos de Atenco incluso antes que EPN, un hecho que se suele olvidar.
El nacionalismo burgués y las ilusiones en políticos y regímenes nacional-populistas han mantenido históricamente a la clase obrera mexicana atada a sus explotadores y siguen constituyendo el principal obstáculo al desarrollo de la conciencia de clase proletaria. Pero la historia ha mostrado profusamente que el nacionalismo burgués populista, incluso en sus variantes más izquierdistas como las personificadas en Lázaro Cárdenas o Hugo Chávez, es incapaz de proporcionar una mejora cualitativa en el nivel de vida de las masas o de romper genuinamente con los imperialistas, y ni hablar de eliminar la represión —baste recordar los ejemplos de la represión contra los ferrocarrileros en 1958-1959, Tlatelolco en 1968, el halconazo de 1971 y las décadas de “guerra sucia” en torno a esos años—. El nacionalismo populista es simplemente una forma alternativa de administrar el régimen de la explotación capitalista, que procura favorecer el desarrollo del capital nacional y para lo cual, dada la debilidad de la burguesía mexicana frente a los imperialistas, sobre todo los estadounidenses, requiere el apoyo de las masas obreras y campesinas. Es por ello que los populistas burgueses se ven obligados a otorgar algunas concesiones, pero sin jamás cuestionar el régimen mismo de explotación del trabajo por parte del capital. En tanto la perspectiva de la clase obrera se mantenga circunscrita a este marco burgués, estaremos confinados a un círculo vicioso entre regímenes neoliberales proimperialistas y los nacional-populistas.
“Poder popular” vs. poder proletario
Hemos encontrado que hay muchos jóvenes que están de acuerdo con nosotros en la estrechez de miras de la consigna de “fuera Peña Nieto” e incluso expresan acuerdo con nosotros en que el estado, que califican correctamente de capitalista, debe ser destruido, pero sostienen que el estado burgués debe ser remplazado por el “poder popular”, una noción vaga y aclasista. Este punto de vista tiene raíz en el entendimiento muy arraigado y fundamentalmente falso de la división de la sociedad en dos grupos o clases: los ricos y los pobres, o la burguesía y “el pueblo”. La burguesía es ciertamente una clase social, la de los dueños y grandes accionistas de los medios de producción, de las fábricas, de los bancos, de las grandes empresas de servicios, de las grandes explotaciones agrícolas. Es una clase diminuta, y los burgueses que realmente mueven los hilos de la política gubernamental constituyen un número ínfimo, unas cuantas familias. En México y todos los países del Tercer Mundo, la burguesía nacional es extremadamente débil en relación a las burguesías imperialistas —sus verdaderos amos—, y están atadas a éstas por infinidad de lazos.
Pero los pobres o “el pueblo” no forman una clase en un sentido científico, marxista. Dentro del “pueblo” hay todo tipo de capas distintas, con sus propios intereses y que a menudo entran en pugna. Por ejemplo, un campesino pobre, en tanto que productor individual para el mercado —aunque su producción sea muy poca—, compite con los demás campesinos y tiene un interés en la propiedad privada de la tierra y en el alto precio de los productos agrícolas. Un pobre urbano, por ejemplo un vendedor ambulante, tiene interés en que los productos agrícolas que consume sean lo más baratos posible. El “poder popular” o un “gobierno popular” es un espejismo.
Los obreros son también pobres, y en ese sentido siempre habrá una identificación con todos los demás. Pero los obreros, o proletarios, forman una clase social aparte, definida por dos características fundamentales: no tienen más que su fuerza de trabajo para vender y son los productores de toda la riqueza de la sociedad. Básicamente todo lo que consumimos ha sido hecho por obreros. Esto le da a la clase obrera un enorme poder social, que para la mayoría de los jóvenes en México, y muchas otras partes del mundo, tiende a ser una abstracción porque no forma parte de su experiencia de vida. Las protestas de los estudiantes, de los maestros, de los campesinos, del llamado movimiento urbano-popular pueden ocasionar problemas serios para los gobernantes capitalistas, y pueden servir como detonador para el descontento obrero, pero estos sectores de la heterogénea pequeña burguesía simplemente no tienen poder social.
Junto a lo anterior, su papel en el proceso productivo da a la clase obrera otra característica esencial: no tiene interés, como clase, en la propiedad privada. No se trata de idealizar la conciencia de los individuos. El punto aquí es que el proletariado como clase tiene el interés objetivo de deshacerse de los capitalistas parasitarios que expropian la producción social; su interés objetivo está en la colectivización de los medios de producción.
La clase obrera es una clase internacional. La misión histórica de la clase obrera es expropiar a todos los expropiadores. Ninguna otra clase comparte estas características, por eso la clase obrera es la única clase revolucionaria de nuestra época, y tiene la capacidad y el interés de movilizar tras de sí a todos los pobres, pues en la emancipación de la clase obrera está la semilla de la emancipación de todos los oprimidos.
Por eso los espartaquistas ponemos el énfasis siempre en la clase obrera, así como el título de este foro incluye el llamado “¡Por movilizaciones obreras en defensa de los estudiantes!”. Imaginen el efecto de una huelga de los trabajadores del metro, para no ir más lejos, en defensa de los normalistas. No decimos que sea sencillo lograr este tipo de movilización del poder social de la clase obrera. Las escasas movilizaciones convocadas por las burocracias sindicales leales al PRD capitalista —para no hablar de las venales burocracias priístas— han tenido un carácter puramente formal, y los burócratas se han esforzado, con éxito, por minimizar su impacto. Para que la clase obrera flexione su músculo en defensa propia y de todos los oprimidos, se debe forjar una nueva dirección clasista.
Un aspecto importante e inmediato de esta perspectiva centrada en la clase obrera sería la formación de guardias obreras de defensa en las movilizaciones estudiantiles y magisteriales. Ahora bien, la presencia de dichas guardias obreras en las movilizaciones no sería ninguna garantía contra la represión pero, en tanto que representantes del movimiento obrero organizado, harían pensar dos veces a la policía y demás autoridades capitalistas respecto de las consecuencias de la represión. Por otro lado, y sobre todo, este tipo de acciones podría abrir la perspectiva hacia la lucha obrera mucho más amplia y profunda.
¡Por un gobierno obrero y campesino!
Una de las cuestiones centrales que impulsan la lucha social es el anhelo por la democracia genuina, así como la emancipación nacional. Pero estos anhelos son canalizados hacia el populismo burgués y la fraseología de la “revolución democrática” y la “regeneración nacional”. La democracia burguesa es la democracia para los ricos y un engaño para los pobres. Este engaño es tanto más efectivo mientras más desarrollada esté la democracia, mientras más fuerte sea la burguesía y más estable sea su régimen. En los países atrasados como México, la “democracia” es una delgada capa de pintura que pretende ocultar el baño de sangre de la brutalidad policiaco-militar cotidiana. La única manera de eliminar la represión constante contra los pobres, de satisfacer sus aspiraciones a los derechos democráticos, de alcanzar su emancipación social y de romper genuinamente el yugo imperialista es la revolución socialista: la destrucción del estado burgués y la instauración de la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado sobre la base de la colectivización de los medios de producción. Cuando los marxistas hablamos de un “gobierno obrero y campesino” queremos decir nada menos que eso: la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado.
Pero la revolución en México no puede ser sino un paso en la revolución mundial. El proletariado mexicano en el poder necesitaría la ayuda inmediata de sus hermanos de clase, sobre todo en EE.UU., tanto para defender su revolución contra la agresividad imperialista como para siquiera empezar a trabajar concretamente en la eliminación de la miseria y atraso que aquejan al país, mediante la enorme riqueza industrial del vecino del norte. A su vez, una revolución obrera en México daría un enorme impulso a la lucha proletaria en EE.UU. a través del puente humano que constituyen los trabajadores migrantes; daría también un enorme impulso a la lucha de los negros contra su ancestral opresión, piedra de toque del capitalismo estadounidense.
Ésta fue, a grandes rasgos, la perspectiva de los bolcheviques de Lenin y Trotsky en la Revolución Rusa de 1917. El elemento indispensable y hoy faltante para hacerla realidad de nuevo es precisamente un partido como el de los bolcheviques. La historia ha mostrado que la autoemancipación de la clase obrera, y con ella la de los oprimidos del mundo entero, gira en torno a la cuestión de la dirección. El éxito o la derrota de la clase obrera en sus esfuerzos para lograr la victoria depende de la organización y de la conciencia científica de las masas en lucha, es decir, de la dirección revolucionaria. Los espartaquistas luchamos por construir partidos obreros leninistas-trotskistas, como parte de una IV Internacional reforjada, partido mundial de la revolución socialista.
“Asamblea constituyente” vs. revolución permanente
Las ilusiones en una democracia radical bajo el capitalismo a menudo se cristalizan en la consigna por una “asamblea constituyente”, una consigna que enarbolan las organizaciones que se reclaman marxistas al lado de los articulistas de La Jornada y el mismísimo Cuauhtémoc Cárdenas como su programa máximo hoy día. Un ejemplo de ello es el Movimiento de los Trabajadores Socialistas (MTS), una organización que dice ser trotskista y revolucionaria y llama por una “asamblea constituyente libre y soberana”. Esto ya de por sí es un poco sospechoso: ¿qué carácter “revolucionario” puede tener una consigna enarbolada por Cuauhtémoc Cárdenas? El MTS se desmarca de Cárdenas y otros al hablar de impulsar su asamblea “sobre las ruinas de estas instituciones —como el Congreso—” y de que debe organizarse “de manera independiente de los partidos de esta democracia asesina”. Todo eso suena bastante radical...excepto la consigna misma. La “asamblea constituyente” es un cuerpo parlamentario bajo el capitalismo; el llamado por tal asamblea es un llamado por un gobierno burgués. Los genuinos revolucionarios nos oponemos a este llamado como cuestión de principios porque está contrapuesto a una genuina estrategia revolucionaria basada en la revolución permanente, la cual nos enseña que no puede existir un gobierno burgués “revolucionario” (ver “Por qué rechazamos la consigna por una ‘asamblea constituyente’”, Spartacist [Edición en español] No. 38, diciembre de 2013).
La perspectiva del MTS es explícitamente etapista; es decir, primero luchar por una revolución democrática coronada por la asamblea constituyente y después los “socialistas del MTS” plantearían la necesidad de la revolución socialista. El MTS escribe en su periódico Tribuna Socialista (No. 10, 22 de enero) que “Para imponer esta perspectiva” de la “asamblea constituyente libre y soberana”, “será necesaria la movilización revolucionaria de los trabajadores y el pueblo y el desarrollo de sus organismos de democracia directa”. Pero, si la clase obrera se moviliza hacia la revolución con los pobres detrás, ¿por qué querría detenerse en una impotente “asamblea constituyente” en vez de tomar el poder en su propio nombre? Ése es precisamente el meollo del asunto: cada vez que ha sido convocado un cuerpo como ése en una situación de insurgencia proletaria, su propósito fue el de reunir las fuerzas de la contrarrevolución contra el proletariado y destruir sus organismos embrionarios de poder.
En el contexto de la revolución obrera que había estallado en Alemania a finales de 1918, Rosa Luxemburg argumentó poderosamente contra los intentos de la socialdemocracia de hacer abortar la revolución en favor de una asamblea constituyente:
“¿Qué se gana con ese cobarde desvío llamado asamblea nacional? Se fortalece la posición de la burguesía, se debilita al proletariado y se le engaña con ilusiones vacías, y se disipan y se pierden tiempo y energía en ‘discusiones’ entre el lobo y el cordero. En una palabra, les sirve a todos aquellos elementos cuya buena intención es estafar a la revolución proletaria para quitarle sus fines socialistas y castrarla hasta convertirla en una revolución democrático-burguesa.
“Pero la de la asamblea nacional no es una cuestión táctica, ni una cuestión de qué es más ‘fácil’. Es una cuestión de principios, de la percepción socialista de la revolución...
“La asamblea nacional es un legado caduco de las revoluciones burguesas, un cascarón vacío, un escenario de utilería de la época de las ilusiones pequeñoburguesas en el ‘pueblo unido’ y en la ‘libertad, igualdad, fraternidad’ del estado burgués”.
Así como oponemos a la quimera de la “revolución democrática” la revolución socialista, oponemos a la asamblea constituyente democrático-burguesa los soviets de obreros y campesinos. Estos soviets o consejos surgieron primero en Rusia en 1905 y de nuevo en 1917. Originalmente creados como organismos de la revolución, los soviets se convirtieron en los órganos de gobierno de la dictadura del proletariado. En lugar de ser amorfas “organizaciones de masas”, los soviets son corporaciones de trabajo legislativas y ejecutivas a la vez, organizaciones industriales que unifican las funciones de la industria y el gobierno y que representan un tipo de democracia infinitamente superior a la democracia burguesa.
Guerrero: Miseria campesina y brutalidad estatal
Los sucesos recientes han mostrado una vez más la realidad brutal del capitalismo mexicano, y no es coincidencia que haya sido en Guerrero, históricamente uno de los estados más pobres y atrasados del país y donde los gobernantes burgueses están acostumbrados a recurrir impunemente a la violencia. La región de La Montaña, habitada por indígenas de varias etnias, se encuentra entre las más pobres de América Latina. Según cifras de la década pasada, 46 por ciento de los indígenas del estado mayores de 15 años carecía de ingresos, la mitad de la población indígena era analfabeta y el 97 por ciento de la población de La Montaña carecía de drenaje; menos de la mitad de la población del estado contaba con electricidad y el 96 por ciento de la población indígena no tenía acceso a servicios de salud. Para la burguesía mexicana, los campesinos indígenas son simplemente población excedente.
Fue esta miseria y violencia estatal la que condujo a Lucio Cabañas —egresado de la normal rural de Ayotzinapa— a tomar las armas a finales de los años 60 y principios de los 70. Y estas cifras no han cambiado mucho en los últimos 50 años. En el reciente informe final de la Comisión de la Verdad del Estado de Guerrero, una comisión encargada de investigar la guerra sucia en el estado, se dice que en 1960 alrededor del 60 por ciento de la población de Guerrero era analfabeta, el 93 por ciento de las viviendas no tenía agua corriente y apenas el 23.5 por ciento tenía electricidad. Imaginen el contraste en aquellos años de auge del puerto de Acapulco entre el glamour de la bahía, donde John F. Kennedy —el demócrata asesino anticomunista de Playa Girón y los inicios de la Guerra de Vietnam— había pasado su luna de miel en la costa, y la miseria y brutalización constante de los campesinos a manos de la policía y el ejército a las órdenes de la mafia de caciques que históricamente ha dominado el estado. Recuerda el contraste de hoy entre la increíblemente lujosa Riviera Maya de Quintana Roo y las magras tierras donde habita la paupérrima población maya tierra adentro, aún orgullosa de su pasado y sobre todo de la memoria de su sublevación en la Guerra de Castas.
Hace poco el gobernador perredista de Guerrero, Ángel Aguirre, se vio obligado a renunciar a su cargo ante el escándalo por la masacre de Ayotzinapa. Hace tres años Aguirre había ya desatado las fuerzas represivas del estado contra los normalistas, acribillando a dos de ellos. Parece irónico que este mismo tipo ocupó el puesto de gobernador interino en 1996 ante la renuncia del priísta Rubén Figueroa Alcocer tras la masacre de Aguas Blancas en 1995, cuando 17 campesinos fueron acribillados en una emboscada policiaca. Y Figueroa Alcocer es el hijo de Rubén Figueroa Figueroa, cacique priísta, gobernador del estado y cabeza de la guerra sucia contra la guerrilla izquierdista de Lucio Cabañas que dejó un saldo de más de 600 desaparecidos. El informe citado antes recuenta cómo muchas centenas de militantes fueron arrojados al mar desde aviones después de haber sido torturados, como ocurrió también durante las dictaduras chilena y argentina.
La guerrilla del Partido de los Pobres llevó a cabo su acción más espectacular en 1974 con el secuestro de Figueroa Figueroa cuando éste era aún candidato del PRI a la gubernatura de Guerrero, lo cual propinó a los gobernantes capitalistas una humillación que jamás perdonaron. Tras su rescate y ya como gobernador, en 1976 este gorila, no contento con la muerte de Lucio Cabañas, violó a su viuda, según ella misma declaró a Proceso en 2003. Ésos son los gobernantes mexicanos. La viuda de Lucio Cabañas, Isabel Ayala, murió acribillada a balazos junto a su hermana en 2011 a las puertas de una iglesia en Acapulco, a donde iban a vender comida.
Es necesario poner un alto a la barbarie estatal capitalista. Nuestra respuesta, como marxistas revolucionarios, no es la vía guerrillera basada en la pequeña burguesía; mucho menos lo son las actuales “autodefensas” vigilantistas que hacen suyas las funciones del estado burgués, rondando en busca de presuntos “delincuentes” —incluyendo a consumidores de droga y supuestas prostitutas—. Nuestra respuesta es la movilización del poder social de la clase obrera, a la cabeza de todos los oprimidos, en la lucha por el derrocamiento revolucionario del régimen de explotación capitalista. En un momento de auge revolucionario, milicias obreras y de campesinos pobres implementarían la genuina autodefensa de las organizaciones obreras y campesinas, de sus movilizaciones, sus asambleas y su prensa, contra la brutalidad policiaco-militar burguesa. Estas milicias, subordinadas a los soviets, serían el embrión del nuevo estado proletario y ciertamente lidiarían también de manera firme y justa con la violencia de las mafias ligadas al estado que aqueja a las comunidades rurales hoy día. Estamos, pues, por nuevas revoluciones de Octubre alrededor del mundo como el primer paso hacia un futuro comunista sin clases y sin estado. No decimos que sea una meta fácil, pero es la única solución real, y vale la pena luchar por ella.■
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/43/ayotzinapa.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.03 16:33 ShaunaDorothy Honduras: luchas masivas bajo la represión militar ¡Forjar un partido obrero revolucionario internacionalista! (Septiembre de 2010)

https://archive.is/gAxyi
Suplemento de Espartaco, Septiembre de 2010
Honduras: luchas masivas bajo la represión militar
¡Forjar un partido obrero revolucionario internacionalista!
El siguiente artículo ha sido traducido de Workers Vanguard No. 964 (10 de septiembre de 2010), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
Luchas sociales agudas han sacudido a Honduras, la empobrecida neocolonia de Estados Unidos, desde el derrocamiento militar del presidente populista burgués Manuel “Mel” Zelaya en junio de 2009. Alrededor de 50 mil personas protestaron en las calles de la capital, Tegucigalpa, este 1º de Mayo, y miles en todo el país se manifestaron para protestar el 28 de junio, el aniversario del golpe. El poderoso sindicato magisterial, con 65 mil afiliados, ha estado en huelga desde el 9 de agosto, luchando contra la retención por parte del gobierno de 150 millones de dólares del fondo de retiro del sindicato y contra los planes de privatizar las escuelas normales.
En solidaridad con los maestros, las federaciones sindicales han convocado a huelgas para el 7 de septiembre y el 12 de octubre, con vistas a una huelga general, para exigir un aumento del salario mínimo y oponerse a la privatización de los servicios públicos. También ha habido protestas campesinas en demanda de créditos baratos y en defensa del decreto agrario promulgado bajo Zelaya. Estas valientes expresiones de oposición popular al régimen golpista están teniendo lugar a pesar de la severa represión por el ejército, la policía y los tenebrosos escuadrones de la muerte. Decenas de opositores han sido asesinados desde el golpe, y miles han sido arrestados, secuestrados, torturados, violados o golpeados.
En medio de un amplio boicot, las elecciones de noviembre de 2009 instalaron en la presidencia a Porfirio Lobo, del Partido Nacional, en remplazo del líder golpista Roberto Micheletti, del Partido Liberal, como líder civil del gobierno apoyado por el ejército. Tras su toma de posesión en enero, Lobo amnistió a los participantes en el golpe y expulsó a Zelaya, quien había reingresado al país y recibido asilo en la embajada brasileña, mandándolo al exilio en República Dominicana. El gobierno de Obama aplaudió estos esfuerzos de “reconciliación nacional” y ha presionado fuertemente para que el gobierno de Lobo obtenga reconocimiento internacional. Mientras tanto, como han documentado diversos grupos de derechos humanos, el “nuevo” régimen hondureño intensificó inmediatamente la represión, dirigida especialmente contra los militantes sindicales, los periodistas y sus familias, así como contra los líderes y simpatizantes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), un masivo movimiento populista burgués en apoyo a Zelaya que se formó inmediatamente después del golpe.
El golpe de estado de junio de 2009, llevado a cabo por el ejército hondureño, fue instigado por el imperialismo estadounidense y/o sus lacayos hondureños. La presidencia de Zelaya había tomado un carácter cada vez más populista, tras haber enfrentado agitación social marcada por huelgas, tomas de tierras y protestas. Zelaya llevó a cabo varias reformas paliativas para contrarrestar el descontento social, y en 2008 se alió con el presidente populista de Venezuela, Hugo Chávez. Estas acciones condujeron a una polarización intensificada dentro de la burguesía, entre Zelaya y sus partidarios, por un lado, y los oligarcas más recalcitrantes, el ejército hondureño y los imperialistas estadounidenses, por el otro. A los empresarios locales les escandalizó particularmente que, en diciembre de 2008, Zelaya anunciara un aumento del 60 por ciento al salario mínimo. Un referéndum consultivo respecto a la convocatoria para una asamblea constituyente, que Zelaya había programado para el 28 de junio de 2009, fue utilizado como pretexto para el golpe militar y el estado de sitio.
Esto no fue una mera pugna interburguesa en la que la clase obrera no tenía lado. Era necesario que el proletariado se opusiera al golpe —que amenazaba la capacidad de la clase obrera de organizarse por sus propios intereses y constituía un golpe contra los oprimidos— y defendiera las reformas conquistadas bajo Zelaya. Los marxistas, sin dar ningún apoyo político al gobierno populista burgués de Zelaya, teníamos la obligación de defender militarmente a Zelaya y sus partidarios contra el golpe de estado y de tomar lado con las masas en las calles, mientras luchábamos para que el proletariado emergiera bajo su propia bandera.
Es elemental para los marxistas defender los derechos democrático-burgueses y demás conquistas de los obreros y oprimidos cuando se encuentran bajo ataque. En México, en 2005, el gobierno del derechista Partido Acción Nacional (PAN) bajo Vicente Fox trató de impedir la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador del populista burgués Partido de la Revolución Democrática (PRD). Si bien ésta fue una medida judicial y no un golpe militar como el de Honduras, nuestros camaradas del Grupo Espartaquista de México se opusieron al ataque, declarando:
“El ataque de Fox y cía. habría significado un golpe preventivo derechista, con la venia del congreso, para deshacerse del candidato que la pandilla clerical foxista identifica con la ‘izquierda’. Habría agrietado la delgada capa ‘democrática’ que cubre al volátil régimen capitalista mexicano y reforzado la arbitrariedad estatal. Los espartaquistas nos opusimos a este ataque del PAN contra los derechos democráticos elementales de la población entera: esencialmente, el derecho a votar por quien le venga en gana... Tomamos esta posición sin darle ningún apoyo político al PRD y sin dejar de esclarecer en ningún momento su naturaleza de clase burguesa y por lo tanto inherentemente antiobrera.”
— “Los ataques derechistas de Fox y las tareas de la clase obrera: ¡Romper con AMLO y el PRD! ¡Forjar un partido obrero!”, Espartaco No. 24, verano de 2005
La defensa de los militantes sindicales y los demás hondureños atrapados en medio de la represión brutal está en el interés directo del proletariado a nivel internacional. Los obreros e izquierdistas estadounidenses tienen un deber especial de defender a las masas hondureñas. Desde que fue proclamada la Doctrina Monroe, los gobernantes estadounidenses han considerado a Centroamérica y el Caribe como su propio feudo. Pese a algunas diferencias en las políticas, tanto el gobierno de George W. Bush como el de Barack Obama ayudaron a preparar el terreno para el derrocamiento de Zelaya, y luego la Casa Blanca de Obama apoyó el gobierno golpista y respaldó fuertemente el régimen de Lobo que lo sucedió. La Spartacist League/U.S. lucha por movilizar la oposición al imperialismo estadounidense con base en la oposición clasista del proletariado a los dos partidos capitalistas, el Demócrata y el Republicano.
Centroamérica y la revolución permanente
Honduras es uno de los países más pobres del hemisferio occidental y forma parte del istmo centroamericano, el cual está dividido en estados pequeños y marginales bajo la bota del imperialismo estadounidense. Hasta mucho después de la Segunda Guerra Mundial, Honduras siguió siendo la “república bananera” por excelencia, dominada por la United Fruit y la Standard Fruit. Sin embargo, hoy su economía ya no depende completamente de sus exportaciones agrícolas tradicionales. También existe un sector maquilador de industria ligera para exportación que emplea a más de 100 mil obreros. Para mantener su dominio, la pequeña y débil burguesía hondureña confía en sus cuerpos de oficiales militares bonapartistas y, de manera crucial, en el respaldo de los imperialistas estadounidenses.
El papel que los gobernantes hondureños han desempeñado en la región en nombre de los imperialistas estadounidenses pudo verse claramente en la década de 1980, cuando las fuerzas militares estadounidenses usaron Honduras —llamada el “portaaviones insumergible” de Washington— como su base de operaciones estratégica contra la Nicaragua sandinista y las fuerzas guerrilleras izquierdistas de El Salvador y Guatemala. Las guerras sucias del imperialismo estadounidense en Centroamérica formaban parte de su campaña por la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética, un estado obrero degenerado, y por revertir las conquistas de la Revolución Cubana, mientras se declaraba que los insurgentes izquierdistas no eran sino agentes soviéticos y cubanos.
Honduras fue una base de operaciones para los contrarrevolucionarios contras, apoyados por Estados Unidos, que buscaban el derrocamiento sanguinario del gobierno sandinista, nacionalista de izquierda, de Nicaragua. La insurrección sandinista de 1979, que derrocó a la odiada dictadura de Somoza, destrozó el aparato represivo del estado capitalista conforme los guardias nacionales (y una parte de la burguesía) huían al exilio. Nosotros luchamos entonces por defender la revolución nicaragüense y llamamos a los obreros a completarla mediante la expropiación del resto de la burguesía, y a extender la revolución socialista a toda Centroamérica. Tras una década de ataques de los asesinos contras y de un bloqueo hambreador de Estados Unidos, el callejón sin salida de la estrategia sandinista, que consistía en negociar con los imperialistas y permitir que los capitalistas locales conservaran el control de la economía, desmoralizó a las exhaustas masas nicaragüenses. En 1990 un régimen burgués apoyado por Estados Unidos fue electo, marcando la consolidación de vuelta del estado burgués.
Estados Unidos también utilizó a Honduras en su esfuerzo por aplastar al Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, una vasta insurgencia guerrillera de izquierda que luchaba contra la asesina junta militar apoyada por Estados Unidos. Nosotros llamamos por la victoria de los izquierdistas salvadoreños y por la revolución obrera, declarando que la defensa de Cuba y la URSS comenzaba en El Salvador. Pero la dirección frentepopulista del FMLN obstaculizó la victoria de los insurgentes. Adoptando con ahínco una alianza de colaboración de clases con una ala “progresista” de la burguesía salvadoreña, el FMLN buscó una “solución pactada” con el régimen de los escuadrones de la muerte. En 1992, las fuerzas izquierdistas terminaron por firmar un acuerdo capitulador gestionado por Estados Unidos, lo cual fue una abyecta acomodación al “nuevo orden mundial” postsoviético. Hoy, los líderes del sandinismo y del FMLN operan como políticos abiertamente burgueses al frente de sus respectivos estados capitalistas.
Durante la última década, la repulsa popular en gran parte de Latinoamérica a los gobiernos “neoliberales”, abiertamente proimperialistas, ha sido canalizada hacia el apoyo a una nueva capa de populistas burgueses, desde Hugo Chávez en Venezuela y Evo Morales en Bolivia hasta Zelaya en Honduras. Sin embargo, este viraje no es “anticapitalista”. Mientras se presentan como defensores de las masas explotadas y oprimidas, estos gobernantes buscan cooptar y contener el descontento dentro del marco del capitalismo, que necesariamente implica la subordinación al sistema imperialista mundial. Como escribió León Trotsky, codirigente con V.I. Lenin de la Revolución de Octubre de 1917, en “Los sindicatos en la época de la decadencia imperialista” (1940):
“Como en los países atrasados el papel principal no lo juega el capitalismo nacional sino el extranjero, la burguesía nacional ocupa, en cuanto a su ubicación social, una posición muy inferior a la que corresponde al desarrollo de la industria. Como el capital extranjero no importa obreros sino que proletariza a la población nativa, el proletariado nacional comienza muy rápidamente a jugar el rol más importante en la vida nacional. Bajo tales condiciones, en la medida en que el gobierno nacional intenta ofrecer alguna resistencia al capital extranjero, se ve obligado en mayor o menor grado a apoyarse en el proletariado. En cambio los gobiernos de países atrasados que consideran inevitable o más provechoso marchar mano a mano con el capital extranjero destruyen las organizaciones obreras e implantan un régimen más o menos totalitario. De modo que la debilidad de la burguesía nacional, la ausencia de una tradición de gobierno comunal propio, la presión del capitalismo extranjero y el crecimiento relativamente rápido del proletariado corta de raíz toda posibilidad de un régimen democrático estable.”
La clave para la revolución social en Honduras y en el resto de Centroamérica y Latinoamérica es que el proletariado se levante como dirigente de todos los explotados y oprimidos en oposición política a todas las alas de la clase capitalista, ya sean “neoliberales” o populistas. El ejemplo de la Revolución Rusa de 1917, una confirmación contundente de la teoría y perspectiva de la revolución permanente de Trotsky, señala el camino hacia delante.
Al tomar el poder bajo la dirección de los bolcheviques de Lenin, la clase obrera tomó en sus propias manos las tareas democráticas históricas que antes se asociaban con las revoluciones burguesas de los siglos XVII y XVIII y procedió a sentar las bases de la reconstrucción socialista de la sociedad. El gobierno obrero y campesino soviético abolió la propiedad privada de la tierra, llamando a los campesinos pobres a completar la revolución agraria contra los terratenientes, y liberó al país del yugo imperialista. El estado obrero expropió a la clase capitalista y se apoderó de los medios de producción y del sistema bancario, lo que condujo eventualmente a una economía colectivizada y centralmente planificada. Bajo la dirección de Lenin y Trotsky, los bolcheviques entendían que, para alcanzar el socialismo —una sociedad sin clases basada en la abundancia material— hacía falta extender la revolución proletaria a través de Europa y a otros países industriales avanzados.
No puede conseguirse la liberación del dominio imperialista ni un alivio real a la desesperada pobreza de las masas sin un gobierno obrero y campesino, es decir, sin la dictadura del proletariado apoyada por los campesinos. Especialmente en un pequeño país neocolonial como Honduras, tal régimen tendría que luchar por extender inmediatamente la revolución socialista a todo el istmo centroamericano y a México, con su poderoso proletariado. Esta perspectiva debe incluir la lucha por la revolución proletaria en el corazón imperialista estadounidense, que, bajo un gobierno obrero, suministraría masivos recursos económicos y tecnológicos para la superación de la pobreza y para dar un salto cualitativo en el desarrollo de todas las Américas. Lo que urge es construir partidos leninistas como secciones de una IV Internacional reforjada, cuyo propósito sea dirigir a la clase obrera a la victoria mediante revoluciones socialistas en todo el mundo.
Bajo el dominio del imperialismo estadounidense
Manuel Zelaya es un terrateniente acaudalado que en 2005 fue electo presidente siendo un político burgués convencional del Partido Liberal, el cual ha tendido a alternarse en el poder con el Partido Nacional. Durante los primeros seis meses de su mandato, Zelaya enfrentó más protestas sociales que las que habían tenido lugar en los últimos diez años. En respuesta, aprobó aumentos de sueldos e incrementó los subsidios gubernamentales a los pobres, que en Honduras abarcan dos tercios de la población. Zelaya también trató de reducir los precios de la gasolina y los altos costos energéticos de la nación presentando contratos de suministro de combustible a licitación en el mercado internacional. Esto difícilmente puede considerarse radical, pero bastó para provocar la ira de los monopolios de combustibles tanto hondureños como multinacionales.
Ante la escasez producida por la manipulación de las compañías petroleras, con las gasolineras independientes amenazando con cerrar y los camioneros prometiendo una huelga, Zelaya autorizó importaciones directas de petróleo y prometió construir contenedores petroleros de propiedad estatal a finales del verano de 2007. En enero de 2008, Zelaya se unió al pacto petrolero Petrocaribe de Hugo Chávez, lo cual le permitió adquirir petróleo en mejores condiciones. En agosto del mismo año, con la crisis económica mundial en su punto más álgido y con los precios del petróleo a la alza, Zelaya se unió a la alianza comercial y política ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) de Chávez. A cambio, Venezuela ofreció comprar 100 millones de dólares en bonos hondureños, con la idea de usarlos para construir casas para los pobres. Chávez también ofreció una línea de crédito de 30 millones de dólares para la agricultura y para cuatro millones de focos eléctricos ahorradores de energía, mientras que Cuba proyectó enviar más médicos y maestros alfabetizadores.
Los intereses empresariales hondureños se oponen al ALBA argumentando que dañaría la “libre empresa” y que interferiría con el Tratado de Libre Comercio para América Central (TLCAC) dirigido por Estados Unidos, el equivalente para Centroamérica y República Dominicana del saqueo de “libre comercio” de México bajo el TLCAN. El ex presidente conservador Ricardo Maduro advirtió: “Sería como morderle la mano al amigo que nos da de comer”. Y, en efecto, la alianza con Chávez no alegró a los representantes del imperialismo estadounidense. Según un artículo del 20 de abril publicado en la página web del North American Congress for Latin America, el entonces embajador estadounidense Charles Ford declaró en la televisión hondureña que la mayor parte de las remesas enviadas desde Estados Unidos por los inmigrantes hondureños ¡procedían del tráfico de drogas! Dado que las remesas constituyen más del 20 por ciento del PIB hondureño, esta escandalosa acusación era una amenaza no muy sutil de suspender la ayuda y aumentar las deportaciones de hondureños.
Zelaya quería que se tomara en cuenta su opinión sobre cómo y dónde opera el ejército estadounidense en Honduras. En 2006 se reunió con George W. Bush para discutir sus planes de convertir parte de la base aérea militar de Soto Cano, que aloja 550 efectivos de las Fuerzas de Operaciones Conjuntas Bravo, en un aeropuerto civil. Al mismo tiempo, se anunció la construcción de una nueva base militar, que sería “accesible” para Estados Unidos, en la región de Mosquitia en el este de Honduras. En 2009 Zelaya se sumó a la Iniciativa Mérida, supuestamente dirigida contra el narcotráfico en México y Centroamérica.
En Estados Unidos, la “guerra contra las drogas” es un instrumento de la represión gubernamental, dirigido especialmente contra los negros así como contra los chicanos y los inmigrantes latinos. En Latinoamérica, es un pretexto para extender el dominio imperialista y apoyar a regímenes a favor de EE.UU.; por ejemplo, el ejército estadounidense ha estado presente durante mucho tiempo en Colombia, vecina de la Venezuela de Chávez. Bajo la bandera de la “guerra contra las drogas”, Costa Rica autorizó recientemente la entrada de 46 buques de guerra y siete mil infantes de marina estadounidenses. En junio, mucha gente fue asesinada en Jamaica cuando Estados Unidos le exigió al gobierno que le ayudara a cazar al supuesto líder pandillero Christopher Coke. Nosotros decimos: ¡Abajo la “guerra contra las drogas”! ¡Todas las fuerzas y bases militares estadounidenses fuera de Latinoamérica y el Caribe!
La presencia de fuerzas militares estadounidenses en la región también está dirigida contra el estado obrero burocráticamente deformado cubano. La supresión del dominio de clase capitalista en Cuba, en 1960-61, condujo a enormes conquistas para los trabajadores, a pesar del gobierno de una casta burocrática nacionalista dirigida por Fidel Castro. Estamos por la defensa militar incondicional de Cuba frente al imperialismo estadounidense y la contrarrevolución interna, y llamamos por que Estados Unidos salga de Guantánamo. Al mismo tiempo, luchamos por una revolución política proletaria contra la burocracia castrista, que se opone a la perspectiva de la revolución proletaria en el continente americano, favoreciendo en cambio la búsqueda de alianzas con regímenes burgueses “amistosos”.
El imperialismo estadounidense y el golpe de estado en Honduras
La polarización de la burguesía hondureña llegó a su culminación en marzo de 2009, cuando, poco después de decretar el aumento al salario mínimo, Zelaya anunció una votación para evaluar el apoyo popular que tendría el someter a referéndum la convocatoria de una asamblea constituyente en las boletas electorales de las elecciones de ese noviembre. Los tribunales declararon que esta encuesta consultiva era ilegal y el Congreso, dirigido por Roberto Micheletti, aprobó una ley para impedir el referéndum. Mientras tanto, Zelaya le pidió al ejército que aportara la seguridad y la logística para el reparto de material electoral (la norma bajo la constitución, lo que en sí mismo da una medida del institucionalizado bonapartismo militar de Honduras).
El 24 de junio, cuando el jefe del ejército, general Romeo Vásquez, se negó a obedecer, Zelaya lo destituyó. Al día siguiente, la Corte Suprema falló que Vásquez fuera reinstalado. Ese mismo día, Zelaya dirigió a cientos de sus partidarios de Tegucigalpa a una base militar cercana para recuperar las cajas con las boletas electorales en blanco que sus oponentes querían destruir. Los rumores de un golpe se esparcieron conforme el ejército desplegaba tropas por la capital. En las primeras horas de la mañana del 28 de junio, el ejército secuestró a Zelaya, que seguía en pijama, y de la base aérea Soto Cano lo condujo en avión a Costa Rica. Ese día, los manifestantes desafiaron el estado de sitio para protestar ante el palacio presidencial. A eso siguieron grandes protestas y huelgas.
En las semanas que precedieron al golpe, el embajador estadounidense Hugo Llorens y el Secretario de Estado Adjunto Thomas Shannon Jr. se habían reunido con los oponentes políticos y militares de Zelaya, supuestamente para aconsejarles que se mantuvieran dentro de los límites constitucionales. (Llorens ya tenía alguna experiencia en golpes de estado: él fue el principal asesor de seguridad nacional de Bush respecto a Venezuela durante el fallido golpe apoyado por Estados Unidos contra Chávez en 2002.) El New York Times (30 de junio de 2009) citó a un funcionario estadounidense anónimo que dijo: “Se habló de cómo se podría retirar al presidente de su cargo, cómo podría arrestársele y con qué autoridad”. El artículo continuaba: “Pero el funcionario dijo que la especulación se había centrado en las maniobras legales para deponer al presidente, y no en un golpe de estado”.
Mientras que algunos neoconservadores del partido republicano apoyaron el golpe abiertamente, los demócratas mantuvieron una apariencia más crítica, pero con la misma meta: alcanzar la estabilidad política en Honduras como mejor manera de continuar con la explotación imperialista ilimitada. La respuesta pública inmediata de la Casa Blanca de Obama al golpe fue una estudiada neutralidad, y llamó a “todos los actores políticos y sociales de Honduras a respetar las normas democráticas”. Al día siguiente, la presión diplomática proveniente de Latinoamérica y de otras regiones llevó a Obama a cambiar de tono: “Consideramos que el golpe no fue legal y que el presidente Zelaya sigue siendo presidente de Honduras”. La Secretaria de Estado Hillary Clinton atemperó esto al negarse a contestar “sí” a la pregunta en una conferencia de prensa de si “restaurar el orden constitucional” significaba reinstalar a Zelaya en el cargo. Zelaya apeló repetidamente al gobierno de Obama para que hiciera justamente eso, sin tener éxito.
Los principales conspiradores hondureños del golpe, así como sus asesores, tienen viejos vínculos con el gobierno estadounidense y sus sangrientas guerras en Centroamérica. El general Vásquez asistió en dos ocasiones a la Escuela de las Américas del ejército estadounidense, famosa por entrenar a oficiales del ejército en la tortura y otras técnicas cruentas de contrainsurgencia. Billy Joya, uno de los asesores clave de Micheletti, encabezó el Batallón 3-16 hondureño entrenado por Estados Unidos y responsable del secuestro, la tortura y el asesinato de cientos de sospechosos de izquierdismo en la década de 1980. Los personajes estadounidenses que contribuyeron a alentar la campaña contra Zelaya incluían al siniestro Otto Reich, quien por mucho tiempo encabezara la oficina para Latinoamérica del Departamento de Estado y que en los años ochenta actuó como el brazo derecho del embajador John Negroponte para dirigir las operaciones de los escuadrones de la muerte y la contra desde la embajada en Tegucigalpa. (Reich también estuvo directamente implicado en el efímero golpe de estado contra Chávez en 2002.)
En la secuela del golpe hondureño, el gobierno de Obama orquestó un “diálogo” entre los dos bandos, poniendo a discusión el retorno de Zelaya bajo condiciones aceptables para el régimen del golpe. A finales de octubre de 2009, Zelaya y Micheletti firmaron el “Acuerdo Tegucigalpa-San José”, en el que Zelaya consentía en abandonar su propuesta de una asamblea constituyente a cambio de que se le permitiera terminar las pocas semanas que le quedaban en el cargo, con un gobierno de “unidad nacional” que concedería la amnistía a los conspiradores golpistas. Sin embargo, el régimen golpista no aceptó el regreso de Zelaya y dio largas al asunto hasta las elecciones de noviembre. Las elecciones ampliamente boicoteadas fueron festejadas por Estados Unidos y sirvieron de base para impulsar que se restituyera el reconocimiento diplomático del régimen hondureño.
El movimiento opositor FNRP
Los sindicatos han sido prominentes en las protestas desde el golpe, dejando entrever el poder potencial del proletariado hondureño. Sin embargo, la clase obrera no ha aparecido bajo su propio nombre. La oposición al golpe se aglutinó políticamente en torno al nacionalismo populista a favor de Zelaya de lo que hoy se conoce como el Frente Nacional de Resistencia Popular. La dirección del FNRP incluye líderes sindicales, izquierdistas reformistas, feministas y activistas por los derechos de los negros y los indígenas. Sin embargo, como señala un comunicado del FNRP del 12 de julio, el primer puesto del Frente Nacional está reservado para Manuel Zelaya, “reconociendo su dirección y ubicándolo al frente de este proyecto”. Disidentes a favor de Zelaya provenientes del Partido Liberal también se consideran parte del FNRP.
El manifiesto del FNRP, publicado un año después del golpe, describe la resistencia como “una combinación de fuerzas revolucionarias”. El núcleo de la política del FNRP es el populismo burgués: la oposición al neoliberalismo a favor de un mítico capitalismo nacional “progresista”. Su programa económico es por una economía “mixta” que cancele “las concesiones ilegales que se dieron bajo el modelo neoliberal en los sectores estratégicos de la vida económica del país”. Este modelo populista debe alcanzarse mediante una “lucha patriótica, pacífica y democrática” por una asamblea constituyente que “refundará el país”.
Los marxistas no damos ningún apoyo político a formaciones políticas burguesas como el movimiento de resistencia del FNRP, que subordina los intereses de clase específicos del proletariado hondureño a los de la burguesía “progresista”. Lo que hace falta es un partido obrero revolucionario, forjado en la lucha por la independencia política del proletariado frente a todos los partidos y formaciones burgueses. Al romper con el colaboracionismo de clase nacionalista del FNRP, el proletariado hondureño debe defender las demandas y aspiraciones de los campesinos y otros estratos oprimidos por derechos democráticos, revolución agraria y libertad del yugo imperialista. Estas demandas sólo pueden cumplirse mediante una revolución proletaria y socialista que se extienda a todo el continente americano.
La colaboración de clases en nombre de la “lucha democrática” y la “liberación nacional” tiene un largo y desastroso historial en Latinoamérica y más allá. Como escribimos en la “Declaración de principios y algunos elementos de programa” (Spartacist No. 29, agosto de 1998):
“El ‘frente único antiimperialista’ es la forma particular que la colaboración de clases asume con mayor frecuencia en los países coloniales y ex coloniales, desde la liquidación del Partido Comunista Chino en el Guomindang de Chiang Kai-shek en los años 20 hasta las décadas de postración de la ‘izquierda’ sudafricana ante el Congreso Nacional Africano (CNA), que se ha convertido en una fachada patrocinada por el imperialismo para el capitalismo del neoapartheid. Hoy, en América Latina, el nacionalismo ‘antiyanqui’ es la herramienta principal con la que los obreros combativos y los campesinos insurgentes son inducidos a poner sus esperanzas en los burgueses ‘radicales’. El programa de Trotsky de la revolución permanente es la alternativa a la confianza en fantasías respecto a la atrasada burguesía dependiente del imperialismo del propio país oprimido como el vehículo para la liberación.”
En contraste tajante con lo anterior, los diversos grupos de la izquierda reformistas sostienen un programa que se encuentra enteramente dentro de los límites del dominio de clase capitalista. Al día siguiente de la caída de Zelaya, el Party for Socialism and Liberation (Partido por el Socialismo y la Liberación, PSL) quiso presionar al gobierno de Obama para que actuara contra el golpe, proclamando en una pieza editorial que “la indignación global contra el golpe puede cambiar los cálculos de Washington”. Reforzando la subordinación del proletariado a su enemigo de clase burgués, el PSL, al igual que gran parte de la izquierda internacionalmente, se limita a aplaudir al FNRP y a llamar por la reinstalación de Zelaya.
Vistiendo al populismo nacionalista con algo de ropajes “trotskistas”, la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) mexicana y su organización internacional, la Fracción Trotskista (FT), reclaman ocasionalmente la perspectiva de la revolución permanente. Pero lo que hacen es distorsionar la esencia misma de la revolución permanente, que se basa en el proletariado como dirigente de todos los oprimidos en la lucha revolucionaria, independiente de la burguesía nacional y en oposición a ella. En vez de ello, esta organización se queja de que los populistas burgueses no han logrado dirigir lo suficiente una lucha “antiimperialista” contra Estados Unidos.
En una reunión internacional de la FT celebrada el mes pasado, uno de sus voceros habló de la “necesidad de construir una alternativa política revolucionaria” a las “estrategias” de los populistas burgueses, basada en la “organización independiente de los obreros” (La Verdad Obrera, 26 de agosto). Al mismo tiempo, el orador se quejó de que no sólo el Brasil de Lula y la Argentina de Kirchner, sino “también gobiernos amigos de Zelaya, como Chávez en Venezuela y Correa en Ecuador, no hicieron más que declaraciones, ¡negándose a impulsar un movimiento de masas en América Latina para derrotar a los golpistas!”
Esto es lavarle la cara a estos regímenes burgueses. Chávez, Lula y los de su calaña viven en un miedo mortal de que el proletariado surja como una fuerza independiente contra la opresión y el imperialismo, pues ello amenazaría su propio dominio de clase. Los populistas buscan maniobrar entre las diversas potencias imperialistas, y Chávez puede hacerlo más fácilmente debido a las ganancias derivadas del petróleo venezolano. Pero, independientemente de su retórica y su política, como administradores de la esclavitud asalariada capitalista, en última instancia son incapaces de romper con los imperialistas; sólo pueden renegociar los términos de su propia subordinación.
Los partidarios del FNRP de Zelaya dicen que éste “evolucionó”. Pero era y sigue siendo un político burgués, tan opuesto a la victoria de los obreros y los pobres de la ciudad y el campo como los políticos neoliberales. E, independientemente de la participación personal de Zelaya, el programa nacionalista burgués del FNRP es antitético a la independencia política de la clase obrera. En toda América Latina, lo que hace falta son partidos trotskistas construidos en la lucha política contra las muy extendidas ilusiones en el populismo y el nacionalismo. La lucha por una Federación Socialista de Centroamérica está estrechamente vinculada con la lucha obrera en México y el Caribe, así como en América del Sur y del Norte. En Estados Unidos, la clave para construir un partido obrero revolucionario es romper las cadenas que ha forjado la burocracia sindical proimperialista y que atan a la clase obrera y las minorías a los partidos del capital, y en particular al Partido Demócrata. ¡Por la revolución obrera en todas las Américas!
http://www.icl-fi.org/espanol/leaflets/honduras.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.01 14:11 ShaunaDorothy Del Yukón a Yucatán, ¡quienes trabajan deben gobernar! Crisis financiera: Bancarrota del capitalismo (Invierno de 2008-2009)

https://archive.is/8AfA8
Espartaco No. 30 Invierno de 2008-2009
3 DE DICIEMBRE—La crisis económica que explotó en Wall Street en septiembre, detonada por el colapso de la burbuja de precios de la vivienda el año pasado, ha derribado a los titanes de las finanzas estadounidenses e incluso mundiales. Las ramificaciones de este colapso serán horribles en todo el mundo. Son los obreros y los oprimidos quienes sufrirán las consecuencias, conforme el gobierno estadounidense destina billones de dólares del erario público a pagarle a los financieros que hicieron malas inversiones en una especie de “socialismo para los ricos”. A lo largo de Estados Unidos, los trabajadores están enfurecidos, y tienen mucho que temer mientras la crisis se les carga en las espaldas. Las ejecuciones hipotecarias recorren Estados Unidos a un ritmo nunca visto desde la Depresión de los años 30. La destrucción de los programas de pensiones ahora ha significado que muchos han visto desaparecer los fondos de retiro que habían invertido en la bolsa de valores y otras cuentas. Hasta septiembre, cerca de 760 mil empleos se han perdido en Estados Unidos tan sólo desde el principio del año.
Como todas las inevitables crisis económicas que ocurren periódicamente bajo el capitalismo, la actual crisis refleja, en el fondo, la contradicción clave de este sistema que identificaron Karl Marx y Friedrich Engels: bajo el capitalismo, la producción está socializada, es decir, concentrada y organizada en grandes corporaciones; pero los medios de producción —y la apropiación de la riqueza socialmente producida— siguen siendo propiedad privada de unos pocos. En su estudio de 1916, El imperialismo, etapa superior del capitalismo, V.I. Lenin, dirigente de la Revolución Rusa de 1917, describió cómo el monopolio de la producción y el papel dominante del capital financiero obligan a las potencias imperialistas a dividirse el mundo en busca de mercados y esferas de explotación en países capitalistas más atrasados. Lenin explicó:
“[E]l desarrollo del capitalismo ha llegado a un punto tal que, aunque sigue ‘reinando’ la producción mercantil y continúa siendo considerada como la base de la vida económica, en realidad se halla ya quebrantada, y el grueso de las ganancias va a parar a los ‘genios’ de las maquinaciones financieras. En la base de estas maquinaciones y estafas está la socialización de la producción; pero el inmenso progreso de la humanidad, que ha logrado esa socialización, beneficia...a los especuladores.”
La producción socializada debe extenderse a propiedad socializada mediante la toma del control de la sociedad por parte de los productores. La única salida del interminable ciclo capitalista de crisis económicas y guerras imperialistas es la que mostró la Revolución de Octubre de 1917, cuando los obreros rusos tomaron el poder en sus manos, expropiando a la burguesía y estableciendo un estado obrero. Los bancos, las fábricas, las minas, las acerías y demás medios de producción deben ser arrebatados de manos de los capitalistas que se han apropiado de la riqueza producida por la clase obrera y la han desperdiciado. La toma proletaria del poder estatal abolirá la propiedad privada de los medios de producción y establecerá una economía socialista planificada que debe extenderse internacionalmente.
La clase obrera es la única clase objetivamente revolucionaria en la sociedad capitalista; con los medios de producción en sus manos, tiene el poder social para barrer con este sistema profundamente inhumano y el interés de llevar tal transformación a cabo. El problema fundamental, sin embargo, es la conciencia política. Existe una contradicción extrema entre la podredumbre del sistema imperialista y la desorganización y falsa conciencia del proletariado, que se profundizó cualitativamente con la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS en 1991-92. El capitalismo no va a caer por sí solo. Los trabajadores necesitan un partido obrero revolucionario que aporte una dirección consciente a sus luchas, no sólo para mejorar sus condiciones actuales sino para acabar con todo el sistema capitalista de esclavitud asalariada.
La desindustrialización de Estados Unidos es una de las principales causas del actual empobrecimiento de los trabajadores. En lugar de invertir en infraestructura y capacidad industrial, los capitalistas gastaron el excedente económico, que se apropian mediante la explotación del trabajo, en una sucesión de parrandas especulativas. Ahora se ha vuelto un lugar común, especialmente en los círculos liberales, culpar del colapso de Wall Street a lo inadecuado de la regulación gubernamental, y culpar a su vez de esta inadecuación a la supuesta creencia de los republicanos en un “fundamentalismo del libre mercado”. (En efecto, la victoria de Barack Obama bien pudo haber sido ayudada por la crisis de Wall Street, ya que la fachada del Partido Demócrata como “amigo” del movimiento obrero y de los negros lo ha hecho históricamente el partido preferido de la burguesía estadounidense para gobernar en tiempos de crisis.) En realidad, sin embargo, las orgías especulativas que inevitablemente colapsan son endémicas al capitalismo y han venido ocurriendo durante siglos. Sólo hace falta considerar la última gran crisis financiera estadounidense, el colapso del boom del mercado de valores punto com en 2000-2001. En esa instancia, la anterior burbuja especulativa tuvo lugar bajo el gobierno demócrata de Clinton, y no bajo una Casa Blanca republicana. La alocada inflación de activos financieros —lo que Marx llamó el capital ficticio, es decir, un aumento de la riqueza en el papel que no se basa en un incremento en la capacidad productiva— estuvo centrada en las acciones corporativas, y no en garantías hipotecarias como es el caso actualmente.
La catástrofe que nos amenaza
Lejos han quedado ya las increíblemente cínicas declaraciones del secretario de hacienda, Agustín Carstens, de que la economía mexicana estaba “blindada” y que había “logrado desligarse del ciclo económico en Estados Unidos”. Ahora bancos y empresas, tanto nacionales como extranjeros, están retirando masivamente sus capitales del país. Desde octubre pasado, el peso se ha devaluado en un 32 por ciento, mientras que el precio del petróleo mexicano —principal fuente de ingresos del estado— se cotiza hoy en alrededor de 35 dólares por barril, tras haber alcanzado 130 dólares en julio pasado.
Durante al menos los últimos 20 años, y especialmente a raíz de la entrada en vigor del TLCAN —tratado de rapiña imperialista contra México—, la economía mexicana ha estado cada vez más interpenetrada con la de EE.UU. El grueso de la planta productiva del país, sobre todo de capital estadounidense, está avocado a la exportación a EE.UU. —destino del 80 por ciento del total de las exportaciones mexicanas—. Una contracción prolongada de la economía estadounidense traerá consecuencias funestas para las masas mexicanas. A fines de noviembre, la Coparmex reportó que, sólo en la Ciudad de México, 25 mil personas habían perdido sus empleos en las ocho semanas anteriores. La producción industrial de México ha estado contrayéndose por cinco meses consecutivos debido a la debilidad cada vez mayor de la demanda estadounidense. En las últimas semanas ha habido una ola de “paros técnicos” en Ford, GM y Nissan, así como cierres de plantas, y se prevé que la producción automotriz caerá hasta en 50 por ciento en 2009.
Uno de los efectos más criminales del TLCAN ha sido la devastación del agro mexicano, incapaz de competir con la producción agrícola tecnificada de EE.UU. Durante los últimos quince años, gran parte de la población rural del país ha logrado mantenerse a flote gracias a las remesas que envían sus parientes en EE.UU.; las remesas han servido como una válvula de escape a la miseria que reina en el campo y han llegado a constituir la segunda fuente de ingresos más importante del país. El gobierno estadounidense está arreciando cada vez más las medidas chovinistas antiinmigrantes —incluyendo redadas y deportaciones masivas de trabajadores indocumentados—. Aunadas a la pérdida de empleos, estas medidas han ocasionado una caída en las remesas, dejando franjas empobrecidas enteras sin sus ingresos de por sí magros. Nosotros decimos: ¡Abajo el TLCAN! ¡Plenos derechos de ciudadanía para todos los inmigrantes!
¡Romper con AMLO y el PRD burgués!
El PRD representa el ala de la burguesía que procura desactivar el descontento de los obreros y los oprimidos mediante concesiones, para así perpetuar el sistema de explotación capitalista. Las diferencias entre el PRD y el PAN se reducen a la manera de administrar el capitalismo. Al nivel económico, la diferencia fundamental entre neoliberalismo y populismo estriba en que el primero actúa como un instrumento del capital extranjero (bajo el eufemismo del “mercado”), en tanto que el segundo aboga por mayor intervención estatal en la economía —lo que Trotsky llamó “capitalismo de estado”—, procurando ganar el apoyo del proletariado a través de concesiones y obtener una cierta medida de independencia respecto a los capitalistas extranjeros.
En su discurso en un mitin en la Ciudad de México el 23 de noviembre, López Obrador planteó su “programa” ante la crisis: “nuestro movimiento no puede tener tarea más importante que la de presionar al gobierno usurpador para obligarlo a cambiar su política y a utilizar todos los instrumentos del estado para proteger al pueblo ante el desastre económico y de bienestar social.” Si bien defendemos las medidas que, bajo el capitalismo, puedan aliviar —incluso ínfimamente— las condiciones de pobreza de los obreros y los oprimidos, dada la profunda interpenetración económica con Estados Unidos y el dominio del capital extranjero en México, ninguna cantidad de intervención estatal o de programas gubernamentales podrá acercarse siquiera a compensar la pérdida de las inversiones estadounidenses y exportaciones mexicanas. En efecto, los populistas burgueses se limitan a llamar a aplicar pequeñas curitas en forma de becas y apoyos para cubrir las heridas abiertas de este desastre social cada vez más profundo.
¡Por la revolución obrera!
La relación histórica de dependencia de México respecto a EE.UU. no es producto de tal o cual política de los gobernantes mexicanos, sino de la diferencia cualitativa en el nivel de desarrollo de las respectivas fuerzas productivas. La burguesía mexicana es simplemente incapaz de romper el yugo imperialista y desarrollar la economía al nivel de los países imperialistas. La genuina emancipación nacional de México, así como una mejora cualitativa del nivel de vida de las masas empobrecidas del campo y la ciudad, sólo puede ser producto de la revolución socialista, en la que el proletariado se coloque a la cabeza de las masas campesinas y oprimidas. Para realizar su programa emancipador y llegar a eliminar la miseria y la opresión, la revolución debe extenderse internacionalmente, en especial al coloso imperialista estadounidense, cuya poderosa clase obrera multirracial tiene el interés objetivo de derrocar a sus gobernantes imperialistas.
En el Programa de Transición, documento de fundación de la IV Internacional escrito en vísperas de la Segunda Guerra Mundial, el dirigente bolchevique León Trotsky planteó una serie de demandas dirigidas a vincular las luchas de la clase obrera con el entendimiento de la necesidad de derrocar al decadente y anárquico sistema capitalista de ganancias. Para desenmascarar la explotación, el robo y el fraude de los capitalistas, así como la estafa de los bancos, Trotsky argumentó que los obreros debían exigir que los capitalistas abrieran sus libros contables para “revelar en fin, ante la sociedad, el derroche espantoso de trabajo humano que resulta de la anarquía del capitalismo y la exclusiva persecución de la ganancia”. Señalando que “el imperialismo significa la dominación del capital financiero”, Trotsky levantó el llamado por la expropiación de los bancos, argumentando al mismo tiempo que esto sólo produciría “resultados favorables si el poder estatal mismo pasa de manos de los explotadores a manos de los trabajadores”. Ante el desempleo masivo, llamó a una lucha clasista de los obreros por una semana de trabajo más corta sin detrimento en los salarios para extender el trabajo disponible, por un programa masivo de obras públicas y por aumentos de sueldos paralelos a los aumentos de precios para proteger a los obreros de los estragos de la inflación.
En contra de los capitalistas y sus agentes reformistas, Trotsky argumentó:
“Los propietarios y sus abogados demostrarán ‘la imposibilidad de realizar’ estas reivindicaciones. Los capitalistas de menor cuantía, sobre todo aquellos que marchan a la ruina, invocarán además sus libros de contabilidad. Los obreros rechazarán categóricamente esos argumentos y esas referencias. No se trata aquí del choque ‘normal’ de intereses materiales opuestos. Se trata de preservar al proletariado de la decadencia, de la desmoralización y de la ruina. Se trata de la vida y de la muerte de la única clase creadora y progresista y, por eso mismo, del porvenir de la humanidad. Si el capitalismo es incapaz de satisfacer las reivindicaciones que surgen infaliblemente de los males por él mismo engendrados, no le queda otra cosa que morir. La ‘posibilidad’ o la ‘imposibilidad’ de realizar las reivindicaciones es, en el caso presente, una cuestión de relación de fuerzas que sólo puede ser resuelta por la lucha. Sobre la base de esta lucha, cualesquiera que sean los éxitos prácticos inmediatos, los obreros comprenderán, en la mejor forma, la necesidad de liquidar la esclavitud capitalista.”
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/30/crisis.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.21 17:03 ShaunaDorothy Argentina: El FMI apaga el switch ¡Por un partido obrero revolucionario! ¡Romper con el peronismo! (7 de enero 2002)

https://archive.is/eLxkE
7 de enero—El colapso del gobierno del presidente Fernando de la Rúa, del Partido Radical, entre protestas callejeras masivas durante los días 19 y 20 de diciembre ha marcado el comienzo de una crisis social de gran importancia en Argentina. Mientras que manifestantes enfurecidos combatían las embestidas de la policía en la Plaza de Mayo, De la Rúa escenificó un escape en helicóptero, envuelto en pánico, desde el techo de su asediado palacio presidencial. Después de él, tres presidentes más vinieron y se fueron en menos de dos semanas, al tiempo que continuaba el descontento popular.
Ahora, Eduardo Duhalde del partido peronista ha sido asignado a dirigir un autodenominado “gobierno de salvación nacional”. El nuevo régimen busca apaciguar a las masas a través de dádivas retóricas y suavizando una pequeña porción de las duras medidas de austeridad ordenadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los ataques que han sido dictados por los imperialistas, centralmente los EE.UU., e implementados por la burguesía argentina han provocado profundo enojo en toda la población. Ahora, el gobierno de Duhalde ha interrumpido temporalmente el pago de la deuda argentina de 155 mil millones de dólares a los banqueros internacionales —el incumplimiento más grande de ese tipo en la historia—. El gobierno también anunció una devaluación del peso, así como medidas supuestamente dirigidas a aliviar la situación apremiante de los pobres. Pero nadie finge que esto pondrá fin a los levantamientos. Días antes de que tomara el poder, el mismo Duhalde advirtió que el país podría entrar en una espiral hacia la guerra civil.
Argentina se encuentra en un callejón sin salida: la población ya no va a aceptar ser gobernada como antes, en tanto que los gobernantes ya no pueden gobernar como antes. Cerca de la mitad de la población a duras penas vive por debajo de la línea de pobreza, el desempleo oficial es de casi el 20 por ciento, gran parte de la clase obrera se encuentra en una situación desesperada y los estándares de vida de la clase media pequeñoburguesa, que alguna vez fueron los más prósperos en América Latina, están desplomándose. Los dos partidos burgueses más prominentes —los radicales y los peronistas justicialistas, quienes sirvieron como ejecutores de línea dura para el FMI bajo el régimen de Carlos Ménem en los 90— son ampliamente vilipendiados entre las masas trabajadoras. Y acechando en las sombras se encuentra el ejército, cuya brutal dictadura militar desde 1976 hasta 1983 vio a más de 30 mil izquierdistas y militantes obreros ser asesinados o “desaparecidos”.
La ola de luchas que derribó al régimen de De la Rúa comenzó en las provincias con el bloqueo de caminos llevado a cabo por piqueteros desempleados y semiempleados. A continuación, se extendió a las ciudades, donde las masas hambrientas saquearon tiendas de abarrotes y trabajadores en huelga apedrearon oficinas del gobierno, llevando a De la Rúa a proclamar un estado de sitio. La ola culminó con la octava huelga general en dos años, seguida inmediatamente por protestas masivas de cientos de miles de personas, desde jóvenes obreros, estudiantes y desempleados hasta funcionarios públicos jubilados y amas de casa golpeando cacerolas vacías. Al tiempo que fogatas callejeras ardían en todo Buenos Aires y en otras ciudades, los manifestantes que coreaban “¡Fuera todos ellos!” se enfrentaban con la policía antimotines, que disparaba gas lacrimógeno y municiones reales fuera del palacio presidencial y de las Cámaras del Congreso, controladas por los peronistas. Por lo menos 30 manifestantes fueron asesinados, varios cientos heridos y miles encarcelados antes de que el odiado presidente saliera. ¡Libertad a todos los manifestantes arrestados!
La actual situación en Argentina presenta muchos componentes de una crisis prerrevolucionaria. La burguesía se encuentra en un impasse, existe un agudo descontento entre la pequeña burguesía y la clase obrera ha demostrado una gran combatividad. Sin embargo, crucialmente ausente está una dirección revolucionaria proletaria que pueda dar voz a las aspiraciones de todos los oprimidos en una lucha para hacer añicos el gobierno de la corrupta burguesía argentina y la dominación de sus amos imperialistas. La lucha por un partido proletario de vanguardia es, por tanto, la cuestión central que hoy en día enfrenta Argentina. La lucha por la independencia completa y absoluta de la clase obrera de todos los partidos y agencias del dominio burgúes es decisiva para llevar adelante esta perspectiva.
La mayoría de los sindicatos potencialmente poderosos de Argentina está directamente ligada al partido peronista nacionalista burgués. Hoy, los burócratas sindicales nacionalistas trabajan de nuevo para canalizar el descontento popular a los brazos de los peronistas, cuya retórica “antiimperialista” ocasional sólo sirve para enmascarar su lealtad al imperialismo capitalista. Viviendo bajo el miedo mortal de la leña acumulada en el fondo de la sociedad, los burócratas del movimiento obrero han encontrado necesario llamar repetidamente por huelgas generales en los dos últimos años. Al mismo tiempo, han trabajado de la mano con los gobernantes argentinos para contener el descontento.
Tan sólo hace unos meses, las dos alas de la CGT (Confederación General del Trabajo) peronista firmaron un pacto para controlar el descontento social “en los intereses del país”. En medio de las protestas masivas y las batallas callejeras del 19 y 20 de diciembre, los líderes de la corriente principal de la CGT llamaron por “garantizar la resolución de la gravísima crisis política en el marco de la Constitución” (La Nación, 21 de diciembre de 2001), mientras que la disidente CGT-rebelde llamaba a que el régimen “adopte resoluciones políticas para controlar los desbordes sociales” (La Nación, 20 de diciembre de 2001). Cuando De la Rúa cayó, se unieron con los burócratas “independientes” de la CTA (Central de los Trabajadores Argentinos), la federación sindical de trabajadores del gobierno y maestros, para cancelar una huelga general emplazada en contra del estado de sitio y corrieron a una reunión privada con el nuevo (y efímero) presidente peronista, Rodríguez Saá.
Por su parte, varias organizaciones seudomarxistas de Argentina —incluyendo a falsos grupos trotskistas de considerable tamaño, algunos con diputados en el parlamento— han sido por mucho tiempo poco más que satélites de izquierda del peronismo. A pesar de que hoy levantan muchas críticas a Duhalde y sus ayudantes en el movimiento obrero, estos grupos impulsan ilusiones mortales en que los obreros y los oprimidos pueden eliminar su miseria dentro del marco del dominio burgués, buscando meramente darle adornos más “democráticos”. Existe una necesidad candente de forjar un núcleo trotskista genuino en Argentina que luche por conectar las actuales luchas a un programa de revolución socialista como la única solución a la crisis del país. En las condiciones actuales, incluso una organización revolucionaria relativamente pequeña podría crecer de manera explosiva y echar raíces en el proletariado, abriendo así el camino para el poder de la clase obrera.
Sólo se puede forjar tal partido sobre la base de un programa de internacionalismo revolucionario proletario que busque extender las luchas del proletariado argentino a toda América Latina y a los centros imperialistas de los Estados Unidos y Europa occidental. En Europa, donde muchos trabajadores están enfrentando despidos masivos y cierres de fábricas, existe una identificación con, y una aprensión hacia, la situación apremiante de las masas argentinas, que son en gran parte de ascendencia europea. Los periódicos y las televisiones europeas están llenos de imágenes de gente tomando los bancos por asalto, enfrentándose a la policía y saqueando tiendas para obtener las necesidades básicas de la subsistencia diaria, en lo que una vez fuera el país más rico de América Latina. Hay un miedo genuino de que si los motines por hambre pudieron estallar en Argentina, entonces una caída dramática de los estándares de vida podría también ser el futuro de los trabajadores europeos. Aunque los mecanismos particulares de colaboración de clases son distintos (reformismo obrero socialdemócrata en Europa, nacionalismo burgués en América Latina), la cuestión fundamental es la misma: desatar a un poderoso proletariado de una dirección procapitalista.
Por su parte, los imperialistas de EE.UU. han visto por mucho tiempo a América Latina como su propia reserva para la explotación. Las dictaduras militares que dominaron América del Sur en los años 60 y 70 fueron el producto de la “Alianza para el Progreso” instituida por el presidente Demócrata y favorito de los liberales, John F. Kennedy, como parte de la “guerra contra el comunismo”. Hoy día, como un reflejo de las exacerbadas rivalidades interimperialistas que han surgido en la secuela de la destrucción contrarrevolucionaria de la Unión Soviética, los EE.UU. han buscado extender su rapiña de “libre comercio” a través del TLC contra México a toda América Latina, bajo el propuesto Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
Como revolucionarios proletarios en las entrañas de la bestia imperialista estadounidense, la Spartacist League/U.S. lucha para movilizar el poder social del proletariado para hacer añicos el dominio del imperialismo estadounidense desde dentro. Los burócratas sindicales proimperialistas de la AFL-CIO, que por décadas han servido de capataces del imperialismo de EE.UU. en su guerra contra los trabajadores y oprimidos de América Latina, impulsan ahora el veneno chovinista del proteccionismo en contra de estos trabajadores. Romper las cadenas, forjadas por los líderes del movimiento obrero, que atan al proletariado en los EE.UU. a su “propia” clase dominante es central para una perspectiva revolucionaria en todo el hemisferio. ¡Abajo el TLC y el ALCA! ¡Por la revolución socialista en todas las Américas!
El capitalismo argentino en un callejón sin salida
Argentina fue por mucho tiempo uno de los países más avanzados económica y socialmente en el antiguo mundo colonial. Teniendo sustanciales recursos naturales y una fuerza de trabajo altamente educada, y libre del gran peso de los remanentes precapitalistas tales como un gran campesinado, para 1930 se había distanciado enormemente del resto de América Latina en el ingreso per cápita y en los niveles de los salarios. La clase obrera urbana gozaba de un estándar de vida superior, en algunos aspectos, al de la mayoría de los obreros en la Europa continental. Para 1945, habiéndose enriquecido vendiendo comida a los ejércitos imperialistas durante la Segunda Guerra Mundial, Argentina tenía aproximadamente un ingreso per cápita igual al de Canadá. Hoy, el argentino promedio gana un sexto de lo que gana el canadiense promedio.
La actual postración del país proporciona una vívida ilustración de una de las premisas centrales de la teoría de la revolución permanente, elaborada por el líder marxista revolucionario León Trotsky: que las burguesías de los países capitalistas dependientes son demasiado débiles, están demasiado atadas al imperialismo, y temen demasiado al poder del proletariado para ser capaces de romper el yugo de la dominación imperialista. Las formas de gobierno burgués en Argentina han recorrido toda una gama: desde el liberalismo de laissez-faire (la era de los estancieros burgueses agrarios y la economía de exportación dominada por los británicos a principios del siglo XX), hasta el nacionalismo burgués y el desarrollo industrial patrocinado por el gobierno detrás de barreras proteccionistas (el peronismo en las décadas de los 40 y 50), hasta la dominación imperialista sin freno bajo los recientes regímenes neoliberales. Y éste ha sido el caso tanto bajo los adornos de la democracia burguesa como bajo la bota de la dictadura militar.
Con la destrucción de la Unión Soviética y el fin de las configuraciones de la Guerra Fría, la mínima autonomía que la clase gobernante argentina pensaba que poseía —como se demostró, por ejemplo, durante la Guerra de las Malvinas/Falklands contra Gran Bretaña— se ha evaporado. No hay forma de romper el ciclo de crisis, golpes de estado y represión estatal, que ha sido una constante en Argentina desde por lo menos la década de los 30, sin una lucha proletaria triunfante por el poder estatal. Las tareas del proletariado en Argentina no pueden separarse de las de la clase obrera en el resto de América Latina. Explicando la perspectiva de la revolución permanente en la región, Trotsky escribió:
“Las tesis de la Cuarta Internacional declaran:
“‘Sud y Centro América sólo podrán romper con el atraso y la esclavitud uniendo a todos sus estados en una poderosa federación. Pero no será la retrasada burguesía sudamericana, agente totalmente venal del imperialismo extranjero, quien cumplirá este objetivo, sino el joven proletariado sudamericano, destinado a dirigir a las masas oprimidas. La consigna que presidirá la lucha contra la violencia y las intrigas del imperialismo mundial y contra la sangrienta explotación de las camarillas compradoras nativas será, por lo tanto: Por los estados unidos soviéticos de Sud y Centro América.’”
Trotsky continuó:
“Sólo bajo su propia dirección revolucionaria el proletariado de las colonias y las semicolonias podrá lograr la colaboración firme del proletariado de los centros metropolitanos y de la clase obrera mundial. Sólo esta colaboración podrá llevar a los pueblos oprimidos a su emancipación final y completa con el derrocamiento del imperialismo en todo el mundo.”
—“Manifiesto de la Cuarta Internacional sobre la guerra imperialista y la revolución proletaria mundial”, mayo de 1940
La austeridad hambreadora del FMI enfurece a las masas argentinas
Por más de una década, Washington y el FMI elogiaron a Argentina como un magnífico ejemplo de una “economía emergente fiscalmente responsable”. A cambio, Argentina ha sido un firme aliado del imperialismo estadounidense, comprometiéndose recientemente a enviar 800 tropas “pacificadoras” para auxiliar la guerra estadounidense en Afganistán. Pero ahora el país está en quiebra y en caos (y las tropas van a quedarse en casa).
En un editorial del New York Times intitulado “Llorando con Argentina”, el columnista Paul Krugman escribió:
“Argentina, más que cualquier otro país en desarrollo, se creyó las promesas del ‘neoliberalismo’ (es decir, liberal en el sentido de los mercados libres, no de Ted Kennedy) promovido por EE.UU. Las tarifas fueron recortadas, las empresas estatales fueron privatizadas, las corporaciones multinacionales bienvenidas y el peso atado al dólar. Wall Street celebraba y el dinero llegó en abundancia: por un tiempo, la economía de libre mercado parecía vindicada y sus partidarios no eran tímidos al reclamar reconocimiento. Entonces las cosas comenzaron a caerse a pedazos....
“Ahora Argentina está en completo caos —algunos observadores incluso la comparan con la República de Weimar—. Y los latinoamericanos no ven a los Estados Unidos como un espectador inocente.”
Tan estrechamente atada al destino del dolár estadounidense, la economía argentina fue dañada severamente por el boom financiero y económico de EE.UU. de mediados y finales de los años 90. Éste vio a los inversionistas capitalistas de todo el mundo inundar el mercado alcista de Wall Street, causando que el valor del dólar se incrementara agudamente con relación a casi todas las demás monedas...excepto la de Argentina. El peso argentino —y por tanto el precio de los productos argentinos en el mercado mundial— también se incrementó agudamente en comparación con casi todos los demás países, incluyendo a su principal socio comercial, Brasil. Esto hizo a los productos argentinos poco competitivos y produjo crecientes déficits en la balanza comercial. El mecanismo normal del mercado capitalista para remediar esto sería la devaluación de la moneda, que reduce el precio de las exportaciones en el mercado mundial e incrementa el precio doméstico de las importaciones. Pero en un intento por estabilizar la economía, el gobierno argentino y muchos grandes negocios habían denominado la mayor parte de sus nuevos bonos en dólares, de modo que cualquier devaluación del peso habría incrementado proporcionalmente la deuda de Argentina.
De ese modo el país se deslizó a una profunda recesión hace cuatro años, mucho antes del actual bajón mundial. Los despidos y los cierres de plantas crecían cada mes. Para julio del año pasado, la economía estaba colapsándose a una tasa anual del 11 por ciento y las masas estaban desesperadas. Pero los EE.UU. dejaron claro que esperaban que todos los préstamos negociados por Menem y De la Rúa fueran pagados con intereses. En agosto, Washington armó un “paquete de rescate de emergencia” a través del FMI —para sacar del apuro no a Argentina, sino a los bancos de Wall Street que poseen bonos gubernamentales (y privados) argentinos—. Como es costumbre, esto implicó duras condiciones de austeridad, incluyendo una suspensión del sistema de seguridad social. Pero los obreros y los pobres, junto con una clase media cada vez más empobrecida, no estaban dispuestos a aguantar más y tomaron las calles en protesta. La respuesta del FMI fue congelar mil 300 millones de dólares en ayuda a principios del mes pasado, después de lo cual el gobierno robó 700 millones de los fondos de pensión de los trabajadores gubernamentales para pagar los intereses de la deuda. Todo esto condujo a protestas incluso más amplias, que derribaron al gobierno de De la Rúa.
La situación exige desesperadamente el repudio de la deuda externa, que por décadas ha alimentado las arcas de los imperialistas a expensas de los trabajadores de Argentina. Pero ningún gobierno capitalista argentino va a dar ese paso, ya que acarrearía hostilidad incesante por parte de sus patrones imperialistas y socavaría la base entera de su dominio. Los portavoces del FMI afirman ahora que haga lo que haga el gobierno, ¡se necesitará una reducción adicional del 30 por ciento en los salarios reales, más otros cinco o diez años de recesión, para que Argentina se vuelva internacionalmente competitiva!
Desde el punto de vista de clase de la burguesía, es difícil ver cualquier régimen fuera de la dictadura militar que sea capaz de implementar una austeridad tan asfixiante contra una población ya enfurecida. Sin embargo, cualquier movimiento hacia un golpe militar se enfrentaría con la inmensa oposición de una población que recuerda vívidamente la última dictadura militar, cuyo dominio brutal terminó sólo después de su ignominiosa derrota en la Guerra de las Malvinas/Falklands de 1982.
Desde 1977, las madres en protesta se han reunido en la Plaza de Mayo cada semana para recordar a los miles de asesinados y “desaparecidos” por el gobierno militar, que trabajó de manera cercana con la CIA contra las insurgencias izquierdistas a lo largo de América Latina. Las madres estaban al frente de las gigantescas manifestaciones contra el gobierno del 19 y 20 de diciembre, donde los manifestantes coreaban “¡Madres de la Plaza, el pueblo las abraza!”.
El peronismo: trampa mortal para los obreros
Para tratar de controlar el alzamiento, la burguesía argentina ha recurrido, por ahora, a los peronistas, específicamente al ala de Duhalde que ha escogido ponerse adornos nacionalpopulistas. Éste es un intento transparente de utilizar la nostalgia popular por el gobierno del general Juan Perón de finales de los 40 y principios de los 50, que ha llegado a ser visto como una época de oro en la que se incrementaron los salarios, se implementaron programas sociales y se organizaron los sindicatos. Tras un golpe militar en 1943, Perón emergió como el hombre fuerte de Argentina. Siguió un modelo nacional corporativista de capitalismo en el que sectores claves de la economía eran propiedad del estado, la industria nacional era protegida con tarifas y las licencias de importación y las transacciones cambiarias estaban sujetas a una serie de controles.
Aunque ocasionalmente utilizaban demagogia antiyanqui, los peronistas en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial funcionaban como los agentes políticos locales de Wall Street, manteniendo en línea al proletariado a través de la burocracia sindical. Periódicamente recortaban los salarios y reducían los estándares de vida para pagar la deuda argentina a los bancos estadounidenses y de otros países, generalmente a través del mecanismo de la inflación acelerada, no a través de las medidas deflacionarias favorecidas actualmente por el FMI. Los salarios de los obreros se incrementaban, pero los precios de la comida, el combustible, la ropa y otras necesidades se incrementaban aún más rápido. Perón mismo era un abierto admirador de la España de Franco y la Italia de Mussolini. Durante los “años de las vacas gordas”, proscribió al Partido Comunista, aplastó cada manifestación de independencia obrera y subordinó a los obreros al estado de forma corporativista.
Con el incremento masivo de la industrialización, hubo un correspondiente crecimiento explosivo de los sindicatos. Perón demostró ser bastante exitoso tanto cooptando líderes sindicales disidentes como organizando sindicatos corporativistas dependientes directamente del gobierno para su existencia. Sólo aquellos sindicatos que juraron lealtad a los planes peronistas fueron declarados legales, y sólo los sindicatos legales calificaban para que los patrones descontaran la cuota sindical de los salarios, para recibir subsidios para edificios sindicales y tener acceso a los programas de seguridad social, a los fondos de pensión, etc. El régimen peronista utilizó la retórica “antiimperialista” nacionalista para atar aún más a las masas trabajadoras al estado capitalista argentino.
El nuevo presidente Duhalde, antiguo vicepresidente bajo Menem, el hombre del FMI, ahora salpica sus discursos con alabanzas a Perón y su esposa Eva y culpa cínicamente al “modelo de libre mercado” apoyado por EE.UU., al que llama “inmoral”, de la grave situación del pueblo argentino. Pero este desplazamiento hacia la retórica nacionalpopulista de antaño simplemente está diseñado para fortalecer las fuerzas del capitalismo en América Latina, asegurando de nuevo las ataduras de la clase obrera a su “propia” burguesía nacional. Amplias secciones de la población continuarán sufriendo el terrible empobrecimiento bajo los peronistas de Duhalde mientras estos últimos tratan de “reconstruir” al país sobre las espaldas de la clase obrera y secciones de la pequeña burguesía.
Las cadenas imperialistas que atan al proletariado argentino sólo pueden romperse a través de la lucha por la revolución socialista en Argentina, a lo largo de América Latina y más allá. Una revolución en un país como Francia o España tendría profundos efectos en las luchas de la clase obrera argentina. Por su parte, nada sería más esperanzador para el proletariado en Sudáfrica y para los obreros y oprimidos a lo largo del Tercer Mundo que una revolución socialista en un país como Argentina. La oposición intransigente al nacionalismo burgués peronista, el cual ha llevado una y otra vez al desastre a los obreros y oprimidos argentinos, es crucial para esta perspectiva.
La izquierda argentina promueve el reformismo nacionalista
La oposición al nacionalismo burgués es la última cosa que ofrecen los grupos seudotrotskistas que pueblan la izquierda argentina. Lejos de tener una perspectiva de independencia de clase contra la burguesía, están atascados en el reformismo nacional, particularmente yendo a la cola de los peronistas. La principal corriente del autoproclamado trotskismo en Argentina es la del difunto Nahuel Moreno, representada hoy en día por el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) y su escisión, el Partido de Trabajadores por el Socialismo (PTS). En los años 50, Moreno se hacía pasar por peronista “de izquierda”; ¡su periódico en esa época era publicado como “órgano del peronismo obrero revolucionario” y “bajo la disciplina del Gral. Perón y del Consejo Superior Peronista”! (Ver “La verdad sobre Moreno”, Spartacist [edición en español] No. 11, para la historia de esta tendencia.)
Durante la Guerra de las Malvinas/Falklands, la izquierda reformista en Argentina apoyó abiertamente a los militares genocidas en el poder en nombre del “antiimperialismo”. La tendencia morenista presumía que estaba firmemente “en el campo militar de la dictadura argentina” (Correo Internacional, abril de 1982). Con el apoyo de la falsa izquierda, los generales utilizaron la guerra para decapitar una huelga general, parte de una lucha proletaria en expansión contra el régimen militar. En agudo contraste, nosotros luchamos por la oposición proletaria revolucionaria al imperialismo británico, entonces gobernado por la “dama de hierro” Margaret Thatcher, y a los generales argentinos, declarando: “¡Hundir a Thatcher! ¡Hundir a la Junta! ¡El enemigo principal está en el propio país!”.
En 1989, los morenistas le dieron apoyo encubierto a la instauración de un nuevo gobierno peronista bajo Menem. Declarando que “Menem recibió la mayoría de los votos del pueblo trabajador”, preguntaron por qué no utilizaba ese apoyo “para imponer las soluciones que dice que tiene” (El Cronista Comercial, 31 de mayo de 1989). Y eso fue exactamente lo que hizo Menem.
Hoy en día, con los peronistas ampliamente desacreditados, la izquierda argentina está tratando de ocultar su reformismo nacionalista en una retórica ligeramente distinta. El MST morenista y el Partido Comunista estalinista son los principales componentes de la Izquierda Unida (IU), un bloque electorero cuyo programa levanta como su demanda máxima el llamado por “una alternativa política independiente de los trabajadores y el pueblo”. En la secuela del estallido popular que derrocó a De la Rúa, la IU se unió a otro grupo seudotrotskista, el Partido Obrero (PO) de Jorge Altamira, y algunos grupos más pequeños en una declaración del 22 de diciembre que presenta prominentemente el llamado por un “gobierno popular y obrero”. Y el PTS, con una postura más izquierdista, promueve la misma perspectiva en sus volantes y declaraciones, escribiendo que “los revolucionarios del PTS luchamos por un gobierno de los trabajadores y el pueblo” (volante del 31 de diciembre de 2001).
Este llamado deliberadamente confusionista, que disuelve al proletariado en la masa del “pueblo” es la fachada clásica de una alianza de colaboración de clases con un ala de la burguesía nacional (que es, después de todo, parte del “pueblo”). Todos estos grupos sostienen la perspectiva desastrosa y antirrevolucionaria del “frente único antiimperialista”, que no es sino una frase en clave para la subordinación de la clase obrera a su “propia” burguesía. El descontento social en Argentina hoy en día involucra muchas capas de la sociedad, desde la clase obrera y los estudiantes hasta los desempleados y los pobres rurales. Si el proletariado va a emerger como la fuerza dirigente de los oprimidos, luchando por el derrocamiento del orden capitalista y de la dominación imperialista, es crucial trazar una línea de clases clara. El MST, PO, PTS y demás, en contraste, mezclan todo junto en un guisado “popular” reformista.
Esto también puede verse en el perenne llamado levantado por el PO y el PTS por una “asamblea constituyente” que, en palabras de un volante del PO del 31 de diciembre, expresaría “la voluntad soberana de los trabajadores y desempleados”. El PTS agrega su propia variante a esta demanda en una declaración llamando tanto por una “Asamblea Nacional de trabajadores ocupados y desocupados” como por una “Asamblea Constituyente soberana para que el pueblo pueda discutir libre y democráticamente la salida a la crisis nacional” (“Jornadas Revolucionarias”, 22 de diciembre de 2001). ¿Y cómo debe lograrse esto? “Aún para abrir el camino a esta democracia generosa”, escribe el PTS, “hay que barrer el poder existente con una huelga general y un gran levantamiento nacional que complete la obra iniciada por las jornadas revolucionarias del 19 y 20 de diciembre”.
El llamado por una asamblea constituyente es, en el mejor de los casos, una consigna democrática que puede ser utilizada en situaciones particulares contra regímenes capitalistas dictatoriales como un elemento subordinado en un programa por la revolución obrera. Pero Argentina actualmente tiene una forma democrática burguesa de dominio de clase capitalista con elecciones periódicas, y ese ha sido el caso por ya casi dos décadas. Bajo estas circunstancias, el llamado por una asamblea constituyente sirve solamente para fomentar, no para romper, las ilusiones democráticas burguesas entre los obreros y los oprimidos. En situaciones de agitación prerrevolucionaria, los trotskistas genuinos lucharían para forjar órganos de poder dual —soviets (consejos obreros), comités de fábrica, etc.— como centros de organización en la lucha por la revolución proletaria. Pero para el centrista PTS, el llamado por una “asamblea de trabajadores” sólo es una fachada para su perspectiva de una “gran insurrección nacional” para obtener...¡otro cuerpo parlamentario burgués!
A pesar de toda su retórica “antiimperialista”, la izquierda reformista y centrista argentina formó una unidad con los gobernantes imperialistas estadounidenses apoyando las fuerzas de la contrarrevolución que destruyeron a la Unión Soviética y a los estados obreros deformados de Europa oriental. Mientras los imperialistas germano-occidentales empujaban por la anexión contrarrevolucionaria del estado obrero deformado de Alemania Oriental en 1989-90, los morenistas salieron con un programa “cuya consigna ordenadora es: Reunificación alemana ya” (Correo Internacional, enero de 1990). Por su parte, el PTS llamó por “la defensa del derecho de las masas alemanas a unificarse como ellas lo deseen, aun cuando decidan hacerlo en los marcos del capitalismo” (Avanzada Socialista, 30 de marzo de 1990).
Esta traición fue repetida cuando los morenistas y el PO de Altamira saludaron el contragolpe proimperialista de Boris Yeltsin en Moscú en agosto de 1991. En una declaración del 28 de agosto de 1991, los morenistas dijeron que había sido una “Gran Victoria Revolucionaria en la URSS”, mientras que el PO proclamaba que “La victoria popular contra el golpe tiene un alcance revolucionario” (Prensa Obrera, 29 de agosto de 1991). Estos grupos cargan su propia pequeña medida de responsabilidad por la devastación postcontrarrevolucionaria que se extendió por la antigua Unión Soviética y Europa oriental y que redundó tan negativamente contra los trabajadores de América Latina. En contraste, la Liga Comunista Internacional luchó hasta el fin en defensa de las conquistas de la clase obrera encarnadas en esos estados, a pesar de sus malgobernantes estalinistas. Mientras que el resto de la izquierda abrazaba la “democracia” imperialista contra el “totalitarismo” estalinista, nosotros luchamos por la revolución política proletaria para sacar a los burócratas estalinistas y restaurar el programa del internacionalismo revolucionario que animaba al Partido Bolchevique de Lenin y Trotsky.
¡Por un partido trotskista genuino!
La necesidad candente hoy en día en Argentina es el forjamiento de un partido leninista-trotskista auténtico. Tal partido llamaría por la completa independencia de los sindicatos del estado burgués. Actuaría, en palabras de Lenin, como un “tribuno del pueblo”, reuniendo a todos aquellos que sufren bajo el yugo capitalista, desde los desempleados y los empobrecidos pensionistas hasta los pobres rurales y los pequeños tenderos que están siendo arruinados por la crisis de la austeridad. Inscribiría en su bandera la lucha por la liberación de la mujer, combatiendo al machismo y a las atrasadas actitudes católicas e impulsando demandas por la plena integración de las mujeres a la fuerza laboral con salario igual. Lucharía por aborto libre y gratuito como parte de un sistema de salud gratuito y de calidad para todos, y por plenos derechos democráticos para los homosexuales.
La sociedad argentina está saturada con el chovinismo de una clase dominante que se deleita con su supuesta superioridad “europea” sobre el resto de América Latina y que está plagada de antiguos nazis. Crucial para cualquier perspectiva revolucionaria es la oposición absoluta a toda manifestación de racismo, antisemitismo y hostilidad contra las minorías indígenas y los inmigrantes.
Sólo un programa de internacionalismo revolucionario puede ofrecerle un camino hacia adelante a la clase obrera argentina. Después de la revolución obrera rusa de 1917, el Partido Bolchevique de Lenin canceló la deuda amasada por el zar y la burguesía rusa simplemente negándose a pagarla. Reconociendo que el imperialismo no podía ser apaciguado, lucharon por extender la Revolución de Octubre al mundo entero. Hoy en día, para liberarse de la servidumbre de la deuda con Wall Street, los obreros y las masas oprimidas de Argentina y a través de América Latina deben ser ganados a los principios y el programa del internacionalismo proletario como fue representado por Marx, Engels, Lenin y Trotsky. Ésta es la perspectiva de la LCI: reforjar la IV Internacional para dirigir la lucha por nuevas revoluciones de Octubre alrededor del planeta.
http://www.icl-fi.org/espanol/oldsite/Argentin.htm
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.12 12:59 EDUARDOMOLINA Joseph Stigliz / Economista, Premio Nobel. "El euro tal y como está constituido es inviable". En los últimos diez años la investigación ha empezado a poner de manifiesto lo negativa que resulta la desigualdad para la sociedad.

http://ctxt.es/es/20160504/Politica/5944/Stiglitz-europa-euro-desigualdad-banco-mundial-sueno-americano-TTP-TTIP-Estados-Unidos-Entrevistas-El-TTIP-un-tratado-bajo-sospecha-Elecciones-en-Estados-Unidos.htm
"Joseph Stiglitz (Indiana, 1943) no es ningún radical. Su carácter, revestido de un optimismo prudente, y su impresionante currículum, hacen de él un hombre de orden, como mucho un reformista. Y aún así, el premio Nobel, que fuera economista jefe del Banco Mundial a finales de los años noventa después de haber presidido el Consejo de Asesores Económicos de Bill Clinton, se ha convertido en un enérgico crítico del establishment. Para alguien de su pedigrí, tomar partido a favor del “no” en el referéndum griego sobre el rescate, o clamar contra los acuerdos de libre comercio, la explotación de los trabajadores, la ‘extorsion’ de los fondos buitre a las naciones endeudadas y lo que él llama la “depravación moral” del sector financiero, sugiere un renovado ímpetu progresista, o quizá una revelación. Y sin embargo, las posiciones de Stiglitz no han cambiado demasiado --es el mundo en el que las mantiene el que lo ha hecho. La incesante derechización de la ortodoxia económica, junto al crecimiento de la desigualdad, sitúan a este profesor de la Universidad de Columbia en abierta contradicción con sus supuestos aliados, e incluso con sus colegas. No parece importarle demasiado. Stiglitz recibe a CTXT en su oficina en Columbia para hablar de su nuevo libro, The Great Divide: Unequal Societies and What We Can Do about Them (2015), que trata las causas, consecuencias y peligros de la creciente brecha entre ricos y pobres --y por qué nada de eso es inevitable.
La desigualdad constituye el principal foco de atención de su trabajo. Sus tres últimos libros y su tesis doctoral hablan de ella. ¿Por qué debería preocuparnos?
Hay muchas y poderosas razones morales. En los últimos diez años la investigación ha empezado a poner de manifiesto lo negativa que resulta la desigualdad para la sociedad. Resulta mala incluso para los de arriba, que se convierten en personas diferentes -más endiosadas- gracias a ella. Como economista, me centro en estudiar por qué la desigualdad es mala para el rendimiento económico.
¿A qué se refiere cuando dice que la economía en su conjunto paga un alto precio por la desigualdad?
Crece más despacio y de manera menos sostenible. Incluso al 1% más pudiente debería preocuparle la desigualdad, por su propio interés. El periodo posterior a la segunda Guerra Mundial fue el de más rápido crecimiento económico y el de crecimiento más igualitario. Existe un un amplio consenso en torno a que ambos hechos estaban relacionados. Es decir, que fue el periodo de crecimiento económico más rápido precisamente porque las ganancias se compartieron.
Eso parece desacreditar la teoría del derrame económico....- Exacto. El ‘Trickle-down economics,’ o la economía del derrame, claramente no funciona. Nadie en su sano juicio defiende ya esos postulados. La pregunta es: ¿Cómo de mala es la desigualdad para la economía? Obviamente depende de su magnitud y de cómo se genera. Esto incluye la desigualdad creada por el poder monopolístico, o la desigualdad generada cuando los de abajo no tienen acceso a la educación, y por tanto la sociedad no utiliza todo el potencial de sus recursos humanos. Este tipo de desigualdades, características de Estados Unidos y, cada vez más, de Europa, constituyen un lastre para la economía.
En la introducción a The Great Divide escribe que, incluso desde niño, sentía que Estados Unidos no era la tierra de oportunidades que prometía ser. Explica también que el sueño americano se ha convertido en un mito, y que los motivos de la desigualdad son políticos. ¿Qué tipo de políticas han conducido al aumento y a la expansión de la desigualdad a lo largo su vida?
En primer lugar, el país nunca fue lo que nos han vendido. Me di cuenta de eso con mucha intensidad a medida que iba creciendo: nunca fue una tierra de igualdad, de oportunidades para los afroamericanos. La esclavitud acabó en la Guerra Civil, pero hoy seguimos mirando hacia otro lado ante la opresión y la falta de oportunidades, presentes todavía, como recuerda, con tanta fiereza, el movimiento Black Lives Matter. Ha sucedido algo más: nos hemos vuelto un país segregado económicamente. En otras palabras, los ricos blancos viven con ricos blancos, los pobres viven con otros pobres. Tenemos un sistema educativo ‘localista’, financiado por impuestos locales a la propiedad, de modo que si vives en una comunidad pobre te tocan colegios pobres, lo que da lugar a lo que yo llamo la transmisión intergeneracional de las ventajas y desventajas.
“ En otras palabras, los ricos blancos viven con ricos blancos, los pobres viven con los pobres. ” Lo contrario al sueño americano....- Sí. Después de la segunda Guerra Mundial algunos países europeos intentaron, con mucho esfuerzo, romper las barreras de clase. Creo que el problema en EEUU es que dimos por hecho que esas barreras no existían, y las dejamos crecer.
Volviendo a la educación, usted describe cómo la desigualdad se perpetúa desde la guardería hasta la universidad. ¿Puede explicarlo?
Es fácil entenderlo pensado en un sitio como Columbia, una de las universidades de élite de este país. Como la mayoría de las universidades de élite, en el proceso de admisión no nos fijamos en la situación financiera del candidato. Se admite a estudiantes independientemente de su situación económica, y tenemos un fondo de dotación lo suficientemente grande como para compensar la diferencia entre el coste, que es de 70.000 dólares, y lo que la familia puede pagar. Muy generoso, en teoría. Pero cuando uno analiza las universidades de élite, donde el dinero no debería suponer una barrera, resulta que el porcentaje de la mitad más pobre de la población es de un 8% o 9%. ¿Cómo es posible? Estas universidades son una ganga. Si perteneces a la mitad más pobre, pueden darte 70.000 dólares al año. ¿Por qué la gente no acude en masa? La respuesta es que no han ido a los institutos que les preparan para entrar en estas universidades, y no han ido porque antes no fueron a los colegios adecuados. Y no fueron a esos colegios porque antes no fueron a preescolar y tampoco a las guarderías necesarias. Todo esto está relacionado con la segregación geográfica, y lo irónico de la llamada meritocracia es que se basa en que la gente adquiera las competencias necesarias para tener éxito en esa meritocracia, y los padres ricos pueden dar grandes ventajas a sus hijos.
También habla de las prácticas rentistas y la “financiarización” como motores de la desigualdad. ¿Por qué señala estas dos?
La rama de la teoría económica inspirada en los mercados competitivos --que lo explica todo a través de factores de oferta y demanda-- no es un buen marco de referencia. En nuestra sociedad, hay mucha explotación, de diversos tipos –racial, de género, del poder monopolístico, en forma explotación de los trabajadores, los problemas de la gobernanza corporativa... Esto pone de relieve todos los fracasos del mercado. Una estadística que ilustra este hecho es que la productividad laboral ha seguido creciendo de forma bastante continua, pero hasta 1973 los sueldos y la productividad se movían en paralelo. Esto es lo que cabría esperar. Sin embargo, desde mediados de los años setenta la productividad sigue creciendo al mismo ritmo, pero los salarios se han estancado. ¿Por qué?
¿Cuál es su respuesta? .- El poder de los monopolios aumenta los precios y por tanto baja los sueldos reales, y el eliminar la negociación colectiva los reduce aún más, lo que asfixia a los trabajadores. Así es cómo se debilita a los sindicatos. Dirigimos la globalización para que los trabajadores compitan con los trabajadores en China. Hay un sinfín de maneras en las que las reglas de juego han cambiado en perjuicio de los trabajadores, y el rentismo es uno de esos componentes.
¿La “financiarización” es otro?.- El sector financiero ha crecido de un 2,5% a un 8% del PIB, y no hay ninguna prueba de que esto haya mejorado el rendimiento de la economía. Estos tipos son los maestros de la extracción de rentas, y han perfeccionado sus habilidades para quitar el dinero a la gente sin contribuir al progreso social. Crean riqueza arriba, pero también crean miseria abajo.
¿Cómo lo hacen?.- Mediante préstamos abusivos, discriminando a las minorías, con las prácticas abusivas de las tarjetas de crédito, la usura… Cambian las leyes en su propio beneficio. En Estados Unidos, si pides un crédito de estudiante, no puedes cancelar la deuda aún estando en bancarrota casi en ningún caso. ¿Quién sería capaz de diseñar una estructura legal así? Los bancos. Eso es oprimir a los de abajo, y el dinero está yendo de abajo arriba. Además, han cometido innumerables fraudes. No terminaría nunca con la letanía de las cosas que han hecho. Jugaron un papel crucial al cambiar el marco económico entero para impulsar el cortoplacismo y la extracción de rentas rápidas en vez de invertir en la gente.
Usted ha analizado el modo en que funciona el sistema fiscal contra la reducción de la desigualdad. ¿Qué propone para combatir la evasión?
Los paraísos fiscales no son un acto de la naturaleza. De hecho, los crea el Congreso. Hemos creado un marco legal para que los ricos y las empresas, dentro de la ley, no paguen impuestos. Pero esto se puede cambiar. Se podría decidir que a aquellos que tienen el dinero en un territorio que huele mal se les impongan unos impuestos disuasorios. Por ejemplo, puedes decirle a cada americano que tiene que declarar toda su riqueza a nivel global, también la que tenga en las Islas Caimán. Ya que estas no están sujetas a los principios de transparencia, vais a pagar un sobreimpuesto del 80%. Así acabaríamos con los paraísos fiscales en una noche.
“ Los paraísos fiscales no son un acto de la naturaleza. De hecho, los crea el Congreso. Hemos creado un marco legal para que los ricos y las empresas, dentro de la ley, no paguen impuestos. ” Algunos aducen que si en un país como España se subieran los impuestos esto crearía una huída de capitales, porque siempre va a haber un sitio al que los ricos puedan llevar su dinero para no declararlo. Usted está diciendo que eso solo pasa porque permitimos que pase.
Exactamente. Si Europa se uniese y actuase unida en esto, podría resolverlo fácilmente. La mayoría de países europeos tienen un sistema de impuestos basado en la residencia, y si eres residente en las Islas Caimán no tienes que pagar impuestos en España. Esto se podría cambiar diciendo “si tienes un negocio en España, pagas tus impuestos ahí. Y si no quieres hacer negocios en España, puedes irte del país”.
Ha dado argumentos parecidos sobre la evasión fiscal de las grandes empresas. Cuando Apple o Google pagan impuestos en Irlanda usted afirma que se les debería cobrar por su actividad y no por su residencia física.
Creo que hay que tratarlas como a una organización unitaria. Tú pagas impuestos en Estados Unidos sobre tus ingresos globales, y si puedes probar que has generado esos beneficios en Irlanda, legítimamente… Si tienes mil personas trabajando ahí, y eso corresponde al 5% de tu fuerza de trabajo, de acuerdo, generas el 5% de tus beneficios y pagas el 5% ahí. Pero si no es el caso vamos a cobrarte nosotros. Es perfectamente comprensible que si uno tiene mucho dinero y poder de presión intente que el Congreso apruebe leyes y cree un marco que te permita evadir impuestos. Pero es fácil desmontar eso. El que quiera hacer negocios en Estados Unidos o en Europa, que pague impuestos.
Como economista jefe del Banco Mundial, estuvo en una posición privilegiada para juzgar los efectos de la globalización. ¿Estamos ante un juego de suma positiva, en el que la mayoría sale ganando?
Todo depende de cómo la gestionemos. Algunos acuerdos comerciales en marcha, como el TTIP o el TTP, tienen como resultado una suma negativa. Son un intento por parte de las multinacionales de cambiar las reglas del juego para beneficiarse a expensas del resto de la sociedad, aunque el beneficio neto para la economía global sea negativo. Una muestra de esto son los apartados referentes a las medicinas. Han intentado usar los acuerdos comerciales para impulsar a la gran industria farmacéutica a expensas de los genéricos. Todos perdemos, excepto las farmacéuticas. Los demás pagamos el precio más alto. No están haciendo más investigación, y las pérdidas de todos son mayores que los beneficios de las grandes farmacéuticas.
Usted defiende que la desigualdad de ingresos está relacionada con la desigualdad de oportunidades. ¿Cuál es la prueba? Le pregunto esto porque algunos afirman que la desigualdad no supone un problema, siempre que haya igualdad de oportunidades.
Cuando uno compara los datos de diversos países, aquellos que tienen un nivel alto de desigualdad tienen un bajo nivel de igualdad de oportunidades, medido de cualquier manera estándar. Eso es un hallazgo empírico.
¿Con igualdad de oportunidades, quiere decir...?.- Movilidad social. La medida estándar es la correlación entre los ingresos y la educación de los padres y los hijos. Hay otras maneras de hacerlo, por ejemplo, ¿cuál es la proporción de aquellos que están en el cuartil de abajo que consiguen llegar al cuartil de arriba? Ahí tenemos un patrón sistemático.
¿Por qué pasa eso?.- Los padres que tienen dinero pueden dar a sus hijos más oportunidades educativas. Las sociedades que reducen la desigualdad de oportunidades han hecho más esfuerzos para convertir la educación pública en una herramienta igualitaria, empezando por la educación preescolar.
Ha mencionado el movimiento Black Lives Matter. Hay mucho debate sobre las injusticias del sistema judicial en EEUU. Usted opina que también están conectadas a la desigualdad...
Sí, de muchas formas. Si eres rico en este país, tienes un sistema de justicia. Si eres pobre, tienes otro sistema de justicia bien diferente. Si tienes una onza de marihuana –te caen cinco años de cárcel. Si robas dinero de manera deshonesta en el sistema bancario, lo que es un robo, un fraude masivo --nadie ha sido condenado. Tenemos un sistema legal que protege a los ricos y manda a la cárcel a los pobres. La pregunta es ¿cómo toleramos esto y qué podemos hacer para cambiarlo?
En los primeros años de Obama en el poder, escribió que la recuperación económica fue diseñada por el 1% y para el 1%. ¿Cómo podría haber sido una recuperación distinta si la hubiese elaborado usted?
En aquel momento propuse que en vez dar 700.000 millones de dólares a los bancos, se los diésemos a los propietarios de casas. Aprobemos una ley de bancarrota que permita a los propietarios pobres que han sido víctima de los abusos de los bancos reestructurar sus deudas y mantener su casa. Pero les regalamos el dinero a los bancos, y estos no lo prestaron, por lo que no se generó demanda en la economía. Si le das el dinero a la gente pobre, se lo gasta. Eso genera demanda.
Considera que la propia crisis de 2008 tuvo su origen en la desigualdad. ¿Por qué?
Porque el crecimiento de la desigualdad supuso que el dinero iba hacia los de arriba. Y los que están arriba no gastan tanto como los que están abajo. La demanda bajó. En vez de atacar la raíz del problema y hacer algo sobre la desigualdad, Bernanke y Greenspan dijeron “tenemos una economía débil, resolvamos el problema creando una burbuja inmobiliaria insostenible”.
Cuando dice que la burbuja fue la respuesta a la desigualdad, ¿ve alguna señal de que algo así pueda estar pasando ahora?
Sí. Deberíamos haber atacado directamente la desigualdad, y en el peor de los casos, haber usado la política fiscal para estimular la economía. Construir carreteras, colegios... En vez de eso, confiamos en la política monetaria para estimular la economía. Ahora tampoco estamos haciendo mucho en términos de igualdad. No estamos haciendo política fiscal, sino política monetaria. ¿Qué hace la política monetaria? Tipos de interés bajos, lo que crea burbujas. Ahora, unas buenas políticas monetarias dirían “voy a crear liquidez, pero voy a asegurarme de que el dinero va a parar a inversiones nuevas y productivas”. Esto se podría usar para crear trabajos, para crear empleo, para crear inversión real, para modernizar la economía global…
A través del Estado. El Estado debería involucrarse....- O, por ejemplo, la Reserva Federal podría decir “solo vamos a prestar dinero a los bancos que presten a las pequeñas y medianas empresas que estén creando puestos de trabajo. No vamos a prestar dinero a los bancos que presten a otros países para crear burbujas o a fondos de capital riesgo”.
¿Y ahora nadie pone esas condiciones?.- No hay condiciones, así que el dinero va hacia quienes están dispuestos a pagar más, y ahí es donde están las burbujas. Pero esta es una burbuja “mejor”. La burbuja inmobiliaria fue la peor posible – todos estaban dentro, y por eso cuando se rompe, hace daño a todos. Esta es una nueva burbuja tecnológica, así que va a hacer daño a muchos ricos.
¿Pero no tanto a la sociedad?.- La sociedad saldrá dañada, pero no tanto como con la burbuja inmobiliaria.
Usted sostiene que la desigualdad llevó a la crisis y que hay más desigualdad después de esta. ¿No hemos aprendido de Piketty que eso es una tendencia natural del capitalismo, salvo en casos excepcionales, como después de una guerra?
Sí, y ahí es dónde no estoy de acuerdo con él. Todo tiene que ver con la aprobación de leyes. No tenemos porqué discriminar a los afroamericanos. No tenemos porqué tener leyes que digan que los banqueros que cometen fraude pueden salir libres, o que toleran el poder de los monopolios, y abusos como que un consejero delegado pueda robar todo el dinero a su empresa. Yo diría que eso es un sucedáneo del capitalismo, un capitalismo falso. Creo que donde Piketty y yo estaríamos de acuerdo es en que hay una tendencia en el capitalismo político, en un mundo en el que hay tanta desigualdad, de crear leyes donde...
Las desigualdades económicas nos llevan a…
…las desigualdades políticas, que a su vez nos llevan a otras leyes que hacen crecer este tipo de abusos. Eso es una violación de una economía de mercado. Es la perversión del capitalismo, causada por esa desigualdad política.
¿Qué le hace pensar que un candidato como Bernie Sanders abogue por muchas de las cosas que usted defiende, desde la financiación de las campañas a la educación pública?
Sí, y su política hacia los bancos y todo eso… Me siento levemente esperanzado. La magnitud del apoyo que ha suscitado entre la gente joven es espectacular. Creen que hay una alternativa viable, y saben que el dinero importa, pero tal vez… el poder de la gente importa más. Va a ser una batalla dura, y puede que todavía no hayamos llegado al punto de indignación que necesitamos para conseguirlo. La situación actual es insostenible, pero el peligro es la reacción que ofrece Trump por el otro lado. Aunque está claro que para grandes grupos de americanos el sistema actual no está funcionando.
Menciona la indignación. ¿Cree que la única manera de romper el círculo de desigualdad política que alimenta la desigualdad económica y viceversa es la movilización desde abajo?
Sí, la indignación. En las elecciones de 2012 hubo una gran desafección. Mucha gente estaba tan enfadada con la manera en la que Bush y Obama habían gestionado la crisis que se desvincularon de la política. En 2016 creo que el enfado ha crecido todavía más, y que la figura adecuada ha aparecido.
¿La figura adecuada?.- Quiero decir Bernie Sanders, para capturar eso (la indignación). Puede que no sea suficiente.
Recuerdo escucharle decir, en 2013 o 2014, que al que había que expulsar del euro era a Alemania y no a los países del sur. ¿Qué le hizo pensar eso? ¿Ha cambiado de opinión?
Es un argumento económico simple. El euro, tal y como está constituido, con Alemania negándose a apoyar reformas necesarias, incluida una unión bancaria, es inviable. ¿Cuál es la mejor manera de romperlo? Si Alemania se va, el valor del euro bajaría y eso restablecería la competitividad en el resto de Europa. Hoy hay un desequilibrio porque Alemania es muy competitiva. Y las deudas… Si Grecia o Italia salen, el valor del euro subirá, y las deudas que tienen en euros serían muy difícil de pagar. Por lo tanto, que Alemania salga sería la salida menos traumática.
Pero si eso no pasa, lo que parece probable, ¿Se romperá el euro?
No creo que sea la mejor respuesta, pero es una respuesta mejor que el apaño que estamos viviendo.
Usted dijo que habría votado “no” en el referéndum griego, y que Grecia era el “chivo expiatorio” de la eurozona. ¿Qué le hicieron pensar los eventos que siguieron, con el gobierno Tsipras echándose atrás y aceptando austeridad?
El FMI y Alemania siguen peleando. El FMI ha dicho, acertadamente, que tiene que haber una restructuración de la deuda. Alemania dice que no, y otra vez a la casilla de salida… No se ha resuelto nada, en Grecia, España ni en Europa entera, y el programa está llamado a crear, mantener y extender la depresión en Grecia. No me puedo creer que los europeos sean tan crueles con otros europeos."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.04.29 10:08 anarxy_XXX La paella del psoe.

LA PAELLA DEL PSOE.
Hace tiempo tenía un amigo que casi todos los días aunque yo no le preguntaba nada jamás, insistía en que hacía la mejor paella del mundo; ante su insistencia diaria no pude resistirme a sus encantos y una de esas tantas veces que me lo repetía decidí pedirle que me invitara, no porque no le creyera, si no porque estaba deseando conocer ese sabor tan diferente. Así que quedamos un domingo soleado esperando hacer...la paella! Me fui a la cocina con él, para hacerle compañía, no por ver sus secretos paelleros, solo era eso...Compañía, charlar un rato y nada más, pero él vio en mi gesto tal vez la oportunidad de enseñarme lo buen cocinero que era , así que sin más dilación encendió el fogón y puso el grandioso metal paellero , esa paellera arrocera más grande que una mesa camilla, después sacó la tabla y un cuchillo bien afilado para picar con sabia maestría los ingredientes frescos..
¡¡¡¡¡PATATAS!!!!!! …¡¡¡¡UN KILO DE PATATAS!!!!
Yo me quedé con cara de póker en silencio, porque no sabía cómo decirle sin herirle que aquello no era una paella, así que con la voz temblorosa y titubeando le dije:
-hombre…ya se que hay paellas de todo tipo, por ejemplo pueden ser vegetales…claro…pero..Las paellas..hombre…es que son de arroz…
¿Qué clase de amiga sería si no me atrevía a decirle cosas tan obvias?, y decírselo antes que echara las patatas a la paella era un acto de buena fe.
Lo cierto es que aunque sabía que podría al menos enfadarse, lo que no esperaba era su reacción.
-A MI LECCIONES NINGUNA EH? NINGUNA!!! ¿NO DICEN QUE LAS PAELLAS LLEVAN DE TODO? PUES YO PONGO LO QUE QUIERO!! NINGUNA LECCIÓN A UNA PERSONA QUE LLEVA 30 AÑOS COCINANDO!!
Dicho esto omitiré el capítulo que llamó al barrio entero convenciendo de la existencia de la paella de patatas, donde algunos incluso dudaron de su existencia, solo sé que por no herirle me lo comí; pero el caso es que tiempo después este amigo tan querido me lo encontré y ya veis que cosas tiene la vida, se había metido al psoe , y como en un bucle en el tiempo me hizo volver al día de la paella, pero esta vez no fueron las patatas las protagonistas…si no que se le metió en la cabeza hacer socialismo con economía neoliberal y cuando me lo iba explicar le dije que tenía mucha prisa, supongo que entenderéis ahora que me fuera corriendo y le dejara con sus truquillos, pues esta vez no estaba dispuesta a comerme la paella socialista neoliberal y mucho menos a explicarle a un cocinero tan experto que eso es un absurdo…pero ya sabéis…lecciones ninguna! Pues que se lo coma él o no?
escenas "censuradas" durante el "rodaje" en flash .ESCENA DE LAS NARANJAS...
Escena primera : ( sale anarxy dirigiéndose al comedor con una botella de Rioja, que menos que un obsequio para agradecer su invitación ) El hermoso salón con un mantel entrañable de cuadritos hacía destacar la paellera, que al menos de lejos humeaba y me hacia olvidar que aquello en realidad ,eran patatas guisadas de toda la vida ( creo, no lo se ) al pronto, porque lo cierto es que estaba a contraluz, se empieza a dibujar otra extraña figura...¿ acaso había invitado a otro amigo?..no lo se, pero no salía de mi asombro ante la visita inesperada, pero mi duda estaba a punto de despejarse
Un metro...
medio metro...
150 céntimetros! y.....
zas! ¿que hace un señor en pelotas! ?????? ¿ era acaso malo preguntar?¿ sería indiscreto? ¿ era acaso menos discreto el preguntar con un señor en pelotas en medio al que no conocía absolutamente de nada?
http://batiburrillo.redliberal.com/061015_Janario_Ciutadans.jpg
¡¡¡Pero como me iba a sentar con un señor en pelotas sin al menos preguntar que hacía ahí? !!!!, y me pareció honesto preguntarle sobre su presencia en aquella comida de amigos, y por eso le pregunté :
_ ...eesto...que...esto...¿quien este señor ? !!!!!!
-** Es un señor que ha tenido una magnifica idea!! ¿ Porque patatas cuando hay unas naranjas tan hermosas en españa** ? mira que " dos naranjas mas hermosas le cuelgan entre las piernas** toque..toque...!
Era el colmo ahora pretendía hacer paella con naranjas!! ????? y con un señor en pelotas!...no entendía nada ... pero aquel capitulo seguro que no lo iba ha olvidar jamás ....
de porque el capítulo censurado de las naranjas y porque las patatas, cuando podía haber sido naranjas DESDE EL PRINCIPIO...
( los espectadores empiezan a tirar naranjas al espectáculo titiritero, diciendo que las patatas no tienen sentido en la obra , así que sale anarxy timidamente intentando explicarse ..algo nerviosa)
-.... por favor...dejarme explicarme ..no ..no ...
( los abucheos del público son brutales, asi que cree que puede ser una buena idea enseñar un cartel )
"GORA ALKA PATATA "
AL Instante el comensal invitado en pelotas empieza a perseguirme por todo el escenario con sus mandarinas colgando:
CON LOS TERRORISTAAAAASSSSSSSSS ! -grita energicamente!
Rompo a llorar...
solo quería decir que las patatas no son naranjas ..sniff al final me hicisteis un lío era
"gora ALKA ARROZ....
(eL PUBLICO GRITA):
paellaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!
eso mismo, - digo yo...
Era evidente que el problema es que desde el principio lo normal hubiera sido enseñar una paella de arroz, pero ya sabéis que pasa con las portadas de los periódicos...el público acaba olvidándose de las paellas y solo se lee algo en vasco...y la historia ya da igual... y al señor en pelotas de las naranjas, es que en realidad..era eso.. ¡un señor metido por pelotas!..esa es la verdad!
lo juro
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2016.04.11 18:32 Robespierre10 ANTONIO J. MAYOR La culpa del déficit la tienen los enfermos de Hepatitis C

Mientras de espaldas al país se desmantelan atrozmente los servicios públicos, de la manera más ruin se tiene la cobardía y la baja catadura moral de deslizar una velada acusación a la parte más débil y necesitada, en este caso los enfermos de hepatitis C, tratando una vez más de dividir y enfrentar aguardando a que sean las propias víctimas, la sociedad, quien se pelee entre sí y señale a dichos enfermos como un lastre e identifique la precariedad, el saqueo y el derrumbe de la economía española como consecuencia de la “obligación” de facilitar medicamentos ( necesarios para salvar la vida) a dichos enfermos.
Que nadie olvide que un servicio público es la voluntad de toda una sociedad de organizarse, actuar de manera conjunta, crear, disfrutar y garantizar un bien o un servicio para todos sus miembros, o lo que es lo mismo, es la voluntad de todos de contribuir para ser dueños de algo que beneficie a todos los miembros del grupo, logrando acceder al mismo en mejores condiciones que si se actuase de manera individual, lo que se traduce en menores costes, mayor bienestar, ausencia de exclusión para todo el grupo, desarrollo, eficiencia y lo más importante, garantía de futuro como país y como sociedad.
Toda una legión de apellidos y familias políticas, actúan como comerciales de blancas sonrisas e ilimitada codicia para sonsacar un cargo público, aunque sea en el más ínfimo de los ayuntamientos, para, a través de los mismos, devolver los favores recibidos ( fondos para campañas, financiación, regalos, sobornos, colocación en cabezas de lista….) destrozando un país y destrozando su economía, sus fondos y su futuro, a cambio de llenarse los bolsillos de un dinero más maldito que si hubiese sido manchado con sangre.
Han sido educados en el desprecio a la sociedad a la que prefieren llamarla masa, o han imitado a sus benefactores o superiores y han aprendido rápido a despreciarla. Han sido instruidos en mil y un tecnicismos vacíos que abruman al conjunto, un conjunto que se muestra incapaz de reaccionar aunque sólo sea porque ni tan siquiera entiende o conoce de qué se les está hablando.
Aprendieron pronto que ante una sociedad, hay tres cartas que nunca fallan: el miedo, la división y la culpa, y que si son jugadas con tanta contundencia como hipocresía, hace falta muy poco tiempo para vencer al grupo y someterlo, convirtiendo todo un país en un conjunto perdido que busca desesperadamente un pastor que les guíe hacia la tierra prometida.
Esta tierra prometida es la pobreza al servicio de una esperanza disfrazada de palo y zanahoria de modo tal que se está dispuesto a perder toda libertad y todo derecho, a cambio de una falsa sensación de seguridad envuelta en promesas de un futuro que jamás llegará por el simple hecho de haber sido a sabiendas, cercenado y asesinado mucho antes de ser prometido.
Mientras, una vez logrado el silencio dócil provocado por ese miedo, esa división y esa culpa, el camino se halla totalmente despejado para quedarse con lo de todos y aparentar lo contrario.
Perfiles habituados a trocear y desollar empresas públicas, son puestos al frente de un Estado o al frente de sus empresas, para ejecutar todo tipo de decisiones directamente encaminadas a reventar o hacerlas completamente ineficaces, para atiborrarlas de una inasumible deuda, para proceder a privatizaciones en nombre de un falso “interés general”, adjudicaciones a dedo, robo, evasión, malversación y desviación del dinero público a bolsillos privados, venta de activos sanos ( Red eléctrica, Iberia, Telefónica, etc. etc. ), cientos y miles de millones de euros públicos evadidos, robados, regalados a terceros, ocultados, expoliados, malgastados o perdidos.
Miles y miles de millones de dinero de todos, son día tras día, desde el más pequeño municipio hasta cualquier ministerio, administración o casa real, malgastados, transferidos, “distraídos”, o robados en nombre de mil y una mentiras y engaños, posibles sólo gracias a la existencia de redes clientelares y complejas tramas de corrupción que unen en la sombra a quienes aparentan en público ser enemigos políticos.
Cursos de Formación en Andalucía con cientos de millones de euros robados que han pagado chalets de lujo, coches de lujo, cuentas bancarias de lujo, gastos de lujo y vidas de cientos de corruptos resueltas a costa del dinero de todos, sectores como el aceite español ( vendido al Gobierno italiano y empresas italianas en una gestión que debería haber sido ejemplo de juicio y condena por malversación, administración desleal, dejadez, corrupción y engaño), una línea aérea ( IBERIA), que fue “absorbida” por una entidad que estaba en quiebra técnica, British Airways, con una deuda de más de 15.000 millones de euros, justo la misma cantidad que IBERIA tenía en positivo. Tras la absorción, British Airways se llevó los aviones, los vuelos, el negocio inglés saneado y los 15.000 millones de euros, y aquí solo han quedado aeropuertos fantasma y un hueco vacío donde antes estaban aquellos 15.000 millones en positivo.
500.000 millones de euros de deuda generados en tan solo cuatro años de liberalización, “progreso” y “democracia”, unidos a otros tantos generados en legislaturas anteriores hasta sumar más de 1,3 billones de euros de deuda en un país que es incapaz de producir prácticamente nada sin pedir permiso a terceros o sin comprar tres veces más de lo que le permiten vender a modo de limosna o bajo concursos adjudicados a empresas que se hacen llamar españolas, pero cuyos activos y balances hace tiempo que dejaron de estar dentro para ubicarse cómodamente en el primer paraíso fiscal que les ofrezca una tapadera y un cobijo adecuados. Así se ha ido desmantelando España en nombre de la “libertad”, de los “mercados”, del “progreso” y de la “democracia”.
Hoy, cuando ya es demasiado tarde, comenzamos a darnos cuenta que hemos dejado de ser libres, que da igual el color de nuestro voto, porque son esos “mercados” quienes en realidad mandan y someten este y cualquier país a su antojo, un antojo que entiende únicamente de aquello que les alimenta y les concede razón de ser: la codicia, el engaño y el saqueo.
Sabes que el progreso prometido no es más que aspirar a poder sobrevivir cada día o emplear 10 horas diarias a cambio de poco más de 800 € mientras se reza por seguir cobrándolos aunque ello signifique condenar vidas enteras a jamás abandonar una pobreza laboral que lamentablemente, empieza su significado a ser comprendido.
Y comenzamos a darnos cuenta, que la “democracia” que se pregona, sólo es dejar un papel en una caja de plástico cada cuatro años, un papel mojado en una urna que sella el futuro de un país del mismo modo que un crematorio convierte en cenizas todo lo que alguien quiso.
Hoy sabes que el 24 de Noviembre de 2015, el Partido Popular fue el único que se negó en las Cortes, a firmar un documento de compromiso de las plataformas de afectados por la Hepatitis C con el objetivo de que todos los enfermos por esta patología tengan tratamiento y no sólo los más graves.
Sabes también que la cobertura a los pacientes de Hepatitis C y los fondos requeridos para su tratamiento, ni penalizan ni obligan a ningún tipo de esfuerzo especial y que acusar dicha partida como agravante del déficit es una de las mayores mezquindades dichas contra una sociedad.
Hoy, sabemos que la farmacéutica GILEAD, que ha sido acusada de violar patentes en la producción del SOVALDI, el fármaco para el tratamiento de la Hepatitis C, se halla vinculada a la propia administración de EEUU, a personajes como Donald Rumsfeld o George Schultz ( secretarios de Estado de EEUU durante tres mandatos republicanos, y directamente vinculado el primero a las invasiones de Afganistán e Iraq ), y a think thanks neoliberales a ultranza y ultraconservadores como el Hoover Institution , contando con John F. Coogan ( administración Reagan , responsable de Gestión y Presupuestos) como miembro del Consejo de Dirección de GILEAD.
Sabemos que quien ostentó la presidencia del famoso club Bilderberg durante los años 1998 a 2001, Etienne F. Davignon, es otro de los personajes que se halla dentro del consejo de administración de la farmacéutica GILEAD. Un personaje que fue el primer presidente de la Agencia Internacional de Energía ( 1974-1977), Vicepresidente de la Comisión Europea durante los años 1981 a 1985, y presidente del banco Societé Generale de Belgique, cargo desde el que ocupó también la Mesa Redonda Europea de Empresarios, a la sazón, la Gran patronal europea. En su nombre, otro think-tank el Amigos de Europa, profundamente neoliberal, actuó con todos sus recursos y potencia para favorecer los intereses del SOVALDI.
Sabemos que Kevin E. Lofton, miembro de la Junta de Negocios de Defensa del Dpto. de Estado de los EEUU, ocupa otro de los sillones del consejo de administración de GILEAD. Kevin Lofton, fue también director de Morgan Stanley.
Que otro miembro de dicho consejo, Nicholas G. Moore fue presidente de PricewaterhouseCoopers, una consultora famosa por los escándalos de falsedades y corrupción en todo el globo. (uno de los últimos escándalos aquí en España, es el juicio contra 61 socios de PWC por fraude en la venta de empresas y la ocultación y no declaración de 21 millones de euros que cobraron como bonus).
Sabemos que todos los directivos de GILEAD, cobran astronómicas sumas gracias a sus participaciones en la empresa, una empresa que gracias a una política de patentes oscura y fraudulenta, le ha permitido retener y ostentar el monopolio en no pocos medicamentos, exigiendo cantidades inasumibles ( el tratamiento con SOVALDI en España cuesta 23.600 euros aproximadamente) frente a las que, la práctica mayoría de afectados, bien venden todo lo que tienen , se endeudan a base de créditos o simplemente mueren mientras ven en el telediario cómo el Ministro de Hacienda en connivencia con el de Economía, firmaba una amnistía fiscal para hacer de la evasión algo cotidiano.
Con menos del 10% del dinero evadido en tan solo el último año, no hubiese muerto ni un solo paciente por culpa del virus de la Hepatitis C, y hubiese sobrado dinero para que ningún sinvergüenza pudiese haber dicho hace cuatro días que no se llegaba al cumplimiento del déficit por culpa del “gasto” que dichos enfermos representan.
Sabemos de sobra que en 40 años de inexistente “democracia”, ni a unos ni a otros la vida del débil en absoluto les ha importado, pero sabemos también que cuando un débil es arropado por toda una sociedad, ese débil deja de serlo, y se convierte en alguien demasiado fuerte, tan fuerte como para arrinconar y expulsar de por vida de la poltrona y el poder a quien antes se creía poderoso.
Lamentablemente, esto último sólo lo sabemos, ningún indicio hay de que seamos capaces de llevarlo a cabo.
A fecha de hoy, casi 3.000 enfermos han muerto por culpa del virus de la Hepatitis C.
Y siguen muriendo por falta de medios para comprar una pastilla que es comercializada por una farmacéutica que hace lo que según los “mercados” es obtener beneficios en un modelo de negocio que obtiene “ventaja competitiva” y opera según unas “leyes” de oferta y demanda tan falaces como inexistentes, pero que en verdad lo único que GILEAD hace, es CHANTAJEAR la vida del enfermo a cambio de todo su dinero. La relación es muy sencilla: O se lo entregas, o mueres.
El mismo axioma con que desde los postulados económicos liberales se ha logrado someter países enteros al servicio de una deuda generada a base de corrupción y hundimiento público: O pagas la deuda, o mueres.
Si para quien representa el Gobierno de un país, las vidas de sus habitantes están muy por detrás de intereses económicos de terceros, para ese país, el tiempo que dicho representante político pudiese seguir ostentando su cargo debería ser igual a la esperanza de futuro que deja: ninguno.
Mañana volverán falsos economistas al servicio del que más tiene a inundar canales y radios con sus rutinas de tecnicismos tan falsos como vacíos, volverán las rotativas a inundar de titulares sus portadas con cualquier falsedad o engaño sobre el tema que convenga y volverán cientos y miles de páginas web a venderte el mismo mensaje: “nada es gratis”, “el trabajo te hace libre”, “compite para ganar”, “no hay mayor libertad que la de los mercados”……
Mañana seguirás compitiendo contra todo y contra todos, creyendo que “defiendes” lo tuyo y que es “lo que hay”.
Mañana, en alguna cama de hospital, morirán más de cinco personas por culpa de una Hepatitis C sobre la que nunca pudieron reunir suficiente dinero para tomar una cura. Ya sabes, que cada quien mire por sí mismo, y nada de mirar unos por otros. SI alguien no tiene dinero para poder salvar su vida, no es problema tuyo o nuestro, es suyo. Seguramente sea un “loser”, y en esta nueva sociedad, no hay hueco para perdedores.
Ellos son los débiles, y una vez muertos, probablemente creerás que somos menos para repartir, y que nos hemos quitado de encima un “gasto”.
Si tardas mucho en darte cuenta de que estamos traicionándonos entre nosotros mismos, para cuando lo hagas, probablemente hayas caído, y alguien ocupará tu lugar diciendo y pensando lo mismo que tú antes decías: nos hemos quitado de encima un lastre, uno menos para repartir. Y así hasta que no quede ninguno.
No lo olvides, el término “ninguno” significa nadie, y en esa palabra, tú tampoco cabes.
Antonio J. Mayor
submitted by Robespierre10 to podemos [link] [comments]


2016.03.20 13:32 Subversivo-Maldito Carta abierta a Pablo Iglesias e Iñigo Errejón

Carta abierta a Pablo Iglesias e Íñigo Errejón [Fuente: https://fridaysxdream.wordpress.com/2016/03/18/carta-abierta-a-pablo-iglesias-e-inigo-errejon/]
Queridos Pablo e Íñigo:
Me permitiréis que os tutee y os hable con confianza, espero. No me conocéis de nada pero yo siento que a vosotros un poco sí; son ya muchos los meses que llevo siguiendo vuestros movimientos, con la ilusión y el orgullo de una madre aunque esté bastante lejos de serlo. Han sido meses de enamorarme con vuestras palabras y vuestros actos; de llegar a creer que podíamos asaltar los cielos, comernos el mundo y derribar las fronteras de todos los pueblos. Meses de creer, de confiar, de sonreír. Meses de recuperar una ilusión perdida después de una serie de desengaños políticos que me habían hundido en la apatía y el desinterés; para mí, el nacimiento de Podemos fue un renacer.
Hoy ha sido un día horrible, la verdad. Me desperté con un artículo del Huffington Post que no me atrevo ni a mencionar: sabéis de sobra cuál es. De sólo recordarlo se me ponen los pelos de punta y se me encoge el estómago. A partir de ahí todo rodó cuesta abajo, y sentí una tristeza y una desazón que llevaba tiempo sin experimentar. La clase de desolación que te invade cuando te das cuenta de que has perdido algo que ya no puedes recuperar; el tipo de miseria que cae sobre tu cabeza como un jarro de agua fría cuando tomas conciencia de que algo, innombrable y escurridizo, se ha roto dentro de ti de manera irremediable.
Por esto, después de unas horas tormentosas en las que no he hecho más que sufrir, lamentarme en grupo, llorar en solitario y comer gominolas a un ritmo alarmante para intentar consolarme, he decidido escribiros una carta. Es probable que jamás la leáis o que, si lo hacéis, penséis que se me ha ido la cabeza; no importa. Al menos podré desahogarme y ser honesta, y eso en sí mismo es casi un acto revolucionario en los tiempos que corren. Pienso abriros mi corazón y publicar esto para que lo vea todo el mundo, porque soy una idealista y probablemente una idiota. Quién dijo miedo del qué dirán.
Yo no sé nada sobre casi nada, lo admito. He tenido la suerte de rodearme en mi vida de gente muy sabia y muy lista, con intereses y conocimientos diversos que he disfrutado pero que, lamentablemente para mí, no se me han contagiado. Oficialmente sólo sé de una cosa: Psicología. Tengo un título de esos que resultan muy bonitos para colgar en el salón pero muy inútiles en la vida real. Miento, en realidad vienen bien para empezar las frases con un “como psicóloga…”.
Como psicóloga, puedo deciros que el cerebro humano tiene una capacidad asombrosa para adaptarse a los cambios, especialmente si son graduales. Es por ello que cuando vives con un niño no te das cuenta de lo mucho que va creciendo salvo cuando le pruebas la ropa del año anterior: esos milímetros del día a día se asimilan al instante en nuestra mente y sólo destacan por acumulación a los ojos de quienes llevan semanas o meses sin ver al crío en cuestión.
Así, cuando uno vive inmerso en una vorágine de cambios continuos, lo que hace dos meses te hubiera parecido una barbaridad se convierte en normalidad en un simple suspiro. De repente te encuentras trabajando 25 horas y no sabes cómo has llegado hasta ahí ni quién ha puesto ese giratiempos en tu cuello, pero no importa, porque mañana serán 26 y creerás que siempre ha sido así. De esta manera, mortífera pero genial, has acabado perdiendo la perspectiva.
Yo, como alocada idealista que soy, no pierdo la fe en la ciencia. Quizá de aquí a 1000 años podamos parar el tiempo y observar una situación determinada desde fuera, como espectadores imparciales; hoy por hoy no es posible. Por eso he pensado que quizás una voz -o unas cuantas- ajenas al torbellino que vivís os podían ayudar en estos tiempos difíciles.
Es verdad que nadie es imprescindible y que Podemos es una herramienta de la gente que debería sobrevivir a cualquier persona; no obstante, de la misma manera en la que nos recordáis que todos somos Podemos creo que es bueno que os recordemos que vosotros también. Cuando deposité mi voto en las urnas, mi ilusión iba para los dos. Me encanta la manera en la que Pablo se sale de madre y hace bromas inapropiadas en los discursos y adoro cómo Íñigo sabe explicarse divinamente sin perder un ápice de su elegancia. Me gusta que Pablo sea un rojillo de manual y me pierde que Íñigo tenga pinta de no haber roto un plato en su vida aunque pueda dar el discurso más contundente del mundo. Me encantáis, los dos. Y creo que Podemos no sería ni de lejos lo mismo si faltase uno.
Los de fuera, los que no tenemos ni idea de cómo va esto de la política y nos dedicamos a militar en la medida de nuestras posibilidades, no entendemos ni la mitad de lo que está pasando. Lo admito, no me avergüenzo: estoy perdida. Quizá no sea lo suficientemente lista, quizá sea una ignorante empedernida, quizá mi mentalidad no sirva para moverse por estos mundos. Lo que sé es que yo, y muchos, no queremos nada de lo que nos intentan vender como irrenunciable.
No queremos corrientes: no queremos Pablistas ni Errejonianos, o Reptilianos, como sea que los hayan llamado. No queremos luchas de poder, ni territoriales ni de ningún tipo, ni choques de fuerzas, ni posiciones reafirmadas o debilitadas. Ni lo entendemos ni queremos entenderlo, o al menos sé que yo no quiero. Cuando os voté, voté la mezcla: al Pablo más radical y al Íñigo más moderado, a los clásicos del PCE y a los que no habían pisado un partido político en su vida. No queremos facciones, queremos el todo. Os queremos a vosotros, a los dos, a todos los que tenéis detrás. Queremos a Podemos como siempre fue, una mezcla maravillosa e impredecible que se mueve como una marea sin luna que la fuerce a una danza rutinaria. Queremos discrepancias y debates, sí, no movimientos especulativos ni luchas de poder. Queremos cambiar las cosas, no que las cosas nos cambien a nosotros.
Seguramente estaréis pensando, con razón, que la chavalina esta que os escribe no tiene ni idea de lo que está diciendo. Es cierto, no la tengo: sólo os digo lo que siento. Puede que sea inevitable que en todos los partidos haya luchas de poder, territoriales y estatales; quizá sea ineludible que las corrientes se decapiten entre ellas, que algunos trepen y otros caigan en desgracia, que rueden cabezas y se desangren los corazones. Pero si realmente no se puede evitar, al menos os pido esto: no lo resolváis como lo harían los demás. No caigáis en los mismos errores que todos los que vinieron antes que vosotros; no pervirtáis el “porque fueron somos, porque somos serán” en algo deprimente como “porque fueron un fracaso, nosotros también fracasaremos”. No lo hagáis, por favor. Sois mi única esperanza.
No estoy exagerando: es posible que si Podemos se desintegra y la situación se vuelve insoportablemente decepcionante acabe yéndome del país, preferentemente a uno cuya realidad política desconozca totalmente. Así me salvaré de involucrarme a mi pesar, al menos por un tiempo, hasta que me vaya enterando de cómo va la película y –como he hecho siempre- me meta hasta el fondo. Entonces volveré a indignarme y a protestar, a tener simpatías y odios, a sentir hasta quedarme exhausta y llevarme la decepción de turno. Y vuelta a empezar, hasta que el cuerpo aguante. Con suerte no será mucho.
En mi casa les gusta mucho reírse de mí, de buen rollo. A menudo me recuerdan que la izquierda siempre ha sido y será una bolsa de gatos, condenada a resquebrajarse y fragmentarse hasta que la fuerza de sus partes sea mucho menor que la del total. Me lo dicen con la mejor de las intenciones, con la condescendencia de hermanos mayores y padres que ven en mí partes de sus yos más jóvenes. Con la triste experiencia de quienes han sido pisoteados, vilipendiados y abandonados por el sistema una y otra vez, en países y épocas distintas. Intentan que no me ilusione demasiado porque saben que luego el golpe será más duro; asumen, y cómo me jode, que inevitablemente habrá un golpe. Porque siempre lo hay, ¿no? Ellos ya han vivido desengaños suficientes y lo saben. Han aprendido a no creer ni confiar en nadie, a ser un poco cínicos y despreocuparse como estrategia de supervivencia. Y los admiro, de verdad, pero a veces temo que jamás conseguiré ser así.
Soy una idealista, con todo lo que ello conlleva: las montañas rusas y los corazones rotos, el volar muy alto y estrellarse en el fondo del precipicio, perder y ganar la fe como un peregrino abandonado a su suerte. Sin embargo, últimamente he estado más cerca que nunca de abandonarme al vacío y dejar que las ilusiones se fueran conmigo. No sólo la política me ha decepcionado: mis expectativas en todos los ámbitos se han visto destrozadas, una a una, hasta que no me ha quedado más remedio que intentar reinventarme.
He perdido la cuenta ya de las veces que he considerado seriamente dejar el país y de las menos que lo he intentado. Tengo un título, un máster, dos idiomas y cero posibilidades de encontrar un trabajo de lo mío en el futuro inmediato. En cuanto a posibilidades de encontrar un trabajo cualquiera… no sé, dejémoslo en un 25% si me mudo de ciudad. Más o menos. He aprendido a base de palos que viviré peor que mis padres, que para cuando yo envejezca el sistema de pensiones habrá desaparecido y tendré suerte si consigo un trabajo estable al menos una vez en la vida. He aprendido que el amor no es suficiente y que nada es para siempre, que el mundo no es justo ni viviré para ver uno que sí lo sea, que haber nacido mujer es una putada en esta sociedad nuestra, que seré eternamente juzgada por lo que haga y que protestar por ello me traerá consecuencias horribles. Aprendí también que mis padres jamás tendrán la vida tranquila de jubilados que se merecen, que trabajar duro no implica que llegues a ningún lado, que estudiar no te hace más listo ni te garantiza llegar más lejos, que las mejores personas acaban siendo las que más sufren y que tampoco viviré para ver un tiempo en el que el dinero deje de mover el mundo.
Y, sin embargo, aquí sigo. Ni me he tirado de un puente ni me he ido de España, y en gran parte ha sido gracias a vosotros. Llevo la inmigración en la sangre: mis bisabuelos y abuelos fueron inmigrantes, mis padres y hermanos también. Yo huí de Argentina con 13 años, convencida de que jamás tendría que volver a hacerlo. Bendita juventud, bendita inocencia. Mi instinto nómada de supervivencia me pide a diario que me largue, que deje todo atrás y me preocupe sólo por mí y por tener algo que llevarme a la boca. Sin embargo, hay otra parte de mí que se niega. Mi otro yo me pide que me quede y que luche hasta quedarme sin fuerzas, que queme todos los cartuchos, que no me resigne a mirar por mí mientras el vecino se muere de hambre. Que la solución no está en buscar otro hogar sino en mejorar éste, que he echado raíces y no es justo cortarlas, que todo el sufrimiento dará sus frutos. Que con 80 años, si vivo tanto, miraré atrás desde esta misma tierra y llegaré a la conclusión de que quedarse valió la pena. Esta parte de mí la habéis alimentado vosotros, y os debe todo. Yo, entera, os debo muchísimo más de lo que jamás podréis pensar o llegar a imaginar, porque ni siquiera en esta carta encontraré las palabras adecuadas para transmitiros todo lo que hay. Digamos que hay cosas que sólo pueden sentirse, no explicarse o definirse. Lo que vosotros habéis hecho por mí es una de ellas.
Me habéis devuelto las ganas de creer. No que podíamos construir un mundo ideal, no, que seré ingenua pero no tanto; simplemente me hicisteis pensar que por una vez había una posibilidad real de cambiar las cosas. De hacer que la vida fuera un poquito menos injusta, sólo eso; de construir un sitio en el que vivir no fuera una lucha diaria, en el que no se deje a nadie atrás, en el que si no podemos ayudar a todos al menos nos dejemos la piel intentándolo. Me mostrasteis que no estaba sola, que tenía compañeros y compañeras de lucha y que juntos podíamos conseguir mucho; me devolvisteis la ilusión, la sonrisa y un poco de mi alma. Me hicisteis llorar como una niña con vuestras palabras, y creedme, hacía años que no lloraba por otro motivo que no fuese la tristeza. Hicisteis que la política dejara de ser un nido de corruptos y ladrones, de psicópatas y mentirosos, y nos disteis una lección a todos.
Ahora, con lágrimas en los ojos, os pido por favor que no lo tiréis por la borda.
Podemos somos todos, sí, pero entended que al final hasta las organizaciones más participativas e inclusivas necesitan referentes en los que mirarse. Cuando la incertidumbre es muy grande los humanos tendemos a fijarnos en lo que hacen otros para guiar nuestra conducta: eso también os lo digo como psicóloga. Vosotros sois nuestros espejos, y necesitamos que nos devolváis esa imagen de unidad en la que solíamos reconocernos. Sabéis mucho de comunicación y de estrategia, me consta, pero hay cosas que sólo se entienden con el corazón. De eso también tenéis mucho: usadlo, por favor. La tranquilidad y la seguridad que nos da, a muchos, el veros juntos contra el mundo no nos la dará ninguna otra cosa. Mi David contra Goliat sois vosotros dos, el de la coleta y el de los suizos, como un tándem indestructible que parece pequeñito pero que al juntarse se vuelve enorme. Si vosotros estáis bien todos sentimos que podemos comernos el mundo, aguantar todas las críticas y callar a los cuñados de turno que se sientan en los bares a comentar con sorna que nos vamos a la mierda. Hoy os necesitamos, más que nunca.
Y sí, sé que vosotros también nos necesitáis. Estamos con vosotros. Os hemos apoyado siempre y seguiremos haciéndolo, pero tenemos que estar juntos en esto. Olvidaos de las corrientes, de las luchas de poder, de lo que dicen los medios y hasta quienes os rodean; olvidaos del futuro del partido como tal, de ese aparato que es “la organización” por la que todos temen y de la que tantos se alimentan. Pensad en por qué empezasteis este proyecto y por qué estáis donde estáis. Queremos trabajar con vosotros, queremos ayudaros a sacar este país adelante, queremos cambiar las cosas, queremos demostrar que los ideales a veces también se hacen realidad. Queremos un mundo distinto, y la sensación de que Podemos acabará haciendo “lo de siempre como los de siempre” tiene el efecto de una nube negra sobre nuestras cabezas desamparadas. Disipad las nubes, devolvednos el Sol en este Marzo tan frío. El miedo nos persigue como una sombra incansable y a muchos ya nos está conquistando. Y sí, es bonito que el grandísimo Monedero nos diga que no debemos dejar que eso pase, pero a ojos de muchos los líderes sois vosotros. Necesitamos oír que saldremos de ésta para poder salir de ésta: profecía autocumplida, se llama. Palabra de psicóloga.
Dicen que las decisiones se toman irracionalmente mucho antes de verbalizarlas y que nuestro instinto se equivoca menos de lo que pensamos. Seguid a vuestro corazón, por cliché que suene. Sabéis, yo en mi tierna juventud era anarquista. No creía en los Estados y mucho menos en los partidos, y repetía con orgullo que, como había dicho el memorable Durruti, “Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. He crecido, he madurado, he cambiado de opinión; pero estoy convencida de que aquel mundo nuevo con el que soñaba sigue aquí, muy adentro y a flor de piel. Este corazón y el mundo nuevo que habita en él fue el que me guió hasta vosotros; y, con él en un puño, os digo que estoy segura de que no se equivocó.
Pablo, Íñigo: perdonad que me repita, pero os necesitamos más que nunca. Juntos y revueltos, fuertes, auténticos. Sé que es duro, que tenéis derecho a seguir siendo humanos vulnerables, que necesitáis desconectar y alejaros de esto. Lo entiendo, de verdad. Pero si ante este primer escollo nos damos por vencidos, el resto de la estructura caerá por su propio peso cual castillo de naipes. Por eso nos atacan, porque somos frágiles en comparación a las estructuras más rancias que llevan consolidándose más años de los que deberían. Y yo, como otros tantos, estoy dispuesta a aguantar el temporal, a llevar vuestra bandera con orgullo cueste lo que cueste, a defender mis ideales y alzar la voz las veces que haga falta. Seguiré militando pase lo que pase, seguiré luchando para que este sea el partido que queremos para construir la España que nos merecemos. Os pido que hagáis lo mismo, ni más ni menos. Esto recién empieza: no dejéis que acabe tan pronto, cuando lo mejor aún está por llegar.
Os quiero, a los dos. Y, como el todo es mucho más que la suma de las partes, os quiero juntos.
Mucho ánimo, compañeros. Me habéis hecho sentir más orgullosa de lo que he estado en mi vida y no dudo de que seguirá siendo así.
Llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones; construyámoslo juntos.
Con cariño,
Una compañera cuyo nombre no importa
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2015.12.11 12:08 felipustero La autodestrucción de la izquierda. Parte II: Los intelectuales y los políticos

Los apodados como "intelectuales", esas figuras que supuestamente por sus conocimientos e incluso por su integridad moral velan por mantener un discurso crítico con el poder o poderes que rigen nuestra sociedad, para que no devengan en tiranías, suelen ser un mito más que se construye y mantiene en la organización social. Siendo su papel real no ese indicado, sino aquel en el que simulan hacer esto, pero hacen lo contrario, fortalecer y salvar a los poderes que dicen criticar. Si continuamos con la entrevista a Jean Bricmont que comentábamos en la Primera parte, vemos que nos habla sobre ellos, los intelectuales: El problema con los intelectuales es que les encanta pretender que son críticos del poder cuando en realidad lo legitiman. Por ejemplo, lamentarán que nuestros gobiernos occidentales no hacen lo suficiente para promover nuestros valores (a través de intervenciones y subversiones), lo que, por descontado, refuerza el concepto de que “los nuestros” o “nuestros gobiernos” hacen eso de buena voluntad, algo de lo que conviene dudar, como trato de explicar en mi libro. Estos intelectuales en ocasiones son criticados, ¿pero por quién? En general por figuras marginales, creo. Siguen dominando en los medios de comunicación y en la esfera intelectual. 1 Esto ustedes creo que lo han visto multitud de veces en esos debates o tertulias aburridísimos que no aportan nada salvo el ser el modo de ganarse la vida de gente que lo único que hace es la pelota y el ridículo. Bien, son los medios corporativos y esa es su deplorable función. Sin embargo, el problema no se queda ahí, porque tenemos intelectuales reconocidos y considerados realmente críticos con las estructuras de mando, político y económico, que también se prestan a ello. Basta ver la actitud que ha tenido el lingüista y analista político norteamericano Noam Chomsky con la que se llamó como "Primavera Árabe". Término este que fue puesto en escena por los neocón, alabando el papel de George Bush hijo en Oriente Medio en el año 2005 y resucitado cuando se preparó esa gran campaña de recolonización de esta zona mencionada y del norte de África conocida como "Primavera Árabe", y luego, cómo no, asimilado por la izquierda. 2 Para él (Chomsky) esto era algo fantástico que no había visto en tiempos, unas movilizaciones populares masivas exigiendo libertad, democracia y justicia social, ahí es nada. La realidad, menos ideal, mostraba un retrato completamente diferente: preparadas años atrás estas revueltas por la Administración estadounidense bajo la directrices de las corporaciones y siguiendo ejemplos de estrategias exitosas preparadas por ellos, como la de Otpor en Serbia. 3 Además, se echaría mano de organizaciones muy violentas e intolerantes, como los Hermanos Musulmanes o la propia Al Qaeda, para lo que el engaño no consiguiese, lo lograse el uso de la fuerza. Les recomiendo la siguiente información sobre el Origen de la "Primavera Árabe". Hasta tal punto han ido intelectuales como Chomsky y otros, que se niegan a reconocer esa evidente realidad y se mantienen en esa imaginaria historia que les reconforta. Afortunadamente siempre habrá personas que velen por contar los hechos tal y como fueron, no según convenga. Dan Glazebrook reflejaba la disparatada e irresponsable conducta y postura del lingüista estadounidense: ...en una entrevista con la BBC, a un mes ya de rebelión -y, sobre todo, a solo cuatro días antes de la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU 1973 y del comienzo de la guerra relámpago de la OTAN- él [Chomsky]eligió calificar a la rebelión como "maravillosa". En otra parte el se refirió a la toma de la ciudad del este de Libia, Bengasi, por bandas racistas como "liberación" y a la rebelión como "inicialmente no violenta".4 La tozudez de intelectuales tal y como el estadounidense Chomsky en mantenerse en esa postura, por ejemplo en la entrevista con Dan Glazebrook, 4 que lo que realmente hizo y hace es justificar una agresión militar externa contra un país soberano alterando la realidad a su capricho, nos hace ver que los intelectuales de izquierda lo mejor que podían hacer muchas veces es simplemente no inmiscuirse; pues, como lo hacía ver Jean Bricmont, se convierten en legitimadores y valedores de los grandes magnates al reflejar incluso supuestas buenas intenciones donde solo hay intereses económicos y políticos. Así, lo que ocurrió en Libia nada tuvo que ver con una revuelta popular y pacífica. Fue una insurrección promovida desde el exterior muy violenta, ya desde el comienzo, largamente preparada durante años. Tal y como los mismos hechos atestiguaban: La realidad muestra que los "manifestantes" eran en realidad insurgentes fuertemente armados que arrasaron secciones enteras de las paredes de hormigón armado de una base militar de Bengasi, y después se hicieron con el control de artillería pesada y de vehículos blindados antes de apoyar a los rebeldes armados en las ciudades y pueblos cercanos. 5 La actitud de estos "manifestantes", en verdad mercenarios, no se hubiese tolerado en ninguna parte del mundo, pero aquí, en Libia, los intelectuales querían que comulgásemos con ruedas de molino. En realidad, la imagen completa de "manifestantes pacíficos siendo masacrados" estaba invirtiendo la realidad. De hecho, Forte indica, los rebeldes "quemaron comisarías de policía, entraron por la fuerza en los edificios de los servicios de seguridad, atacaron oficinas del gobierno y quemaron vehículos" desde el mismo comienzo, a los cuales las autoridades respondieron con "gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma -muy similar a los métodos frecuentemente usados en las naciones occidentales contra manifestantes mucho más pacíficos que carecen del elemento de sedición". Solo una vez que los rebeldes habían ya ocupado los edificios del ejército en Bengazi, robando sus armas y empezando a usarlas contra las fuerzas del gobierno, las cosas empezaron a intensificarse. 6 Tenía que ser precisamente un rival de Gadafi, el presidente de Uganda Yoweri Museveni, el que con el sentido común que les faltaba a otros expresaba lo sucedido de forma bien clara y cómo se debía actuar: Cuando los alborotadores están atacando las comisarías de policía y las instalaciones del ejército con el objetivo de tomar el poder, entonces no son ya manifestantes; son insurreccionistas. Tendrán que ser tratados como tales. Un gobierno responsable tendría que hacer un uso razonable de la fuerza para neutralizarlos. 7 Un comportamiento similar, es decir, intentando cambiar la realidad e inventando un discurso de acuerdo o más acorde a interese particulares y a lo que decían los medios de comunicación corporativos, seguían destacados intelectuales de la izquierda alternativa española, como son Pascual Serrano o Juan Carlos Monedero. En un escrito realizado por ambos: Que el miedo al imperio no nos paralice, publicado en Rebelión (Una página creada a propósito para controlar y engañar a la gente de izquierda, donde se mezclan artículos de calidad -ej. de Dan Glazebrook- para servir de gancho, con otros cuyo objetivo es confundir y desactivar a las personas y colectivos sociales. Como han hecho con el movimiento que se oponía a la guerra en Libia o Siria) indicaban: "Los levantamientos populares que se están sucediendo en los países árabes abren sin duda la peligrosa posibilidad de que despierten, e incluso faciliten, la intervención de las potencias occidentales vía OTAN, con la consecuente tragedia de ocupación, crimen y atropello a la soberanía que caracteriza las intervenciones de la Alianza y los Estados Unidos.
Muy inteligentemente los gobiernos europeos han abandonado a los dictadores una vez comprobado que no pueden seguir manteniendo la farsa. Mubarak, Ben Ali, Gadafi, escogieron un camino contrario a los intereses de sus pueblos y fueron arrastrados por el viento popular." 8 Bien, en el primer párrafo tienen razón muy parcialmente, ya que no hubo levantamientos populares prácticamente en ningún país, salvo algo que se vio en Bahréin o Arabia Saudí, más por imitación de lo que supuestamente estaba ocurriendo en otros países que por una inicativa preparada y propia de la gente de allí. Para comprender y comprobar esto que digo ver el artículo que he enlazado antes sobre El Origen de la "Primavera Árabe". Además, en el segundo párrafo no aciertan a ver lo que estaba pasando. Los líderes occidentales, nuestros tiranos, utilicemos la palabra apropiadamente, no abandonaron al verse en una farsa; abandonaron y atacaron a estos gobernantes porque estaban haciendo cosas que no les gustaban, especialmente Gadafi. Habían cometido el delito de buscar la independencia económica de África, encabezados por el líder libio. Recomiendo estos dos artículos, sobre la figura de Gadafi y lo que estaba ocurriendo en el continente africano: Muamar Gadafi: luces y sombras y La guerra de occidente contra el desarrollo africano continúa. El tercer párrafo, al menos en el caso de Gadafi, es completamente falso. Si algo hizo su gobierno desde su llegada, tras una revolución real, fue mejorar la calidad de vida de los libios, hasta convertirlo en el país más desarrollado de África y mejor en muchos aspectos a la propia España ( ver este enlace: Una comparativa entre la democracia en Libia durante la época de Gadafi y la de España). 9 Como ven, la actitud de los intelectuales de izquierda es más perjudicial que beneficiosa, porque en vez de aportar buen juicio y una opinión rigurosa, justa y equilibrada, llevan a cabo una estrategia bastante reprobable: timorata, no atreviéndose a denunciar claramente las falsedades vertidas por los grandes medios de comunicación, y participando en los argumentos de la justificación para una agresión militar en vez de exponer claramente tanto su falsedad como su ilegalidad; además de ver buenas intenciones y buen fondo donde no lo hay, ya que quienes dirigen nuestras sociedades, especialmente los dueños de las corporaciones, no se mueven por motivos altruistas o humanitarios, sino por intereses egoistas de ambición de poder y codicia. No es extraño entonces que en occidente la izquierda lleve naufragada décadas, sin ser capaz de dar ninguna solución ni a los problemas nacionales ni, por supuesto, a los internacionales. Como indica Bricmont, estos intelectuales de izquierda y sus actitudes son criticadas por otros intelectuales y analistas, pero tales denuncias y críticas serán censuradas por los medios de comunicación: los corporativos y los "alternativos" que mayor fuerza económica y de difusión tienen (que por algo la tienen). En relación a los políticos, tenemos un caso muy ilustrativo y que va a servir de ejemplo de si la izquierda tiene alguna posibilidad futura, es del de Jeremy Corbyn en Gran Bretaña. Aquí estamos ante un caso en el que las bases del partido han elegido a una persona que supuestamente no va a seguir los pasos nefastos de personas (o personajes) como Tony Blair y que tienen, parece ser, un historial de pensamiento y de acción anticolonial. Y esto es bueno verlo y testarlo, porque que en occidente aparezaca una figura política que ocupa un cargo de relevancia y puede ocupar una presidencia tan importante como la británica y que sea realmente anticolonial, sería una maravillosa novedad. Tal vez demasiado maravillosa para poder ser creída. Corbyn y su partido, los laboristas, están aparentemente en una difícil situación: apoyar la estrategia de (supuesto) ataque al ISIS en Siria e Irak o no hacerlo y quedar como indecisos o incluso cobardes. Sin embargo, como aclara Christof Lehmann (uno de los mejores analistas políticos del mundo), la solución es más sencilla. 10 Más sencilla si se tiene la intención de actuar de forma honesta y valiente. Esta es: - Mostrar con claridad, rigor y sinceridad el papel de su país en el fomento de la violencia en Siria y en esa organización mercenaria que es el ISIS. Como creo que conocen, Roland Dumas, que fue Ministro de Exterior francés, denunció públicamente como altos cargos británicos le propusieron dos años antes del ataque sobre Siria participar en el plan que tenían preparado contra este país. Él lo rechazó. Del mismo modo, pueden denunciar que la destrucción de Irak ha posibilitado todo esto y no de forma indirecta o involuntaria, sino bien premeditada y pensada, tal y como se explica en el anterior enlace sobre el ISIS. - En relación a esta participación internacional en estos bombardeos hay algo que curiosamente rara vez se plantea en occidente: ¿Qué legalidad hay para llevar a cabo tales acciones? Esto muestra y demuestra nuestras escasas convicciones sobre el respeto al derecho internacional y, en definitiva, a la libertad, la democracia y la paz, que van ligadas al primero. Corbyn puede denunciar que su país no es quién para bombardear en ninguna parte del mundo, ya se vio lo que hizo tantas veces antes: Irak, Libia..., y a que el Gobierno legítimo de Siria no le dio ningún permiso para hacerlo. ¿Cómo veríamos que Irán viniese a Inglaterra o Francia a bombardear estos países sin que nadie le invitase, solo porque le dio la real gana de hacerlo? Creo que lo veríamos mal. La solución al problema de la violencia en Siria, al de la violencia terrorista islamista en general, es en verdad simple. Basta dejar de apoyar a estas organizaciones, de alimentarlas, de entrenarlas, de armarlas; pero, y aquí está el pero, entonces el poder económico, industrial y financiero, occidental perdería una de sus bazas principales para imponer sus criterios e intereses en el mundo sobre sus rivales (fundamentalmente las compañías rusas y chinas). Aquí debería estar el papel y la labor de Corbyn y de su partido laborista, aunque tengo la impresión de que no van a estar por la labor.
PS: Relacionado con este artículo tienen este otro: El papel de los progresistas occidentales en la recolonización de África.
Notas: 1. La izquierda se ha autodestruido aceptando las intervenciones humanitarias. Entrevista a Jean Bricmont. Público. 25.11.2015. 2. Charles Krauthammer.The Arab Spring of 2005.The Seattle Times. 21.03.2005 3. Tina Rosenberg. Revolution U. Foreign Policy. 17.02.2011. 4. Dan Glazebrook. Libya and the manufacture of consent. Al-Ahram, noviembre, 2011. 5. Tony Cartalucci. US Libyan policy: zero legitimacy. Land Destroyer. 6. Dan Glazebrook. "Slouching towards Sirte" review. Divide and Ruin. 2013. p. 74 7. Maximilian Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012, p.285. 8. Pascual Serrano y Juan Carlos Monedero. Que el miedo al imperio no nos paralice. Rebelión. 27.02.2011. 9. Mikel Itulain. El "Déjà vu" de Pascual Serrano. ¿Es posible la paz?, 2.9.2013. Enlace 10. Christof Lehmann. Corbyn's Syria Quagmire: Testing Labour's Honesty. nsnbc.me. 28.11.2015.
http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2015/12/la-autodestruccion-de-la-izquierda_10.html
submitted by felipustero to podemos [link] [comments]


2015.08.15 17:41 Podemos_Socialismo APORTACIÓN AL PROGRAMA ECONÓMICO DE PODEMOS Una crítica al documento de bases de Juan Torres y Vicenç Navarro

El Círculo sectorial Podemos Socialismo presenta esta aportación al debate sobre el programa económico de PODEMOS, centrada en una crítica constructiva al documento "Un proyecto económico para la gente", de Juan Torres y Vicenç Navarro.
Aunque fue elaborado hace unos meses, esta crítica guarda plena vigencia al hilo de la situación griega y de la aceptación del gobierno de Tsipras de las duras condiciones de ajuste impuestas por la Troika al pueblo griego.
Debido a la longitud del texto, lo presentamos en dos partes. esta primera aborda la situación a nivel del Estado español, y en la segunda abordaremos el debate de cómo abordar cambios estructurales en la economía en el marco de la correlación de fuerzas actual en Europa y en la Unión Europea.
Para contribuir a este debate, la Comisión Ciudadana de PODEMOS encargó a fines del año pasado a los economistas Juan Torres y Vicenç Navarro la redacción de un Documento de Bases para centrar la discusión, que titularon: “Un proyecto económico para la gente”. Según Torres y Navarro, su objetivo es ofrecer un diagnóstico de la situación económica española acompañado de un conjunto de propuestas y medidas que, según su criterio, puedan ser aplicables en el plazo de la una legislatura de 4 años.
El documento, además de presentar estadísticas exhaustivas sobre la economía española y los efectos sociales de la crisis en estos años, viene acompañado de datos igualmente interesantes sobre las injusticias y desigualdades sociales en España y en el mundo, provocadas por el capitalismo.
“No es verdad [escriben Torres y Navarro] que tanta gente sufre, está en la pobreza y carece de la más mínima satisfacción porque no haya recursos suficientes, sino por culpa de la desigualdad que origina el mercado que produce y reproduce una gran concentración de la renta y la riqueza . Según Oxfam, el 70% de la población mundial posee el 3%, y el 10% posee el 87% ... En España, el 1% de los más ricos tienen tanto como el 70% de la población”. Y añaden: “tan sólo 3 individuos duplican la riqueza del 20% más pobre de la población española, 9 millones” (Pág. 22).
Torres y Navarro aportan datos sorprendentes sobre la concentración de la riqueza y la propiedad en España:
“Quince familias controlan 23 de las 35 empresas más grandes de España y las 20 mayores fortunas de España tienen una riqueza equivalente a la del 20% de la población más pobre. Y según demostró el profesor Santos Castroviejo, cuando comenzaba la crisis, sólo 1.400 personas controlaban recursos que equivalían al 80,5% del PIB, una situación que hoy día posiblemente se haya agudizado” (Pág. 32). Finalmente, destacamos la condena vigorosa que se hace del sistema capitalista y la necesidad de superarlo, cuando dicen:
“El capitalismo de nuestros días se ha convertido en una economía de la exclusión y la inequidad y creemos que es un imperativo categórico oponerse a ello y decir basta … Por eso creemos que la humanidad debe superar este sistema económico tan injusto e irracional para aspirar a otro mundo más equitativo, eficiente y humano” (Pág. 22).
Esta posición anticapitalista es de celebrar, y creemos que resume el sentimiento de la militancia de PODEMOS al respecto.
También celebramos que ambos economistas recuperen las referencias al Socialismo, incorporando esta palabra al centro del debate político dentro de PODEMOS –aun con su punto de vista particular– cuando dicen:
“Lo cierto es que en los países donde han gobernado durante más tiempo partidos políticos comprometidos con el socialismo (partidos socialdemócratas aliados a partidos comunistas o progresistas) tienen mejores indicadores de salud, igualdad y bienestar que aquellos gobernados por partidos conservadores o liberales”. (Pág. 23)
En cuanto a propuestas concretas, Torres y Navarro proponen un conjunto de medidas que, de ser aplicadas, transformarían sustancialmente la vida de millones de personas. Citamos las más relevantes:
a) Incremento del salario mínimo y de los salarios en general
b) Derogación de la reforma laboral del PP
c) Reforma en el sistema de pensiones públicas. Incrementar las cotizaciones sociales empresariales o impuesto alternativo, y revisar las bases de cotización para que paguen más quienes más ingresan,
d) Equiparación de las pensiones no contributivas con el mínimo de las pensiones contributivas de jubilación
e) Ley de 35 horas de jornada laboral semanal
g) Restablecer la edad de jubilación a los 65 años
h) Educación pública universal desde los 0 años y gratuidad de los comedores escolares
i) Cobertura universal de los servicios públicos a personas dependientes.
j) Permiso de nacimiento con el 100% del salario a cada progenitor, mínimo de 6 semanas
ll) Eliminar la reforma del artículo 135 de la Constitución que da prioridad absoluta al pago de la deuda pública sobre los gastos sociales.
m) Renta mínima garantizada a personas o familias sin ingresos o situación de pobreza extrema
o) Aumentar el gasto público social hasta la media europea
p) Empleo público en sectores como Dependencia, Reforestación, Infraestructuras básicas, detrayendo recursos de megaproyectos no esenciales.
Hay algunos aspectos ambiguos a despejar en la discusión, como dejar claro que la reducción de la jornada laboral debe hacerse sin reducción salarial y que la jubilación a los 65 años debe regir incondicionalmente para todos, y no “flexibilizando dicho criterio en función de la naturaleza del trabajo realizado” (Pág. 13), como se propone, lo que podría ser un coladero que en la práctica haga inviable la efectividad de la medida.
Tomando en cuenta estas salvedades, desde Podemos Socialismo apoyamos incondicionalmente todas estas medidas. A diferencia de la crítica malévola de los socialdemócratas y la derecha, estamos convencidos de que son absolutamente aplicables por un futuro gobierno de PODEMOS y la izquierda, aceptando incluso el lapso de 4 años para su puesta en práctica. El debate debe girar entonces, en cómo conseguirlo.
Para Torres y Navarro, ello está supeditado a cinco factores:
1 - Incrementar los recursos del Estado, con el aumento de ingresos por impuestos a las grandes empresas y fortunas, y con una quita sustancial de la deuda pública (Págs. 14 a 17).
2 - Incrementar el crédito a las empresas para inversión (Págs. 10 y 11)
3 - Incremento del consumo interno, sustentado en el crecimiento de los salarios, del empleo público y de los gastos sociales (Págs. 12 y 13)
4 - Cambios estructurales en la Unión Europea (UE) y sus instituciones: Banco Central Europeo, moneda única, Parlamento Europeo, Comisión Europea, etc. (Págs. 11 y 12)
5 - Un crecimiento económico sustancial en la UE (Pág. 56)
Incrementar los recursos del Estado Un eje central del documento es su insistencia en la necesidad de una ambiciosa reforma fiscal que incremente los recursos del Estado. Para ello, Torres y Navarro se apoyan en un estudio del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Ghesta) que propone conseguir 78.000 millones de euros adicionales del fraude fiscal, terminando con las deducciones impositivas a las grandes empresas, reduciendo un 10% la economía sumergida, y alcanzando la media de la presión fiscal de la UE (Pág. 52).
Llevar a cabo estas propuestas es absolutamente necesario y debería abordarse con carácter prioritario.
Ahora bien, debemos ser muy conscientes de a lo que vamos a enfrentarnos. El objetivo declarado de todo empresario, particularmente de los grandes, es el lucro. Los balances de las empresas no están ahí a disposición de cualquier gobierno para que meta la mano y los maneje a su antojo, por medio de leyes o decretos. La evidencia histórica sugiere que, ante medidas como las que proponemos, las grandes empresas tratarán de falsear sus balances, evadir y esconder sus capitales a través de mil triquiñuelas legales y, si eso no fuera suficiente, boicotear la economía con huelgas de inversiones y cierres de empresas.
Torres y Navarro, reconocen expresamente esta eventualidad, cuando escriben:
Hoy día existe plena libertad de movimientos para el capital en todo el planeta, las entidades financieras operan en un marco casi completamente liberalizado y en donde pueden llevar a cabo cualquier tipo de operaciones sin apenas control, aunque con ellas pongan en riesgo o lleven al desastre, como muchas veces ha pasado, a naciones enteras. Se permite la deslocalización y los estados han establecido normas para que las grandes empresas se desfiscalicen, es decir, para que puedan ubicar sus costes y ganancias no donde realmente se generan sino donde menos impuestos paguen, y se consiente la existencia de paraísos fiscales en donde las grandes fortunas y capitales se ponen a buen recaudo, no solo para eludir sus obligaciones fiscales sino para ocultarse de todo tipo de crímenes financieros” (Pág. 29)
Parece, entonces, que no bastaría con movilizar a un ejército de inspectores fiscales, entre los cuales habrá no pocos amigos de los patrones, para auditar y vigilar las cuentas de las medianas y grandes empresas. Los trabajadores, adiestrados durante años en producir y en registrar la administración cotidiana de sus empresas, tienen un conocimiento mil veces más exacto de la verdadera situación de las mismas que un puñado de inspectores mandados por el gobierno desde fuera. Por tanto, la medida más efectiva sería darle a los trabajadores poder para fiscalizar las cuentas de sus empresas –por ejemplo, en establecimientos a partir de 50 trabajadores– decretando el control obrero en las mismas.
Ante el previsible bramido de los medios de comunicación burgueses y de la patronal contra este “escandaloso asalto al derecho de propiedad” de los “emprendedores” hay que decir que las empresas de 50 o más trabajadores (es decir, las medianas y grandes empresas) sólo suponen el 0,7% de las empresas registradas en el país, unas 24.000 (www.actualidadpyme.es, 3/05/13). Es decir, estas empresas medianas y grandes representan sólo a una minoría exigua de los “emprendedores”. Sin embargo, concentran el 52,3% de los trabajadores asalariados del país –7,6 millones, según la misma fuente– y controlan las palancas fundamentales de la economía española. De manera que apenas 24.000 empresas son responsables directas del destino de millones de familias obreras del país y, en una gran medida, del conjunto de la sociedad.
Sería, por tanto, una irresponsabilidad dejar tamaño poder económico y social bajo el control irrestricto de unos pocos miles de individuos, en una época de aguda crisis económica y social cuyo peso está siendo soportado casi en exclusiva por millones de familias obreras con todo tipo de sacrificios y penalidades. Además, el objetivo de estas medidas de control obrero sería simplemente asegurar el cumplimiento estricto de la legalidad vigente en materia de pago de impuestos.
No es necesario añadir que esta medida debe incluir el control obrero de las entidades financieras, los bancos y aseguradoras, para vigilar las transacciones financieras entre las empresas y estas entidades.
Todo intento denunciado y probado de fraude o evasión fiscal debe conllevar el pago íntegro de lo adeudado o la expropiación de la empresa por interés social.
En lo referido a las propuestas en materia de impuestos que presenta el documento, hay un punto en el que estamos en completo desacuerdo con Torres y Navarro. Tal es la propuesta planteada en el apartado “5.3.2. Aumento de la inversión empresarial sostenible” (Pág. 49), donde se dice:
“Es imprescindible una nueva política fiscal que dé un tratamiento favorable al beneficio productivo, a diferencia de lo que ahora sucede. Y, en particular, que penalice la no reinversión de los beneficios e incentive, por el contrario, su inversión en nuevas actividades productivas” (Íbidem).
No es cierto que no existan actualmente estímulos a la llamada “inversión productiva”. De hecho, si hay algo que debe reprocharse al actual sistema impositivo es la multitud de bonificaciones fiscales que hay establecidas por parte de los gobiernos central, autonómicos y municipales, y por las diputaciones provinciales. Estas bonificaciones fiscales dan tal “tratamiento favorable al beneficio productivo” que han conducido, en lo que se refiere solamente a las grandes empresas, a que el pago efectivo de impuestos sobre sus beneficios se haya reducido al 5% o 6% cuando la ley les obliga pagar el 30%. Y eso no ha redundado en la creación de empleo ni de riqueza.
Este tipo de “estímulos” son una trampa que aprovechan los empresarios para evadir sus obligaciones fiscales, con todo tipo de disfraces contables, a fin de incrementar su riqueza y privilegios.
Nuestra propuesta es que se elimine todo tipo de bonificación fiscal, comenzando por las grandes empresas, como se ha reclamado insistentemente desde la dirección de PODEMOS, y que paguen de forma efectiva, como mínimo, el tipo ya fijado actualmente del 30%. Solamente en el caso de pequeñas empresas de menos de 50 trabajadores, supervisadas por un control obrero efectivo de sus empleados, junto a representantes de los sindicatos y de la administración, podría evaluarse la reducción de determinados impuestos bajo la condición de una inversión real de los beneficios, en proyectos productivos que supongan creación de empleo y riqueza que redunde en beneficio de la comunidad.
Control obrero y "cogestión" Es interesante señalar que, en un apartado del documento, Torres y Navarro sugieren algún tipo de control y “cogestión” obrera en las empresas, cuando demandan:
“Democratización de las empresas con participación en los centros de decisión empresarial de sus empleados y trabajadores mediante sistemas de cogestión que han mostrado su superior eficacia y eficiencia gestora sobre las empresas sin tal tipo de participación”. (Pág. 16) Hay que dejar claro que esto se plantea como una sugerencia a ser tomada en cuenta por empresarios y sindicatos, y no como una propuesta para que sea aplicada por un gobierno de PODEMOS vía decreto. Pero, más allá de esto, lo que aquí se plantea no tiene nada que ver con el control obrero genuino, y sí encierra en cambio algunos peligros.
El control obrero supone la creación de un organismo paralelo e independiente al consejo de administración de la empresa. Su función sería fiscalizar las cuentas de la compañía para controlar la gestión e informar de la misma a los trabajadores de la empresa y a la sociedad. La “cogestión” –aunque su nombre sugiera lo contrario– no representa ninguna democratización de las empresas. Éstas seguirían siendo propiedad de sus dueños y la participación de los representantes obreros en dichos consejos de administración sería a modo de “vocales”, sin poder de decisión real en la dirección de la empresa. Para peor, dicha participación podría convertirse en una fuente de corrupción (como en Bankia, o en experiencias similares recientes en Alemania como en Siemens) que terminarían transformando a los representantes de los trabajadores en la correa de transmisión de los intereses patronales, “a fin de sacar la empresa adelante”.
La reestructuración (o quita) de la deuda pública Otro eje central es el problema del endeudamiento público, que implicará pagos anuales de alrededor de 40.000 millones de euros en los años inmediatos.
Al respecto, Torres y Navarro plantean:
“… no hay posibilidad de salir de la situación en la que se encuentra la economía española … sin reducir la deuda, lo cual es imposible si no se generan los ingresos que proporcionan el consumo, la inversión y el gasto productivo y si al mismo tiempo no se llega a su reestructuración positiva y no traumática, con algún tipo de quita incluida” (Pág. 26). Y añaden, más adelante:
“Y la cuestión, por tanto, no es si se desea o no llevarla a cabo [la quita o reestructuración de la deuda] sino en qué condiciones se va a dar porque es materialmente inevitable que antes o después se lleve a cabo, salvo que se quiera provocar una convulsión de consecuencias inimaginables en todo el continente” (Pág. 57)
Estamos de acuerdo con que la deuda actual es impagable. Pero a la hora de proponer una quita o reestructuración de la misma, se plantea una primera dificultad, y es: ¿cómo llevarlo a cabo? No es algo que esté exclusivamente en las manos de un futuro gobierno de PODEMOS. Obliga a un acuerdo con los acreedores, fundamentalmente bancos y fondos de inversión extranjeros y españoles, que concentran el 75% de la deuda española.
Este problema ha adquirido una gravedad particular, con la situación actual que vemos en Grecia, donde sus principales acreedores: la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) [lo que ha quedado en denominarse “la Troika” o “las instituciones”] están mostrándose implacables en su negativa a condonar un solo euro de la deuda pública externa griega. Hay razones políticas que explican esta negativa, como sería evitar que un acuerdo exitoso favorable a Grecia fortaleciera a un gobierno, como el de SYRIZA, no controlado directamente por el gran capital europeo, y considerado por tanto un enemigo. Además, temen que dicho acuerdo beneficiara políticamente también a las formaciones políticas de izquierda anti-austeridad del resto de Europa –principalmente a PODEMOS en España– con posiciones políticas similares a las de SYRIZA.
Pero también hay razones económicas que explican la "dureza" de la Troika hacia Grecia en las negociaciones de la deuda. El problema que hay planteado aquí es que si la Troika aceptara quitas a Grecia y España, mañana Italia, Portugal o Irlanda exigirían lo mismo. Y pasado mañana, lo plantearía Francia. Sería una situación insostenible para el Banco Central Europeo (es decir Alemania, que aporta la mayoría de los fondos) y los grandes inversores financieros, que no están dispuestos a dejar de recibir un solo euro, aunque eso conduzca a la quiebra y cesación de pagos de estos países.
Algunos insinúan la posibilidad de reestructurar la deuda sin necesidad de recurrir a una quita, como sería reducir la carga de intereses, y alargar los plazos de vencimiento para que el monto anual a pagar fuera menor. Esto es lo que sugieren Torres y Navarro, en la confianza en que dicha reestructuración vendrá a plantearse tarde o temprano:
“España debe estar preparada para una coyuntura europea de este tipo que sin lugar a dudas va a darse en los próximos años y tratar de llegar a ella con firmeza, inteligencia colectiva y decisión a la hora de poder defender los intereses nacionales en aspectos como la renegociación de tipos de interés, periodos de carencia, plazos de vencimiento y amortización o condiciones de quitas parciales que van a tener que plantearse” (Pág. 58)
Por lo pronto, la Troika tampoco quiere oír hablar de esto, de ahí que esto haya quedado dentro del marco de lo deseable. Y no podemos esperar a “los próximos años” aguardando una perspectiva hipotética. Pero, más allá de que esto sea hipotéticamente posible, tampoco resuelve el problema. La deuda es tan colosal que cualquier reestructuración obligaría a seguir pagando decenas de miles de millones de euros anualmente para honrar capital e intereses. Además, en ausencia de un crecimiento económico vigoroso en los años por venir –como luego veremos– no hay previsión de una disminución significativa de la deuda. Los ajustes se mantendrían para asegurar ese pago y evitar un crecimiento de la deuda.
La situación está planteada en los siguientes términos: en España, como en todo el sur de Europa, el déficit presupuestario y la deuda pública se han convertido en elementos clave de la situación, al punto que el gobierno aplica recortes masivos para justificar su pago. Es imposible acometer un plan de inversiones en obras públicas sociales, en viviendas y hospitales, y restituir los gastos sociales eliminados, pagando al mismo tiempo esta deuda.
Desde 2008, la deuda pública española se ha incrementado en 650.000 millones de euros, pasando del 36% del PIB al 98% actual. La mayor parte de esta deuda pública está en manos de los bancos, del Banco Central Europeo y de grandes inversores nacionales y extranjeros. Gran parte de la deuda se generó para rescatar a los bancos y grandes empresas que transfirieron al Estado sus propias deudas. Es una deuda ilegítima y fraudulenta. Succiona la savia vital de la economía española, transfiriendo anualmente más de 35.000 millones de euros al pago de intereses, el verdadero negocio de la deuda pública, que va a los mismos bancos e inversores que fueron salvados con el dinero público.
Se mire por donde se mire, no hay más alternativa que declarar una moratoria unilateral de la deuda, exigir a los bancos la devolución íntegra de los 140.000 millones de euros de ayudas públicas recibidas por el sistema financiero, y garantizar solamente el pago de los bonos de la deuda pública a pequeños ahorradores y depositantes.
Estamos de acuerdo, como proponen Torres y Navarro, con hacer una auditoría de la deuda que desentrañe su naturaleza y procedencia, y “que se depuren con claridad y objetividad las responsabilidades de todo tipo que hayan podido contribuir, por activa o pasiva, a provocar los daños inmensos que viene sufriendo la inmensa mayoría de la población”.
Ahora bien, falta por definir quiénes deben llevar adelante esta auditoría. Para nosotros, deberían ser representantes reconocidos de la clase trabajadora, de los sindicatos y de los movimientos sociales, y con una autoridad moral irreprochable. Y su fin debe ser exponer documentalmente las mentiras, corruptelas, desmanes y saqueos que implicó el negocio de la deuda pública en los últimos años, y así demostrar ante el conjunto de la población la necesidad de su repudio en las condiciones que antes planteamos.
El incremento del crédito El problema de la falta de crédito no responde a la “falta de voluntad” de la banca privada. Es un problema del endeudamiento masivo de bancos y empresas, y de la escasa perspectiva de un crecimiento económico sólido en el horizonte en la UE y a nivel mundial. Esto se reconoce explícitamente:
“La mayoría de las familias, las empresas, los bancos e incluso el sector público van a utilizar gran parte de los recursos adicionales de los que pudieran disponer para reducir la deuda y no para generar gasto. Lo que implica que, incluso en el mejor de los casos, es decir, funcionando a la perfección los estímulos que hemos propuesto anteriormente, puede ser que no proporcionaran nuevos ingresos, que la economía entrase en una depresión permanente y que la deuda siguiera aumentando por muchos que fuesen los recortes que se siguieran haciendo” (Pág. 56).
Pedir, como plantea el documento, que la Constitución consagre el crédito como un servicio público esencial no resuelve mucho, ya que la Constitución también consagra el derecho a la vivienda y al trabajo y eso no garantiza ni una cosa ni la otra. En todo caso, su única utilidad sería dar un soporte legal a la intervención del Estado sobre la banca privada por incumplir un mandato básico.
Ante la inacción de la banca privada, el documento propone la creación de una banca pública que rivalice con aquélla (Pág. 11) y otorgue créditos baratos a las empresas. El problema es ¿con qué capital? Ya hay una enorme deuda pública que pagar. Los recursos del Estado son contingentes, fluyen continuamente como ingresos y gastos, no quedan inmovilizados por mucho tiempo y en cantidades relevantes para que puedan ser destinados al crédito. La banca privada ostenta el monopolio de los depósitos de empresas y particulares, y la tarea de disputarle la confianza de los depositantes, partiendo de cero, es difícil, larga e incierta.
En esta tesitura, si la banca privada no juega ningún papel progresista en hacer avanzar la sociedad, como es el caso, la única alternativa realista para disponer de una verdadera banca pública pasa por decretar la expropiación de los bancos –indemnizando a los pequeños accionistas y ahorradores– unificándolos en un sistema bancario público al servicio de la sociedad.
Torres y Navarro, completan su exigencia de una banca pública que rivalice con la privada, con el fortalecimiento del Instituto de Crédito Oficial (ICO) al que demandan una actitud más activa ofreciendo crédito a las Pymes. Pero esto ya es algo que se hace, aún con sus recursos limitados. Pero incluso aunque el ICO dispusiera de más fondos y exigiera menos garantías a la Pymes para conceder los préstamos, no es ése el problema de fondo, porque el problema de la economía española e internacional no es la falta de liquidez, de dinero para invertir. Actualmente, el BCE está destinando decenas de miles de millones de euros en préstamos al 0% de interés, con resultados pobres. El problema ya lo señalaron antes Torres y Navarro, es el endeudamiento empresarial y la falta de un auge económico global significativo en el horizonte, que desestimulan las inversiones debido al estancamiento del mercado capitalista.
Vemos así que el desarrollo económico choca con los estrechos límites de la gran propiedad privada empresarial, que sólo produce para vender en el mercado a cambio de un beneficio, y no atiende las necesidades que demanda el conjunto de la sociedad. Por eso, la demanda de una banca pública, aunque se establezca expropiando la banca privada, sólo tiene sentido si va acompañada con la nacionalización de las palancas fundamentales de la economía, para planificar los recursos productivos de manera integral; y que atienda, no la búsqueda egoísta, mezquina y bárbara del lucro de una oligarquía de parásitos, sino el bienestar y el avance del conjunto de la sociedad. De lo que se trata, por tanto, es de movilizar el crédito acumulado por el conjunto de la sociedad en interés de un plan racional de producción que atienda esas necesidades sociales y productivas útiles, y las eleve indefinidamente.
El aumento del consumo La clave para generar una reanimación económica, según Torres-Navarro, es un aumento del consumo. Para ello proponen un aumento general de salarios a través de un gran acuerdo social que involucre, como en el caso de la reducción de la jornada laboral, a empresarios y sindicatos.
Así, se plantea:
“PODEMOS debería proponer un gran Pacto a todos los sujetos y agentes económicos para hacer que la democracia llegue a la economía y para repartir con justicia los sacrificios y los beneficios de las medidas que haya que ir adoptando, a diferencia de lo que ha venido sucediendo hasta ahora --- [un] Pacto de rentas que lleve a aumentar la participación de los salarios en la renta a los niveles existente, por ejemplo, en los últimos años noventa” (Pág. 19).
El problema con esta propuesta es que la actitud de la patronal CEOE y demás organizaciones empresariales es la opuesta: exigen menos salario, más empleo a tiempo parcial y peores condiciones laborales, profundizando la senda emprendida desde el inicio de la crisis. Nos encontramos nuevamente con el problema de cómo obligar a las empresas a que acepten mejorar sustancialmente las condiciones de los trabajadores, así como el de hacer frente a sus intentos de responder con el chantaje económico de plantear el cierre de sus negocios. En el documento no se menciona esta eventualidad.
Un gobierno de PODEMOS, con el apoyo de los trabajadores y sus organizaciones sindicales, no debería dejarse amedrentar por posibles amenazas y chantajes, y debería plantear como primera medida la restitución del poder adquisitivo de las familias obreras perdido durante la crisis. Si la patronal no accede voluntariamente, un gobierno de PODEMOS debería aprobar un decreto para hacer cumplir este punto. Al mismo tiempo, debería decretarse un control obrero efectivo en las empresas que evalúe la capacidad financiera de las mismas para elevar los salarios y su cuantía. Las pequeñas empresas con dificultades reales, podrían ser ayudadas con reducciones de impuestos, pero aquellas empresas que se nieguen a subir salarios, reducir la jornada y contratar trabajadores, aunque estén en condiciones de hacerlo, y amenacen con cerrarlas o trasladarlas al extranjero, deberían ser expropiadas sin indemnización, bajo el control de sus trabajadores. Si el empresario ha dejado de jugar un papel social progresista en hacer avanzar la sociedad, y sólo busca su enriquecimiento personal a costa del hambre de decenas o de cientos de familias, deben ser los trabajadores quienes tomemos el control de lo que producimos, sustituyendo la búsqueda del lucro, por el fin social de la producción.
Crecimiento económico Sin duda, el elemento clave es el crecimiento económico ¿Cómo generarlo? A este respecto, en la parte final de su trabajo, los profesores Torres y Navarro lanzan un mensaje poco tranquilizador:
“Somos conscientes de que las posibilidades de reactivar la economía española mediante estas medidas [las que se proponen en el documento. Nota de PS] son, incluso en el caso en que se puedan implementar en toda su intensidad, realmente limitadas si no encuentran un entorno mínimamente favorable en la Eurozona y eso no ha sido casi nunca el caso ni lo es en estos años de crisis.” (Pág. 56)
Ellos depositan la principal responsabilidad de este estancamiento económico en las políticas de austeridad impulsadas por la Unión Europea, a las que denominan austericidio. Aunque es cierto que las políticas de ajuste han tenido el efecto de reducir el consumo general y profundizar la crisis, ésta tiene causas más profundas y no se debe solamente, ni principalmente, a un problema de demanda, de falta de dinero para consumir.
La crisis global ha durado ya 6 años, y no hay perspectivas de crecimiento sólido a la vista. Pese a que los intereses de los préstamos que ofrece el BCE a los bancos privados están próximos a cero no hay un incremento significativo del crédito ni del consumo en ninguna parte. Ningún economista burgués serio espera un crecimiento robusto de la economía mundial en los próximos años, y algunos pronostican austeridad y crecimiento raquítico durante 20 años o más. Hay dos razones que explican esto: el enorme endeudamiento de gobiernos, empresas y familias, y la crisis de sobreproducción existente en la economía global.
El problema del endeudamiento es colosal. Actualmente, el endeudamiento global de familias, empresas y Estados alcanza el equivalente al 385% del Producto Interno Bruto Mundial (http://www.bbc.com/news/business-30300633), una cifra insólita e insostenible. Esto demuestra que el sistema capitalista ha ido más allá de sus límites. De esta manera, en las próximas décadas una parte significativa del crecimiento de la economía debe destinarse a devolver deudas, a costa del consumo y de la inversión.
El otro gran problema es la sobreproducción. La Gran Recesión que se inició en 2008 ha dejado una capacidad productiva ociosa (sobreproducción) que no puede dar salida a toda la producción inherente a ella. Las perspectivas para China son de una reducción paulatina de su crecimiento. Esto está arrastrando a las llamadas economías emergentes a la crisis, ya que dependían de China para la exportación de materias primas y productos semielaborados. Europa está estancada, con un crecimiento que, ahora mismo, oscila alrededor del 1% anual. EEUU tiene un crecimiento mayor, alrededor del 2,4%, pero es muy inestable y sin un entorno internacional con un crecimiento significativo, es difícil que lo pueda mantener; y en cualquier caso es muy insuficiente como para tirar de la economía mundial como solía hacer 30 o 40 años atrás.
Así que, por un lado, tenemos el pronóstico de Torres y Navarro de que las medidas que ellos proponen van a tener poco efecto en ausencia de un crecimiento económico significativo, a nivel europeo al menos. Por otro lado, tenemos el hecho evidente de que las políticas de austeridad aplicadas hasta ahora tampoco han funcionado. Así pues, la única conclusión posible a sacar es que no existe alternativa a la pobreza, al desempleo de masas, y a la precarización creciente de las condiciones de vida de la mayoría de la población … sobre bases capitalistas.
Puedes leer la segunda parte del texto aquí: https://www.reddit.com/podemos/comments/3h3vfn/aportaci%C3%B3n_al_programa_econ%C3%B3mico_de_podemos_2%C2%AA/
submitted by Podemos_Socialismo to podemos [link] [comments]


2015.06.19 13:22 Extratexture2 Ni los contribuyentes alemanes están pagando las pensiones griegas, ni Grecia está mareando la perdiz. Artículo de Alexis Tsipras donde justifica por qué es impensable para el gobierno de Syriza recortar las pensiones

Traduzco el artículo, extractándolo un poco, de Alexis Tsipras publicado antes de ayer por la noche en el rotativo alemán Der Tagesspiegel
Y remarco lo esencial: por qué el gobierno de Syriza se niega a recortar las pensiones. Ante tanta información sesgada, y catastrofista, que llega aquí, es bueno ir a las fuentes originales:
EL CONTRIBUYENTE ALEMÁN NO FINANCIA A GRECIA. Artículo invitado de Alexis Tsipras
Durante una negociación, el intercambio de argumentos es legítimo siempre y cuando haya sinceridad y buena fe entre las partes.
(Pero) es injusto utilizar selectivamente índices estadísticos, aunque se presenten como prestigiosos y vengan respaldados por economistas distinguidos, como Olivier Blanchard (...).
Me gustaría rectificar un mito popular que está muy extendido entre el contribuyente medio alemán: a saber, que está pagando los salarios y las pensiones del pueblo griego. Esto es absolutamente falso.
No niego que nuestro sistema de seguridad social tiene problemas. Pero es importante señalar la raíz de esos problemas y cómo se pueden resolver. Ha habido muchos recortes en los últimos años, y sólo sirvieron para promover la recesión y hacer que el problema sea aún mayor.
Usar estadísticas parciales que compara las pensiones de Grecia y Alemania es bastante engañoso. Según los informes demográficos generales, el gasto en pensiones en Grecia aumentó de 11,7% del PIB en 2007 (en Alemania estuvo en un 10,4%), y alcanzó el 16,2% en 2013 (mientras que en Alemania las cifras se mantuvieron casi estables).
¿Qué causó este aumento? ¿Fue debido acaso a un aumento de los pensionistas, o a un aumento de la cuantía de las pensiones? La respuesta es no. El número de pensionistas ha permanecido esencialmente sin cambios, y las pensiones se han reducido drásticamente debido a las políticas implementadas.
Una simple aritmética indica que el aumento del gasto en pensiones como porcentaje del PIB se debe a la caída del propio PIB (el denominador), y no a un aumento del gasto (el numerador).
(...) La alteración más significativa en los fondos de pensiones se debe a la caída de los ingresos, a causa de la pérdida de activos debido a los crecientes intereses de los bonos griegos, así como -y esto es lo más importante- por la fuerte caída de las cotizaciones a causa del incremento del desempleo y la reducción de los salarios.
En particular, durante el período 2010 - 2014, aproximadamente 13 mil millones de euros fueron retirados de nuestro sistema de seguridad social, con la correspondiente reducción de las pensiones y prestaciones a un ritmo de alrededor del 50%. Este hecho ha agotado cualquier margen para reducciones adicionales sin poner en peligro el núcleo operativo del sistema.
También me gustaría llamar la atención sobre una cuestión que es fundamental en la crisis griega. El sistema de seguridad social actúa como mecanismo de solidaridad intergeneracional, y su sostenibilidad es una preocupación principal para la sociedad en su conjunto. Tradicionalmente, esta solidaridad ha significado que los jóvenes, a través de sus contribuciones, financian las pensiones de sus padres. Sin embargo, durante la crisis griega, hemos sido testigos de que esta solidaridad se ha invertido, y de cómo las pensiones de los padres financian la supervivencia de sus hijos. Las pensiones de las personas mayores a menudo son el último refugio para familias enteras que tienen sólo uno o ninguno de sus miembros trabajando, en un país con una tasa del 25% de desempleo entre la población general, y del 50% entre los jóvenes.
Ante tal situación, no podemos adoptar la lógica de los recortes ciegos y horizontales, como algunos nos han pedido que hagamos. Eso generaría consecuencias sociales dramáticas. Y, por otro lado, no somos indiferentes a la situación actual de nuestro sistema de seguridad social, y estamos decididos a asegurar su sostenibilidad.
El gobierno griego presentó propuestas específicas relativas a la reorganización del sistema de seguridad social. Nos pusimos de acuerdo para la abolición inmediata de la opción de la jubilación anticipada que aumenta la edad media de jubilación, y estamos comprometidos a avanzar de inmediato con la consolidación de los fondos de pensiones, lo que reduce sus gastos de operación (...).
Como analizamos en detalle durante nuestras conversaciones con las instituciones europeas, estas reformas aseguraran la sostenibilidad del sistema. Pero como ocurre con todas las reformas, sus resultados no serán evidentes de un día para otro. La sostenibilidad requiere una perspectiva a largo plazo, y no puede estar sujeta a criterios fiscales estrechos, cortoplacistas, (por ejemplo, la reducción del gasto en un 1% del PIB en 2016).
El primer ministro británico Benjamin Disraeli solía decir que hay tres clases de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas. No permitamos que un uso obsesivo-compulsivo de los índices estadísticos destruya la posibilidad de un acuerdo global, tras tantas e intensas negociaciones. La necesidad de ese acuerdo recae en nuestros hombros.
http://www.tagesspiegel.de/politik/alexis-tsipras-im-tagesspiegel-gastbeitrag-von-alexis-tsipras-deutsche-zahlen-nicht-fuer-griechen/11931320.html
submitted by Extratexture2 to podemos [link] [comments]


2015.03.20 15:49 La_Hubara SORPRESA, SORPRESA

SORPRESA, SORRESA
Hola a [email protected]
Esta mañana, 19/03/15, oyendo la radio me he quedado sorprendido cuando escuché que una empresa privada ENAGAS, filial de GAS NATURAL ( de la cual es consejero el multimillonario Felipe González, expresidente de los gobiernos de la CASTA del PSOE ), va a montar unos depósitos para gas en las Islas Canarias, uno en Granadilla de Abona, Tenerife y el otro en la isla de Gran Canaria, sin especificar su ubicación.
Me sorprendió en su día la rapidez con que se reunieron los POLITICOS DE LA CASTA CANARIA (PP,PSOE y CC) para derogar la Ley que protegía los fondos marinos de Granadilla que albergan una especie endémica de algas y cebas.
Me sorprende la rapidez con que se acometen estos proyectos cuando hay unos PROTOCOLOS y TRATADOS INTERNACIONALES, y un fuerte apoyo ciudadano que pide la abolición de las formas tradicionales de producción de energía, de origen fósil y contaminante, y que están a favor del uso de las energías alternativas, mucho más baratas, no contaminantes y de las cuales dispone Canarias de un potencial fabuloso.
Vemos una vez más cómo la CASTA POLITICO EMPRESARIAL, atendiendo a su sed de riqueza, a su avaricia descontrolada y a los DICTADOS del PODER DE LAS MULTINACIONALES, se pasa por el forro de sus caprichos el PROTOCOLO DE KIOTO y el TRATADO DE AMSTERDAM y, por supuesto, lo más fácil para ellos, SE SALTAN A LA TORERA EL CLAMOR CIUDADANO POR LAS ENERGIAS RENOVABLES.
Ya sabemos del acojono de la CASTA POLITICO EMPRESARIAL ESPAÑOLA Y CANARIA ante la amenaza que supone para ellos el CAMBIO QUE PROPONE PODEMOS y sabemos de las prisas por dejar AMARRADOS SUS MAFIOSOS NEGOCIOS aunque ello implique HIPOTECAR A SUS CONCIUDADANOS Y CONDENARLOS A QUE PASEN POR EL ARO DE SUS CHANCHULLOS.
Hay ayuntamientos gobernados por la CASTA, que a unos meses del posible cambio de gobierno municipal, CONTRATAN SERVICIOS A EMPRESAS PRIVADAS POR 20 AÑOS, dejando al gobierno municipal entrante y a los ciudadanos del municipio HIPOTECADOS DURANTE 20 AÑOS o CONDENADOS A RESOLVER EL CONTRATO CON INGENTES INDEMNIZACIONES a cargo de los dineros de los ciudadanos. SON UNOS AUTENTICOS SINVERGÜENZAS Y SU LEY LES PROTEGE. Casos parecidos y de mucha sinvergüencería sucede con los cabildos y comunidades gobernadas por la CASTA.
Tenemos uno de muchos antecedentes de cómo se manejan y se reparten el bacalao los SINVERGÜENZAS DE LA CASTA POLITICO EMPRESARIAL, como es el caso sangrante del PROYECTO CASTOR, (de la misma empresa privada ENAGAS de GAS NATURAL, donde está Felipe Gonzalez cobrando favores ). Esta empresa privada y con ánimo de lucro encarga la construcción de depósitos subterráneos, para almacenamiento de gas, a ACS, la empresa de Florentino Perez, frente a las costas de Castellón, sin haber hecho estudios de repercusión medioambiental. Las excavaciones de esos depósitos fueron la causa de la producción de la cantidad tremenda de seísmos consecutivos en dichas costas.
Ante éstos hechos, se paralizan las obras, se abandona el proyecto y EL GOBIERNO DE TURNO DE LA CASTA (en este caso el PP) INDEMNIZA CON MÁS DE 1350 MILLONES DE EUROS DEL DINERO DE TODOS LOS ESPAÑOLES a una empresa privada que hizo las cosas mal y que ha repercutido en la subida del recibo del gas, que han de pagar, TODOS LOS ESPAÑOLITOS, durante los próximos 30 años.
Así funcionan las MAFIAS LEGALIZADAS O SEA LOS GOBIERNOS DE LA CASTA.
Vemos como la MAFIA LEGALIZADA, o sea, la CASTA POLITICO EMPRESARIAL, hace las Leyes para su propio beneficio. En lenguaje que todos entendamos: EN ESTE TIPO DE RÉGIMEN DE CASI 40 AÑOS, LAS LEYES LAS HACE EL RICO PARA JODER AL POBRE.
Si una ley les estorba y se interpone en su AVARICIA SIN LIMITES, la quitan sin más, sin atender a los movimientos ciudadanos, (la CASTA gobierna para las grandes multinacionales, no gobierna para los ciudadanos)
Si un negocioo les sale bien, pues el pueblo no se entera, o se entera pero no participa de sus DESORBITADOS BENEFICIOS.
Si el negocio les sale mal, ¡¡ SE LO PAGAMOS TODOS LOS ESPAÑOLITOS !! ¿¿SORPRESA, SORPRESA?? Noo.. Ya sucedió con la banca privada. Cuando sacan superbeneficios NO NOS ENTERAMOS Y NO REPERCUTE POSITIVAMENTE EN LA CIUDADANÍA; pero cuando los chanchullos bancarios les sale mal PAGAMOS LOS ESPAÑOLITOS CASI 100 MIL MILLONES DE EUROS, de los cuales casi 50 mil millones fueron dados a la banca cuando gobernaba LA CASTA POLITICA DEL PSOE DE ZAPATERO CON EL BENEPLÁCITO DE CC DE RIVERO, Y OTROS CASI 50 MIL MILLONES FUERON DADOS AHORA QUE GOBIERNA LA CASTA POLITICA DEL PP DE RAJOY, Y EL CC DE RIVERO NO SE OPONE.
¿¿SORPRESA??.. En éste Régimen, donde se practica la exclavitud sistemática, soterrada y disfrazada de la mayoría de la población, lo que haga la CASTA en contra de la mayoría y a favor de una MULTIMILLONARIA MINORÍA, ¡¡ NO ME SORPRENDE EN ABSOLUTO!!
El remedio o la solución, después de casi cuarenta años del CHIRINGUITO MAFIOSO DE LA CASTA POLITICO EMPRESARIAL, está en el CAMBIO o sea en CAMBIAR LAS REGLAS DEL JUEGO.
No es el CAMBIO de Felipe Gonzalez que lo que cambió fueron los PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DEL PSOE para adaptarse camaleónicamente al Regimen del 78 y así gobernar y coger cotas de poder, sin cambiar las siglas de su partido para engañar a su electorado que seguian creyendo que votaban socialismo.
Llevamos muchos años JUGANDO POKER. Cambiemos las REGLAS y juguemos ahora a la RONDA, que es un juego más asequible y más cercano para la mayoría. En manos de la ciudadanía está el CAMBIO HACIA UNA VERDADERA DEMOCRACIA.
Lo que tenemos ahora es una pantomima donde sólo se deja al pueblo votar cada 4 años, para cumplir la apariencia, y elegir a quienes nos van a EXPLOTAR Y MARTIRIZAR durante los siguientes 4 años, haciendo IMPUNEMENTE LO CONTRARIO A LO QUE NOS PROMETEN. Los Programas Electorales de LA CASTA son un autentico hazmereir, ya que se busca impactar las mentes de los ciudadanos con bonitas frases y objetivos atractivos y factibles, pero que de antemano saben que no van a cumplir, ya que la CASTA SE DEBE A INTERESES AJENOS A LOS INTERESES DE LA CIUDADANIA.
Tenemos un refrán que lo explica claramente (si el camarón es el PUEBLO MAYORIA y la corriente es el PODER MINORIA), que dice: CAMARÓN QUE SE DUERME, SE LO LLEVA LA CORRIENTE.
Hay interpretaciones interesantes y acertadas, con respecto a la democracia, que son de personas comprometidas con la época que les tocó vivir, y que reseño a continuación:
Nelson Mandela: La Democracia significaba que todo hombre tenía derecho a ser oído, y que las decisiones se tomaban conjuntamente, como pueblo.
Abraham Lincoln: La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.
Theodore Roosevelt: Una gran democracia debe progresar y evolucionar o pronto dejará de ser o grande o democracia.
Harry Truman: Ningún gobierno es perfecto. Una de las principales virtudes de la democracia, sin embargo, es que sus defectos son siempre visibles y en los procesos democráticos pueden señalarse y corregirse.
Kofi Annan: No existe un solo modelo de democracia, o de los derechos humanos, o de la expresión cultural para todo el mundo. Pero para todo el mundo, tiene que haber democracia, derechos humanos y una libre expresión cultural.
Con la irrupción de las nuevas tecnologías de la comunicación, PODEMOS guiará y ayudará a conseguir que LOS PROBLEMAS SE PLANTEEN Y SE CORRIJAN O SOLUCIONEN DE FORMA ASAMBLEARIA, EJERCIENDO DE ESTA MANERA LA VERDADERA DEMOCRACIA.
submitted by La_Hubara to podemos [link] [comments]